A mí nunca me molestó Piqué

2 oct. 2017

A mí nunca me molestó Piqué


  Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com
 
En el día de ayer el Barça jugó un encuentro a puerta vacía contra la UD Las Palmas, después de unas horas de incertidumbre debidas al contexto catalán del 1 de octubre en las que se llegó a dar por cancelado el partido. Finalmente, el encuentro acabó jugándose y terminó con un resultado de 3-0 para los locales en medio de un ambiente extraño, con un Camp Nou completamente callado.

Tras el pitido final habló quien todos esperaban que hablase. Piqué salió a zona mixta para exponer su opinión, pronunciando unas palabras que trataron más sobre la situación social que sobre el partido disputado, y en su discurso dijo que estaba dispuesto a dejar la selección española de manera inmediata si la gente creía que molestaba dentro de ella. Por supuesto, las opiniones empezaron a fluir desde todos los contextos y con todo tipo de tintes.

No me gusta hablar aquí de política, pues esto es un blog de fútbol, pero sí dejaré una base establecida para lo que más tarde expondré: no estoy de acuerdo con las ideas tras el referendum del 1 de octubre. Esa es mi simple y subjetiva opinión, que por otro lado no me impide tener algo muy claro: Piqué no me molesta en la selección. Mis ideas políticas son algo bastante secundario que nunca me llevaron a despreciar a nadie sólo  por no compartirlas (y el 'sólo' es importante, pues hay muchos que no se conforman simplemente con no compartir ideas).

¿Por qué iba a molestarme su presencia en La Roja solamente por este aspecto? A pesar de no tener las mismas creencias que puedo tener yo, en el ámbito político siempre se defendió sin improperios ni aspavientos contra sus colores. A mí me da exactamente igual que alguien opine diferente a mí si lo hace con debido respeto y sabiendo que simplemente es su opinión. Aparentemente, Gerard nunca quiso convencer a nadie y simplemente defendió lo que creía, que su Comunidad tenía derecho a votar su autodeterminación (sin nunca defender el sí ni el no). ¿Es eso tan grave? A mí, que opino muy diferente, no me lo parece. Simplemente es una idea que él tiene y de la que puede estar tan seguro como yo estoy de la mía. No voy a juzgar a nadie por tener procesados cerebrales diferentes, incluso aunque puedan parecerme absurdos. Despreciar las ideas y despreciar a las personas son dos cosas muy diferentes.

Siempre se habla de que un jugador de la selección española no puede enarbolar ciertos ideales, pero lo cierto es que sí que puede. Todo jugador, como individuo que es, tiene permitido tener las creencias políticas que considere coherentes consigo mismo y si quiere expresarlas está en su derecho, porque veo eso como algo a lo que debe aspirar una sociedad sana. Cada uno puede opinar y expresar lo que quiera y creo que lo único condenable son las ideologías de odio. Vimos muchas manifestaciones de ese odio durante la jornada de ayer por parte de dos bandos muy diferenciados, pero si algo tengo claro es que ninguna de ellas fue de Gerard Piqué. Hasta donde yo sé, no se dejó ver nunca con una estelada y es incluso posible que votara 'no', pues él sólo se estableció a favor del derecho a votar. Que yo pueda opinar que ese derecho a votar es una falacia es indiferente, pues el derecho a expresar ideas contrarias forma parte de todo debate y no me parece que las declaraciones del jugador sobre este tema en concreto fueron irrespetuosas.
No me importan sus ideas políticas, porque además creo que siempre representó a la selección no sólo con buen hacer, sino incluso con orgullo. Siempre dio lo mejor de sí a pesar de que desde hace años su propia afición le silba en cada partido. Yo no pienso para nada igual que Piqué, pero siempre se expresó con un respeto en términos políticos que él nunca recibió. Piqué fue clave en la mayoría de los éxitos recientes de España, y sería triste que su etapa acabara mal. Romper lazos en un juego como el fútbol por algo ideológico me parece absurdo, pero cada uno elige cuan lejos quiere llevar sus ideologías. Mis ideas son diametralmente opuestas a las suyas, pero a mí nunca me molestó Gerard.

Ahora bien, expuesta mi opinión, vamos con lo restante. Así como defiendo el derecho a cierta 'libertad de expresión' de ideas, también defiendo que esta libertad de expresión es sólo eso, la capacidad de expresarse cómo y  cuando uno quiera para más tarde quedar expuesto a la opinión pública. Esa libertad no hace invulnerables tus ideas, no hace que deban ser respetadas, sólo permite poder expresarlas y que después sean juzgadas. Creo que puedes tener libertad de expresar tu opinión, pero a su vez el resto tiene la libertad de juzgarlas. Como digo, este artículo sólo se basa en que a mí el futbolista del Barça no me molesta, pero puedo entender que haya a quién sí. Esas son las reglas del juego, cada uno ha de ser libre de actuar según lo que crea conveniente y en base a ello otros lo harán. No se puede gustar a todos, y que no me moleste a mí porque no baso mis juicios en cuestiones políticas no hace que no entienda que pueda haber gente a la que sí le moleste.

Una de las principales fuentes de antipatía hacia el central que puedo comprender tiene que ver con algo muy diferente a lo que estuve tratando hasta ahora, y son sus continuos ataques al máximo rival a nivel de clubes. El fútbol es un juego y como tal existe margen para cierta burla puntual, pero cuando representas a la selección representas a todos y quizás ser comedido sea la única opción. En el combinado nacional Piqué lleva el escudo de todo el país, también está representando a la afición del Real Madrid, y en ese contexto su actitud sí deja que desear. En alguna ocasión el jugador efectuó ataques al club madrileño durante concentraciones de la selección, y eso no me parece lo más correcto debido a que en esos momentos muchos de sus compañeros visten la camiseta madridista y es una actuación que dista mucho de la de un buen compañero. Critico los pitos a Piqué porque van tan en contra de los intereses de la selección como cualquier acto que se le pueda reprochar, pero  tampoco puedo defender que alguien que representa a todos se rebaje a atacar a un sector de su afición mientras lo hace. Entiendo, en ese contexto, que alguien se pueda sentir molesto por la presencia del jugador y convengo en que su figura es controvertida.

Expuesto todo esto, el jugador sabrá si quiere hacerse a un lado y si sus palabras sobre que defiende a la selección con orgullo son sinceras. Yo siempre opté por creerle y defenderle. A mí nunca me molestó en La Roja, pero yo no soy todos. Creo que hace mucho que eligió ser un referente del Barça y de Catalunya antes que de la selección, pero muchos siempre se lo pasamos por alto porque nunca renegó de los colores públicamente. Si ahora decide realmente retirarse como internacional en lugar de hacer todo lo posible por enmendar la situación y poder representarnos a todos con ese orgullo que siempre vendió su figura quedará en entredicho, pero si reflexiona y quiere continuar y pelear por arreglar las cosas a mí nunca me molestará, y estoy seguro de que muchos se irán subiendo poco a poco al carro. Pero si opta por el victimismo y por marcharse en el momento más sencillo para hacerlo quizás comience a molestarme, porque me sentiré traicionado en su defensa y consideraré que prefirió ser un mártir para su causa que un luchador para la de todos. La pelota está en su tejado.

0 comentarios :

Publicar un comentario