12 hombres sin piedad

26 nov. 2012

12 hombres sin piedad



  Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Once jugadores implacables sobre el campo y, al frente de todos ellos, el arquitecto del proyecto, el curtido Jupp Heynckes. Este conjunto de personas son los protagonistas de la actual Bundesliga. Después de una más que interesante hegemonía del Borussia Dortmund, que reinó durante  dos años sin apenas discusión, el histórico soberano del fútbol bávaro parece resurgir de aquellas cenizas que se crearon tras apagarse el fenómeno Van Gaal. Un fenómeno que llevó al equipo de Múnich a desplegar un juego que en sus mejores días era imparable y les llevó a disputar la final de Champions League en 2010, pero el proyecto terminó derrumbámdose. Tras la marcha del holandés se apostó por un veterano como Heynckes para la nueva era, y hasta el momento no está decepcionando.

Con la Bundesliga en uno de sus mejores momentos históricos, sin que ya nadie cuestione la calidad de la competición y una economía más saneada que la mayoría de ligas europeas, podemos estar ante la llegada de una nueva época dorada del Bayern, un equipo que a día de hoy es capaz de fichar jugadores contrastados sin caer en la deuda masiva, pero tampoco en la opulencia. Se incorpora lo justo y de manera concienzuda, asegurándose antes de que es lo que el equipo necesita. Cada temporada se firma a un jugador estrella y el resto se invierte sabiamente en jugadores de equipo hasta llegar a una plantilla compensada y llena de puntos fuertes como la de esta temporada.

38 goles a favor y 5 en contra es el balance obtenido en la Bundesliga por los pupilos de Heynckes, unas cifras que les llevaron a obtener 11 victorias de 13 posibles, y sólo una derrota. Son líderes en su liga y también en su grupo de Champions, y la afición ya es capaz de soñar con objetivos más altos y el comienzo de una buena época (aunque Heynckes ya desveló que tras esta temporada dejaría los banquillos).

El balón empieza a rodar con el pitido del árbitro y el rival se encuentra ante una congregación de 11 futbolistas perfecta y férreamente orquestados con el objetivo de la victoria, algo que suelen cumplir de forma implacable. Cuando todavía falta un tiempo para llegar al ecuador de la campaña, el equipo bávaro lleva ya en su haber una buena cantidad de goleadas conseguidas.

La defensa está funcionando de forma brillante, y prueba de ello es que tan sólo encajaron 5 goles en 13 partidos de Bundesliga. Neuer está en una temporada sin sobresaltos, en la que se van disipando las dudas sobre él que existían hasta hace poco, y es gracias a un sistema defensivo notable. En el centro de la zaga se encuentra el único jugador de campo que disputó todos los minutos en la liga hasta el momento, Dante. El brasileño llegó en verano siendo una de las revelaciones de la competición, y está cumpliendo de forma notable con las expectativas. Siempre bien colocado y sin cometer errores, tenerlo al lado es un auténtico alivio para jugadores más irregulares como Badstuber o Boateng. Por las bandas, el eterno líder silencioso, Philipp Lahm sigue mostrándose como el principal ejemplo de futbolista todoterreno y cumplidor, y un David Alaba que después de recuperarse de la lesión que le mantuvo fuera a principios de temporada está dando muestras de que su progresión puede convertirle en un activo muy valioso en un futuro cercano.

La línea defensiva se ve bien abrigada por los dos hombres que suelen jugar un poco más adelante. El pulmón del equipo es una temporada más un Bastian Schweinsteiger que ya se sobrepuso al bache de rendimiento que experimentó en el tramo final de la pasada campaña y durante la Eurocopa,  y vuelve a ser ese futbolista que está en todos sitios, canaliza el juego de su equipo y exhibe una llegada al área a la altura de muy pocos en el mundo en su posición. A su lado, Heynckes tiene un dilema para elegir entre Luiz Gustavo y Javi Martinez, aunque el rendimiento del brasileño está siendo notablemente mejor en lo que va de año. No obstante, Javi va adaptándose poco a poco al estilo de su nuevo equipo y en los últimos partidos está dejando de ser ese jugador que necesitaba a gritos la ayuda de Schweini para no verse sobrepasado y va ganando presencia en el campo a pasos agigantados.

En la parcela esencialmente ofensiva, destaca la que para mí es la noticia positiva del año, la vuelta de Toni Kroos al que siempre fue su habitat natural. Durante los últimos tiempos venía jugando de organizador, posición en la que resultaba muy irregular, pero este año volvió a la mediapunta, y está siendo uno de los jugadores clave. Siempre influye en el juego de ataque de su equipo y es el hombre al que Bastian da el balón cuando termina su jurisdicción, dejando a Toni como encargado de hacer que sus compañeros funcionen en los últimos metros. Con su vuelta al origen dejó de ser un buen jugador para convertirse en un crack con un futuro brillante. En las bandas lo flanquean habitualmente un genio del desborde como Ribery y el siempre cumplidor Thomas Muller, que en cada partido se deja la piel por la victoria, aunque desde la recuperación de Robben es previsible que el holandés le gane el sitio. Aún así parece evidente que Thomas seguirá teniendo protagonismo, pues es un revulsivo de lujo y un recambio de garantías (y en mi opinión incluso mejor en muchos aspectos) para Robben.

Es en la punta de lanza de su habitual 4-2-3-1 donde Heynckes se verá ahora en un compromiso. Con la recuperación de un fuera de serie como Mario Gómez deberá decidir si cortar la racha de Mandzukic, un definidor implacable que acumula una media de casi 1 gol cada 100 minutos, dejar en el banquillo temporalmente a una de las estrellas del equipo o alinear a los dos juntos, replanteando su estrategia. Viendo el tercer punto muy poco probable, creo que empezará optando por la segunda opción durante unos partidos hasta que Mario esté al 100%, cuando lo hará titular y reservará al croata como revulsivo, cosa que sería lo más lógico, ya que Mandzukic está varios escalones por debajo de su competidor por el puesto.

Una vez planteado el esquema, es turno para tratar el estilo. Estamos ante un conjunto que siempre actúa sofocando al rival, asfixiante en la presión, y que una vez recupera el balón se lanza de cara a un ataque vertical, aunque a la vez suelen conseguir la supremacía indiscutible en cuanto a posesión de balón. Llegan y disparan más que nadie, y consiguen una solidez difícil de romper. No es un equipo ante el que sea fácil mantener el balón, pues siempre están encima. Sólo cayeron derrotados en dos ocasiones este año (Bayer y BATE) y en ambas fue ante equipos muy replegados, buscando no encajar y ser efectivos en sus llegadas. 

El Bayern está este año ante la posibilidad de conseguir algo grande. En este momento es uno de los tres mejores equipos del momento en Europa, y deben mentalizarse de ello. Perdieron sus dos últimas finales europeas y se dice que a la tercera va la vencida. Habrá que ver si esa tercera llega este año o deberá esperar.

0 comentarios :

Publicar un comentario