27 jul. 2012

Anecdotario de fútbol (I): La prueba que decepcionó a Ibrahimovic

  Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com


Empiezo hoy una nueva sección. Será un espacio dedicado a tratar anécdotas sucedidas alrededor de este deporte tan plagado de historias y chascarrillos varios.

Es bien sabida la predilección de Arsène Wenger por barrer concienzudamente el mercado en busca de las más firmes promesas para incorporarlas a su club y moldear su fútbol desde jóvenes para adecuarlo al estilo que intenta imprimir a sus equipos. Un trabajo que ya llevaba a cabo en el año 2000, cuando uno de los principales jóvenes talentos del panorama europeo se llamaba Zlatan Ibrahimovic, de 19 años, que destacaba en el Malmö sueco.

La flamante nueva incorporación del PSG se encontró con Wenger hace 12 años para hablar de una posible incorporación a la disciplina del Arsenal, y tras un intercambio de pareceres que semejaba fructífero, Zlatan se ilusionó con un posible fichaje por el equipo de Highbury, llegando a posar incluso con su camiseta (foto a la derecha de estas líneas), aunque todavía no había nada firmado.

La decepción apareció en el semblante del delantero cuando el entrenador francés le comentó su intención. Wenger quería una prueba, necesitaba verlo en acción y que le demostrase si era lo suficientemente bueno. Unas palabras que Ibra no se tomó para nada bien, ya que sabía que era sobradamente bueno para jugar a primer nivel y esperaba escuchar una oferta seria, no una propuesta condicionada a unos cuantos entrenamientos. 

El deseo del técnico gunner no pudo finalmente llevarse a cabo. El sueco se negó a probar por creer que la propuesta evidenciaba que no le conocían, y si no le conocían no podía estar seguro de que fuese el jugador que buscaban. El ego del futbolista ya era lo bastante grande como para no poder permitirse decir sí a tan incierto trato. Rechazarlo se le hizo más fácil sabiendo del interés del Ajax y la Roma por ficharle, decantándose finalmente por recalar en el equipo de Amsterdam, e iniciando así una exitosa y lucrativa carrera que desde luego hace que no se arrepienta a día de hoy de no haber aceptado aquella tan, a su juicio indignante, propuesta.

En una entrevista sobre el suceso el jugador llegó a decir, medio en broma y medio en serio, que "Zlatan no hace audiciones".

1 comentarios :

TUTO dijo...

Un futbolista con carácter que desde sus inicio no permitió que nada ni nadie se opusiera a su objetivo.

¡Ser uno de los mejores delanteros del mundo!

Gran articulo, un saludo desde Gol & Punto

Publicar un comentario