2 nov 2020

Published 13:31 by with 0 comment

Iago Gandoy en la mejora del Deportivo contra Unionistas

 Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

En el día de ayer el Deportivo sacó tres valiosos y sufridos puntos en el Reina Sofía, defendiendo hasta el final un 0-1 anotado en el minuto 2 de partido que se mantuvo como resultado final. El partido, si bien dio señas de cierta mejoría deportivista con respecto a los anteriores partidos, volvió a dejarnos a un Dépor todavía lejos de la fluídez ofensiva que cabría esperar de un equipo con sus mimbres. 

La capacidad blanquiazul para hilar pases en zonas de peligro aumentó a partir del minuto 65, cuando Iago Gandoy entró al campo sustituyendo a Nacho Gonzalez. El canterano se situó por delante de Borges y Uche y consiguió ofrecerse en la zona en la que más se necesitaba encontrar a alguien y aportar soluciones para conectar entre el mediocampo y el ataque y para mantener el control del balón. Se generó, por tanto, una situación de control del juego sin sobresaltos por parte del equipo de Fernando Vázquez que se mantuvo hasta los últimos 10 minutos de juego, cuando Unionistas comenzó a ir con todo al ataque y encontró algunas acciones de peligro.

Viendo la clara mejoría con Gandoy en el campo, es fácil caer en decir que es un error que Fernando Vázquez no lo use como titular. Yo comparto la idea de que debe acabar siendo titular más pronto que tarde, porque es un futbolista de un perfil necesario en el juego de un equipo como el Dépor, pero no opino esto por lo visto ayer, sino por hechos como que creo que es el único futbolista capaz de liberar a Keko de funciones en zonas atrasadas o de encontrar a Lara entre líneas. Lo visto ayer me confirma que es un futbolista en el que confiar, pero no me lo tomo como un "tras ver esto está claro que debe jugar siempre", sino como un "jugó cuando mejor podía jugar". Porque los minutos que jugó ayer no son los minutos que se encontraría si partiese como titular.

Si vemos cómo era el contexto habitual de recepción y conducción en la zona de influencia de Gandoy durante la primera parte, encontramos una situación bastante asfixiante para los jugadores que buscaban acceder al balón desde ahí. En la IMAGEN 1 y en la IMAGEN 2 se muestran dos ejemplos de que Unionistas planteó una defensa orientada a cortocircuitar el ataque deportivista en esa zona, sabiendo que es donde más sufre el equipo de Fernando Vázquez para hacer fútbol y que es la fase del ataque en la que más sencillo resulta dejarles sin ideas.

IMAGEN 1: Keko conduce un balón en una situación de presión muy desfavorable
 

IMAGEN 2: Nacho conduce el balón y Keko se ofrece demasiado marcado

 

Por su parte, con Gandoy ya en el campo las urgencias apremiaban más a Unionistas, que abrió más a sus hombres, separó más sus líneas y el contexto de juego ofensivo deportivista en campo rival fue más favorable. La IMAGEN 3, IMAGEN 4 e IMAGEN 5 muestran cómo Gandoy supo encontrar espacios que en la primera parte, con la menor ida y vuelta del juego y el mayor empeño rival por ahogar esa zona, habría sido casi imposible conseguir.

 

IMAGEN 3: Gandoy recibe el balón en una zona totalmente despoblada y con las líneas de Unionistas separadas

IMAGEN 4: Gandoy está en posición de recibir en una posición muy aislada. Tiene además el recurso del compañero junto a él para atacar la línea de centrales y crearle más espacios

IMAGEN 5: De nuevo, situación de recepción favorable

Una parte vital de la lectura de los partidos que ofrece un entrenador desde el banquillo y le puede llevar a ganar o perder partidos se basa en la búsqueda de situaciones favorables para las características de cada uno de sus jugadores. Gandoy salió cuando el partido estaba para él y contribuyó de manera importante a dejar morir el partido y a intentar sentenciarlo. Pero probablemente si hubiese jugado desde el inicio habría estado tan ahogado como lo estuvieron sus compañeros, porque el partido era otro y Unionistas no jugaba a lo mismo.

Este Deportivo no es un equipo que salga a los partidos a mandar en el juego, y esa circunstancia no es la ideal para un jugador como Gandoy salvo que el rival lo permita, y eso fue lo que ocurrió cuando entró en el campo. Yo también defiendo que debe tener oportunidades como titular y que ojalá se conviertan en grandes partidos que le hagan ser indiscutible, tiene condiciones para ello, pero debe tenerse presente lo comentado aquí antes de pensar que el hecho de que no lo juegue todo le perjudica. Porque si lo analizamos de esta forma podría decirse que incluso le beneficia de cara a ganar confianza y creerse lo buen jugador que puede llegar a ser.

Desconozco las intenciones de Vázquez y no sé si sus planes con el futbolista son esos, pero a mí empezar a usarlo, en este primer año en el primer equipo, en los minutos más favorables me parece una buena forma de madurarlo mediante la confianza que da ver que las cosas te salen bien. Y también se magnifica su nivel en esos minutos, al estar fresco. No se puede eternizar como revulsivo, claro, en algún momento la apuesta debe dar un paso más, pero teniendo en cuenta que estamos en la jornada 3 no parece ningún despropósito tomárselo con calma con un jugador cuya personalidad y necesidades para coger confianza conoce su entrenador, y no quien lo ve desde fuera.

No tengo dudas de que Gandoy debe ser protagonista esta temporada, pero si Vázquez cree que hay que ir con calma con él, démosle ese tiempo. Hay quien tiene ya las escopetas cargadas reprochándole no confiar en los canteranos (y la crítica aparece incluso cuando es algo obligado, pues no faltó quien criticó la no convocatoria de Adri Castro a este último partido cuando la realidad era que debía cumplir sanción). Yo pienso que en su anterior etapa demostró sobradamente que siempre tiene muy en cuenta a los de casa.  A final de temporada se podrá mirar hacia atrás y juzgar, a día de hoy es muy pronto.

Tu opinión:
    email this       edit

0 comentarios:

Publicar un comentario