7 ago. 2013

No era un portero

Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com


Su influencia se sentía desde el minuto uno. Sabía lo que hacía, tenía esa tranquilidad que sólo tienen los que saben lo que se hacen, los que llevan tanto tiempo en lo suyo que nada parece sorprenderles. La defensa confiaba en él porque nunca les fallaba, porque nunca estaba nervioso. Edwin van der Sar no era un portero, tenía un añadido: era el hombre que siempre sabía hacer lo correcto, era un jugador más.

Edwin tuvo sus errores,sus momentos en los que él era el único culpable de un gol en contra, ningún portero puede escapar de eso. Pero lo que le hizo diferente es que también tiene a sus espaldas muchos actos diferenciales, momentos en los que se hizo gigante (1.97 metros de altura le ayudaron bastante) bajo palos, partidos en los que sus reflejos (que ya no eran los mismos cuando se retiró a los 40 años) o su habilidad para adivinar intenciones lo eran todo. Tiene el record de más minutos sin conceder un gol en Premier League y el de más porterias a cero a lo largo de una temporada. Y resultará difícil superar ambos.

Fue parte del segundo mejor proyecto de la historia del Ajax y de la última etapa realmente gloriosa de Sir Alex Ferguson al frente del United. Y en su relación con el entrenador escocés consiguió algo que muy pocos a lo largo de la historia consiguieron. El técnico no sólo confiaba en él, sino que lo admiraba y apreciaba hasta un punto que probablemente sólo Giggs (y Cantona, pero el sentimiento hacia el francés era más complejo) fuese el único jugador que superó aquel sentimiento.

Fue un portero de TOP 3 durante casi 20 años, infravalorado a veces y completo siempre.Volaba como nadie debido a su altura, llegaba a todo. Pocas veces pudimos ver a un portero tan competente con los pies con sus casi 2 metros. Era seguro, no provocaba nervios en los defensas cada vez que el esférico le llegaba raso, y ofrecía de esa forma una útil salida alternativa a sus compañeros en el juego. 

Se fue hace 2 años y en Old Trafford aún se le echa de menos, es imposible olvidar a un jugador así. Incluso a su sustituto en la portería del United se le buscan continuamente semejanzas, a pesar de que De Gea no tiene mucho que ver con él. A Edwin le pertenecen muchas noches de gloria, mucha admiración por allí donde pasó. Y aquella parada ante el Chelsea.

0 comentarios :

Publicar un comentario