16 may. 2013

Creando náufragos

    Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

El barco del fútbol español lleva demasiado tiempo dando signos de irse a pique. Equipos históricos que se ven obligados a desaparecer en los abismos del fútbol semiprofesional, escalofriantes datos sobre España siendo con mucha diferencia el país con más equipos acogidos a Ley Concursal... todo forma un sistema con infinidad de vías de agua en el casco mientras los capitanes se esfuerzan por ignorarlo dando capas de pintura a la impecable pero frágil cubierta, que es lo que guarda las apariencias.

Javier Tebas llegó a la presidencia de la LFP como si de un elefante entrando en una cacharrería se tratase, con pautas a seguir muy claras: limpiar la deuda de los clubes y luchar contra la corrupción, es decir, arrancarle las hojas de una mala hierba cuya raíz todavía seguirá intacta para volver a crecer.

El endeudamiento nace de la imposibilidad de competir en igualdad contra los gigantes que se pueden permitir medidas de gracia. Que Barcelona y Real Madrid sean capaces de generar mayor riqueza no debería ser, en una competición deportiva, una excusa para que puedan campar a sus anchas en materia económica, y puedan tener mayor deuda que equipos a los que se acosa en el impago y que es posible que desaparezcan. Esto no es una empresa, sino lo que se supone pretende convertirse en una competición de prestigio, y no puede basar su política económica en repartir el dinero de las televisiones entre dos y dejar caer las migas al resto, porque de esa forma se devalúa la competición y nadie es capaz de hacerles frente. Los grandes tienen las deudas con Hacienda al día, pero la deuda neta deja en calderilla la que otros equipos ahogados tienen. "Son deudas privadas, sólo es una competencia entre individuos ajenos a la competición" puede llegarse a pensar, pero la cuestión es si es ético permitir que un equipo que participa en tu torneo se pueda endeudar de forma privada hasta los 500 millones. No es una cuestión de finanzas, sino de normativa interna en busca de una competición limpia.

Valencia, Villarreal, Sevilla y algún otro equipo que hasta hace poco buscaba dar la cara en Liga pasan por sus peores momentos de su historia reciente, y es que ya no compensa el esfuerzo de crear equipos competitivos cuando los rivales a los que hay que enfrentarse juegan con ventaja. Decía Tebas que "hay clubes a los que la LFP obligará a vender jugadores para cuadrar sus presupuestos", algo que será un puñal definitivo para muchos. "Si quieres seguir viviendo arrodillado, vende a tus estrellas", parece decir la frase.
Hay clubes a los que la LFP va a obligarles a vender jugadores para equilibrar sus presupuestos

Siga leyendo en: http://www.marca.com/2013/05/15/futbol/1368629081.html
Siganos en twitter @marca
Hay clubes a los que la LFP va a obligarles a vender jugadores para equilibrar sus presupuestos

Siga leyendo en: http://www.marca.com/2013/05/15/futbol/1368629081.html
Siganos en twitter @marca
Hay clubes a los que la LFP va a obligarles a vender jugadores para equilibrar sus presupuestos

Siga leyendo en: http://www.marca.com/2013/05/15/futbol/1368629081.html
Siganos en twitter @marca

Y es que el día a día de un equipo de la 'plebe' de Primera División significa una nueva jornada de mendicidad. El factor sorpresa murió hace tiempo, convirtiendo la competición en algo monótono hasta para quien la gana. Sonará raro, pero como aficionado del Depor llevaba cerca de una década sin disfrutar tanto como en el año que vivimos en Segunda. Sólo hace falta ver la clasificación de este año en la categoría de plata para ver que un equipo que hace tan sólo un año vivía con apuros es capaz de encaramarse a lo más alto (Girona) o que un recién ascendido puede dar la sorpresa (Ponferradina). No deja de ser una competición descuidada por los mismos responsables de la situación que acabo de relatar por no ser tan rentable como la primera, pero al menos no es una liga vendida de antemano.

Los problemas que tanto teme Tebas se acabarán cuando llegue alguien con la suficiente personalidad como para llevar el barco al astillero y revolucionar su diseño. Cuando alguien vea que pertenecer a la clase baja, media o alta es ley de vida, pero no con la complacencia de los que mandan. Cuando se le exija a todos por igual, ya que esto es un espectáculo, no un reflejo de la injusta sociedad. Cuando la carencia de miedo a la hora de putear a los de abajo se dé también cuando los de arriba no cumplan. En definitiva, cuando llegue un capitán con la carácter como para decir que él es el que manda, y no el dinero, ya que la gallina de los huevos de oro dejará de ser rentable pronto.

1 comentarios :

MIGUEL IBARRA CALDERON dijo...

QUE TRISTEZA PERO SI HUBIERA TOPE SALARIAL TODOS LOS EQUIPOS SERIAN COMPETITIVOS Y TENDRIAN MAS OPORTUNIDAD SE OBLIGARIAN A TRABAJAR MAS EN SUS FUERZAS BASICAS PARA MUESTRA, SIMPLE EN VER LA NFL LA MAYORIA DE EQUIPOS SON COMPETITIVOS POR QUE COMPRAN UNAS 2 O 3 ESTRELLAS

Publicar un comentario