25 ago 2021

Published 15:46 by with 0 comment

Anecdotario grotesco del Real Club Deportivo de La Coruña (7): El transfer invisible de Javito

  • Puedes leer todo el 'Anecdotario grotesco del Real Club Deportivo de La Coruña' aquí

La situación alrededor del Dépor era algo preocupante en el mercado de invierno de 2011. El equipo acabó enero en una posición no demasiado dramática (14º a 4 puntos del descenso), pero existía un problema recurrente que preocupaba y mucho: La falta de gol convertía al equipo entrenado por Miguel Ángel Lotina en el segundo equipo que menos anotaba en todo el campeonato y no parecía haber solución para ello sin fichajes.

En ese contexto, el club blanquiazul decidió tomar medidas y acudir al mercado de invierno en busqueda de pólvora ofensiva, presentando en el último día de mercado a tres futbolistas ofensivos: el argentino Pepe Sand, el retornado Xisco y un canterano del Barça que llegó con la credencial de haber debutado el mismo día que Messi: Javito.

El saldo final de los fichajes no fue positivo. Xisco, cuya vuelta ilusionaba tras haber tenido una buena etapa previa en el Dépor, solo tuvo tiempo de jugar dos partidos, para empezar a recuperar forma tras medio año sin entrar en los planes del Newcastle, antes de lesionarse el aductor y perderse todo un mes de competición. El balear acabó la temporada con 9 partidos disputados y dos goles anotados. El caso de Sand no fue mejor: el atacante argentino, que llegaba precedido por la fama de goleador que le convirtió en ídolo de Lanús, llegó muy fuera de forma tras dos años en el fútbol de Emiratos Árabes y en ningún momento dio muestras de estar en disposición de jugar al fútbol. Cero goles en cinco partidos disputados no contribuyeron en nada a evitar un descenso que se acabó consumando en la última jornada. En el caso del tercero de los fichajes, la historia da para más comentarios.

Javito llegaba tras convertirse en uno de los ídolos indiscutibles del Aris Salónica. Extremo habilidoso y con capacidad goleadora, fue referencia de un equipo que llegó a dar alguna que otra sorpresa en Europa (al Atlético de Madrid, por ejemplo) y plantó cara a los grandes en el campeonato doméstico. La situación del futbolista era curiosa, pues llegó para jugar medio año en Coruña habiendo fichado ya por el Olympiacos para llegar a Atenas a partir del verano siguiente. Por otro lado, a la hora de oficializar el fichaje, los datos suministrados a la FIFA por parte de ambos clubes implicados no coincidían: El Dépor hablaba de cesión mientras que el Aris hacía constar un traspaso, existiendo además retrasos en los plazos porque los griegos esperaron a recibir la primera cuota del pago para enviar los datos requeridos.

La situación generada fue incómoda. Las noticias sobre la situación del futbolista se sucedían y en ninguna de ellas parecía vislumbrarse un final. Tras la sorpresa inicial de Lotina al comunicársele que no podría contar con él en el primer partido de febrero, contra el Getafe, empezó una romería de titulares en la previa de cada jornada que seguían el mismo patrón: "Javito tampoco estará disponible contra el Villarreal", "Javito será baja también en Almería"... La FIFA acabó denegando el pase temporalmente y delegó la decisión definitiva a la Comisión del Estatuto del Jugador, decisión que se demoró mes y medio para dar finalmente un veredicto que no podría ser peor para los intereses deportivistas. No permitían cesiones de jugadores con menos de seis meses de contrato por delante, la llegada del transfer a Coruña quedaba prohibida. 

El jugador se fue de Coruña habiendo solo entrenado con el equipo, sin haber podido disputar ni un solo minuto y llegando finalmente a Olympiacos para cumplir el precontrato que había firmado antes de su llegada a Coruña, aunque en su vuelta a Grecia no cuajó y su carrera no llegó a despegar a partir de ese momento. Actualmente quema sus últimos cartuchos como futbolista en el CP Moraleja de la Primera División Extremeña.

    email this       edit

0 comentarios:

Publicar un comentario