5 ene. 2012

Kevin Großkreutz, el puñal silencioso

 Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Me entero del fichaje de Marco Reus por el Dortmund y me parece una incorporación tremendamente buena, un jugador que será, en poco tiempo, partícipe de los éxitos de su país a nivel de selecciones. Una promesa que hace ya unos años que se convirtió en realidad. Pero a la vez también pienso en otro nombre, el de un jugador infravalorado en exceso y que fuera de su país no tiene el reconocimiento que se merece: Kevin Großkreutz.

Este jugador es un hombre de la casa, de Dortmund de toda la vida, que tuvo que dejar el Borussia durante unos años, convirtiéndose en la estrella del modesto Rot Weiss Ahlen para terminar volviendo como una firme esperanza de futuro al equipo de su ciudad. No tardo nada en hacer realidad lo que prometía, y en su primer año en los Schwarzgelben deslumbró con su descaro y con su capacidad de hacer gol desde su puesto de extremo. La banda zurda es su territorio, y los defensas tienen claro que se enfrentan a alguien capaz de entrar en el área de forma imprevisible, y es que uno de sus puntos fuertes es su versatilidad ofensiva. Sabe definir, tiene un buen centro y sabe driblar, cualidades que, sumadas a su velocidad, hacen de este extremo un jugador muy peligroso en las inmediaciones y el interior del área. 

Pienso en este jugador al ver llegar a Reus al Borussia porque me resulta inevitable pensar que será probablemente el principal perjudicado de esta incorporación. La confirmación por parte del Borussia de que su principal crack, Mario Göze, seguirá un año más (aunque en este tipo de asuntos, hasta el día de cierre de mercado puede pasar cualquier cosa), hace del mediocampo del equipo de Klopp una zona con exceso de nombres competitivos, y no todos podrán jugar de forma indiscutible si no hay alguna baja en la plantilla de estrellas. Con todo esto, y con Kevin en el papel de actor secundario en el que injustamente lo encasillaron algunos, es el que más papeletas tiene para ser el sufridor compañero que ceda el puesto al nuevo fichaje. Falta media temporada (y un Eurocopa a la que por merecimiento debería ir convocado) antes de que el entrenador del equipo de Dortmund se enfrente a esta interesante decisión. Mientras tanto sólo toca desearle suerte a un jugador que solucionó muchos partidos a Klopp, pero no se llevó tantos aplausos como otros compañeros más mediáticos.

0 comentarios :

Publicar un comentario