6 jul. 2015

Historias de dorsales

Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com


Los dorsales son algo cotidiano en el fútbol. La primera aparición documentada en camisetas data de 1924, en Estados Unidos, no siendo hasta 1928 cuando se introdujeron como algo común en Europa, siendo introducidos por primera vez en el fútbol inglés. Estos números, que antiguamente indicaban con sobriedad la posición de los jugadores titulares y hacían más fácil la identificación de los mismos, fueron progresando a lo largo de su historia para convertirse en algo un poco más complejo. A día de hoy son amuletos, símbolos o incluso productos de marketing. La intención de este artículo es hablar del anecdotario propio de este elemento de juego a lo largo de la historia, una historia que nos dejó algunas anécdotas realmente dignas de relatar.

  • El portero con número de centrocampista...
Jan Jongbloed número 8


El número 8 es un dorsal típicamente asociado a la posición de pivote, pero eso no impidió que el holandés Jan Jongbloed lo luciese en dos mundiales, concretamente en los de 1974 y 1978. La decisión de la selección holandesa de repartir los números alfabéticamente en el primero de ellos y la voluntad del arquero de continuar usándolo en el siguiente (aunque ya no se había seguido ese método de reparto) provocaron que Jongbloed pasara a tener una narración curiosa que trasladar a sus nietos.

Jongbloed es también un portero de infausto recuerdo en Holanda. Su convocatoria para el primero de sus mundiales sobrevino por la lesión del por entonces mejor portero de Holanda, Jan van Beveren (y por su enemistad con Cruijff), y por la intervención de los pesos pesados del vestuario para que fuera convocado. A pesar de su mal rendimiento en la anterior edición, una carambola similar acabó con él volviendo a jugar el de 1978. Holanda llegó a la final en ambas citas mundialistas y creó una leyenda entorno a su juego, pero en los dos partidos decisivos [1974][1978], un Jongbloed que demostró no ser un portero digno de aquel equipo y tener dotes de estatua, fue protagonista de la derrota. El atípico número se convirtió en leyenda, pero negra, y dejó sin título a la mejor generación de la historia de Holanda.

  •  ...y el centrocampista que usaba número de portero
Osvaldo Ardiles número 1

Osvaldo Ardiles fue uno de los jugadores importantes en la Argentina de los 70 y principios de los 80. Un volante de clase pero también de trabajo, formó parte de la selección campeona del Mundial 1978 y de la bastante menos exitosa de 1982, siendo en esta última ocasión cuando, debido a que Argentina también aplicó en esta época el criterio alfabético, llevó el número 1 (en 1978 había sido para otro jugador de campo, Norberto Alonso).

  • Yo soy el número 1

Edgar Davids número 1

El siempre extravagante Edgar Davids llegó en 2012 al Barnet para convertirse en jugador-entrenador del equipo, que competía (y ahora vuelve a hacerlo tras ascender) en League Two. En su primer año no pudo evitar el descenso a Conference, y en su segunda temporada en el club decidió autoasignarse el dorsal 1, para erigirse en líder y para "crear una tendencia entre los centrocampistas", estableciendo así un caso sustancialmente diferente al de Ardiles.


  • El jugador número 'Zero'
Hicham Zerouali número 0


Cuando Hicham Zerouali llegó a Aberdeen, los seguidores le apodaron cariñosamente 'Zero'. Esto provocó que el jugador pidiera jugar con un número atípico y normalmente fuera del rango de numeración permitido, el 0, permitiéndoselo la liga durante la temporada 1999/2000, aunque al año siguiente se prohibió. El futbolista marroquí fue uno de los favoritos de la afición del Pittodrie Stadium durante sus tres años en Escocia, y después de su inesperada muerte en un accidente en 2004 se decidió hacerle un homenaje a pesar de que ya no pertenecía al club.

El portero estadounidense Steve Cronin también llevó el número 0 en algunas etapas de su carrera.

  • Vitor Baia, un número atípico y una final  


Vitor Baia siempre fue un ídolo para la afición del Porto. Cuando regresó al equipo después de su breve paso por el Barcelona en invierno de 1999, encontró que el número 1 estaba ocupado por Rui Correia, por lo que se decantó por usar el 99 (siendo su camiseta un fenómeno de ventas), decisión que perduró hasta el final de su carrera en 2007, convirtiéndose en 2003 el primer jugador en jugar una final de un torneo europeo portando dicho número 

El 99 también fue utilizado por Eto'o en Sampdoria y Anzhi.

  • Una camiseta centenaria
Bofo Bautista 100

En 2006, Chivas de Guadalajara celebraba su centenario. El Bofo Bautista, uno de los símbolos de aquella plantilla (y con gusto por la extravagancia), obtuvo permiso de la federación mexicana para portar el número 100 durante el campeonato de liga en aquel año. Además, como el permiso sólo era válido en competiciones nacionales, utilizó el 1 en la Liga de Campeones de la CONCACAF y el 7 en la Libertadores, consiguiendo el extraño logro de levar tres números distintos en una sola campaña.

  • Rogério Ceni, diferente incluso en el dorsal

Rogério Ceni es un portero muy atípico. Su leyenda de goleador es sobradamente conocida debido a su habilidad a balón parado, y continúa  siendo capitán y portero titular del Sao Paulo después de 22 años en el club. En 2007 decidió utilizar dos dígitos en el dorsal, utilizando el 01.

Derek Riordan también llevó el 01 al llegar al Hibernian y encontrarse el 10 ocupado.

  • Zamorano y las matemáticas
Iván Zamorano 1+8

 Cuando Iván Zamorano llegó al Inter de Milán, se encontró con que el número 9 estaba en posesión de Ronaldo. Como el chileno no quería ser menos (nunca mejor dicho, en este caso), usó el más, y utilizó la camiseta 1+8.

  • El Milan de los nostálgicos

Milan Ronaldinho Shevchenko Flamini


En el año 2008, los principales fichajes del Milan decidieron recordar su llegada al mundo, luciendo durante esa temporada dorsales que indicaban su año de nacimiento. Shevchenko llevó el 76, Ronaldinho el 80 y Flamini el 84.

0 comentarios :

Publicar un comentario