28 jun. 2011

Jugadores olvidados (IX): Lee Chun-Soo

Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Uno de los fichajes más exóticos de la historia de nuestra Liga es el protagonista de hoy. Lee Chun-Soo llegó a Donostia rodeado de una gran fama en su país y terminó marchando por la puerta de atrás


Lee Chun-Soo


Demarcación: extremo
Nacionalidad: surcoreano
Edad: 29
Sus equipos en España: Real Sociedad (2003-2004) y Numancia (2004-2005)


¿Cómo llegó a España y qué hizo en nuestra Liga?

Lee Chun-Soo se convirtió desde muy joven en una de las esperanzas del fútbol surcoreano. Comenzó a jugar profesionalmente con escasos 20 años, en las filas del Ulsan Hyundai y no decepcionó a quienes esperaban que demostrase su talento, más bien todo lo contrario. Se convirtió en una pieza clave del equipo y consiguió anotar 7 goles en 18 partidos de liga durante su primer año de estancia en el club. Su buen rendimiento lo llevó a ser convocado para el Mundial de 2002, celebrado en su país. Tuvo una gran aportación en un campeonato en el que los coreanos llegaron a unas históricas semifinales y consiguió llamar la atención de los equipos europeos.

Estuvo un año más en Ulsan antes de fichar en 2003 por la Real Sociedad, convirtiéndose en el primer jugador de su país en jugar en España. Firmó en un principio por tres años en los que percibiría 5 millones de euros. Las cosas no salieron como se esperaba y su primer año en la Real fue decepcionante. 21 partidos oficiales, sólo 2 de ellos completos, y ningún gol. La mala campaña lo levó a ser cedido al Numancia en busca de minutos que le hicieran demostrar que tenía cabida en el equipo vasco, pero volvieron a repetirse las malas estadísticas (incluso peores que la pasada campaña). Con este bagaje abandonó nuestro país, sin haber llegado a marcar ni un sólo gol.

¿Qué fue de él?

Después de la decepcionante estancia en Europa volvió a su país, donde su antiguo equipo, el Ulsan Hyundai, lo recibió con los brazos abiertos. En su vuelta, y a pesar de llegar con la liga a la mitad, volvió a ofrecer su mejor nivel y se convirtió en pieza clave para el título de K-League que consiguió su club. Fue también elegido mejor jugador del campeonato en ese mismo año 2005. Volvió a disputar un Mundial con su selección, el de Alemania 2006, pero no pudieron reeditar el éxito de 2002 y fueron eliminados en la fase de grupos.

En 2007, y tras ver que su juego volvía a estar a la altura de lo que se esperaba de él, el Feyenoord holandés le dio la oportunidad de volver a Europa. Volvió a ser un fracaso, nunca se sintió cómodo en Holanda y se fue de allí como de España, sin llegar a anotar ningún gol. Se marchó cedido de nuevo a la K-League, al Suwon Bluewings, donde coincidió con el más que mítico portero Lee Won-Jae (eterno ocupante de la meta coreana hasta su reciente retiro internacional). No obstante tampoco cuajó en su nuevo destino, y una mezcla entre mal rendimiento y disputas con el cuerpo técnico lo llevaron a cambiar de equipo para recalar en el Chunnam Dragons. Las cosas fueron mejor en su nuevo club, pero por poco tiempo. Un lío contractual con el Dragons llevó a la federación coreana a prohibirle volver a jugar en la K-League mientras el club no decidiera perdonarle. Esto le llevó a probar fortuna en el Al-Nasr árabe.

En esta nueva aventura, Lee no consiguió brillar, aunque sí ofreció un nivel decente, algo que unido a su fama de problemático no fue suficiente para que el equipo decidiera retenerlo, sabiendo además que el jugador no estaba a gusto desde su llegada. Una vez terminado su contrato firmó con el Omiya Ardija japonés, donde permanece en la actualidad.

2 comentarios :

Juan Chenlo dijo...

Qué mítico este jugador, otro ejemplo del marketing y de malos resultados deportivos, fijaos si tuvo apoyo mediático que menudas "absurdeces" llegaron a publicarse por un jugador que no valía para primera división tal como se demostró.

http://www.as.com/futbol/articulo/lee-chun-soo-podria-acabar-chelsea/20070619dasdasftb_27/Tes

Futbolconpropiedad.com dijo...

No me acordaba del interés de Mou por Lee. Una pena que no se fuera, habría sido un espectáculo

Publicar un comentario