Lotina y el insostenible fin de ciclo

25 mar. 2011

Lotina y el insostenible fin de ciclo


Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Dejenme sacar hoy los colores y acercarles una opinión y sensación que personalmente se me hace insostenible en el Deportivo.

Como deportivista, los últimos años no dieron para muchas fiestas en lo referente al fútbol. Desde la marcha de Irureta, el equipo jugó de una forma rácana, primero con Caparrós y ahora con Lotina. El equipo otrora exitoso se fue desmembrando hasta quedar muy poco de aquella plantilla que algún día jugó Champions, hasta que en la actualidad sólo quedan Valerón y Manuel Pablo.

En A Coruña algunos alaban al míster,(cada vez menos), otros no podemos verlo desde que llegó. Personalmente empecé a conocer su metodología en su etapa en el Celta, y no me gustó lo más mínimo.

Si Lotina consiguió cumplir los objetivos en los anteriores años (no sin sufrimiento en algunas temporadas), este curso la actuación del equipo está dejando mucho, demasiado que desear. Una situación casi insostenible que empieza a ser más que preocupante para el aficionado de Riazor.

Y es que a una plantilla se le tiene que pedir más de lo que estamos viendo. Escudarse en las lesiones es lo fácil para desviar la atención de que el verdadero problema es la falta de actitud en el terreno de juego. Personalmente, creo en la plantilla, y estoy seguro de que no es una de las 5 peores de 1ª, como la clasificación dice. También creo que cuando falta actitud en la gran mayoría de jugadores que saltan al campo se podría pensar que los que juegan no tienen sangre o recurrir a la típica frase de: ''si me pagaran lo que cobran ellos'', pero yo no lo creo así, ya que echarle la culpa individualmente a cada futbolista es complicarse la vida intentando solucionar muchos problemas pequeños en vez de darse cuenta no tiene lugar espontáneamente, sino que hay un problema más grande detrás que hay que solucionar primero.



Para mí el problema importante no es otro que el de un método de trabajo que no está dando resultado, una filosofía de preparación física que los hechos demuestran que no es efectiva y unos planteamientos que hacen ser infinitamente peor de lo que es en realidad a este equipo. Lotina, como responsable de todo el área técnica, considero que es la base del iceberg, y el resto de problemas, en su mayoría (evidentemente no tiene culpa alguna de la situación económica), simplemente parten de él. Una actitud en todo momento derrotista, que no da sensación de confianza a la afición ni cuando gana el equipo, una manera crispante de encarar las ruedas de prensa, planteamientos que hacen jugar al equipo de forma rácana y que no funcionan son algunos de los problemas que su gestión del equipo está conllevando esta temporada. A esto se le unen sucesos recientes, como la salida al paso de las críticas de Aranzubía diciendo que ellos juegan como manda el míster, o las desafortunadas declaraciones de Míchel reconociendo que están hundidos físicamente mientras el cuerpo técnico se afana en negarlo.

Es una cuestión de sensaciones, y en el vestuario del Dépor da la impresión de que son muy malas. Como digo, defiendo a muerte a los jugadores, primero porque es lo que tenemos y hay que estar con ellos, y segundo porque cuando algún trabajo no funciona, por lo general no se cambian los instrumentos, sino el que los usa. Estoy convencido de que este equipo (excepto contadas excepciones que todo deportivista se imagina) reaccionaría favorablemente ante un entrenador que los motivase y valorase como un grupo válido, ya que Lotina no hace otra cosa que bajar morales con sus planteamientos defensivos en cada partido, haciendoles ver que son inferiores a cualquiera.

Por lo expuesto tengo claro que el actual míster hace meses que terminó su etapa en A Coruña, y que lo único que lo mantiene es un contrato en vigor, y no la confianza (que sí el respeto) de la cúpula directiva. Y también tengo claro que tengo miedo, mucho miedo, infinitamente más que hace años, cuando en la primera vuelta no eramos capaces de salir del descenso.

2 comentarios :

  1. Estoy de acuerdo contigo, el ciclo de Lotina aquí está más que acabado, lo que me preocupa son dos cosas:

    1. Que nos mande a Segunda, aunque personalmente creo que una destitución a estas alturas no sería beneficiosa.

    2. Que Lendoiro no piense lo mismo que la mayoría del deportivismo y le ofrezca la renovación.

    Te/os invito a conocer mi blog: www.lamazetadeportiva.blogspot.com un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan.

    a mí el primer punto que comentas es el que realmente me asusta.Bajar en estos momentos a 2ª sería fatídico, y el calendario que hay por delante no es el más asequible.

    No creo que Lendoiro lo renueve, en enero ya estaba claro que no confiaba en que pudiera solucionar el problema, y a día de hoy las cosas no cambiaron.

    Un saludo

    ResponderEliminar