noviembre 2017

18 nov. 2017

La Liga de aquí al parón invernal




Con casi un tercio de competición disputada, los equipos de La Liga empiezan a posicionarse con grandes diferencias dentro de la tabla, estando el Barça como líder y el Málaga como colista. Tras 11 jornadas, los equipos de La Liga Santander empiezan a demostrarnos de lo que son capaces y hasta donde pueden llegar. Cada vez se acerca más rápido el parón invernal, lo que quiere decir que dentro de poco podremos concretar quien será el campeón de invierno. Sin duda, el favorito en los pronósticos de LaLiga es el FC Barcelona, pues saca cuatro puntos al segundo, el Valencia y ocho a tercero y cuarto, que son Real Madrid y Atlético de Madrid respectivamente.

Para ser campeón de invierno, hay que acabar liderando la clasificación en la jornada 17, justamente la que da pie al parón navideño. De aquí al 22-23 de diciembre quedan seis jornadas por disputar, con un total de 18 puntos en juego, un mundo para cualquier equipo.

El Barça es el gran favorito actualmente, pues además de las diferencias ya comentadas con sus rivales, solo ha empatado un partido, el que disputó en el Wanda Metropolitano ante el Atlético. El resto de encuentros los cuenta por victorias, más o menos brillantes, pero suma tres puntos jornada tras jornada. La regularidad es la clave de una competición que sin duda podría sentenciar el propio 23 de diciembre en el Santiago Bernabéu. Si el Barcelona consigue llegar a la decimoséptima jornada con la misma diferencia de puntos con respecto al Madrid y vence, podría dejar prácticamente ganada la Liga.

Pero no será fácil, pues en el calendario hasta ese encuentro tiene partidos muy complicados. Este fin de semana visita al Leganés en Butarque, campo muy complejo contra un equipo que es el tercero menos goleado de Primera División. La siguiente jornada tendrá que visitar el campo de Mestalla, en el que el Valencia tratará de recortarle puntos al líder al que tiene tan solo a cuatro puntos. Una vez pasadas esas dos salidas, aún tendrá dos más complicadas, frente al Villarreal y la ya comentada contra el Real Madrid.

Sin duda, le espera un calendario muy exigente al equipo de Ernesto Valverde, que tendrá solo dos 
partidos en el Camp Nou, ambos ante equipos gallegos. El Valencia no parece ser aspirante al título, al menos no está dentro de sus objetivos prioritarios. Su lucha está con los de atrás, con rivales como el Atlético de Madrid, Villarreal o Sevilla. Los ches están siendo la gran revelación de la temporada y tras varias catástrofes en los últimos años han conseguido aumentar su nivel. Su principal objetivo es estar entre los cuatro primeros y si consiguen finalizar en tercera posición no estaría nada mal, ya que evitarían jugar la previa de la Champions League en verano. De momento marchan segundos con 27 puntos, siendo junto con el Barça, el único equipo de La Liga que no ha perdido ningún partido en todas las competiciones en las que ha jugado.

Su calendario de aquí a navidades puede consolidarle en esa segunda plaza, llegando a la segunda vuelta con grandes aspiraciones para conseguir sus objetivos. Este domingo visita al Real Club Deportivo Espanyol, una de las salidas más complicadas que le quedan estas seis jornadas. Después solo le quedaría visitar al Getafe y al Eibar, equipos que están luchando por la parte media y baja de la clasificación. En casa, tendrá los partidos calientes, sobre todo contra el Barça en dos fines de semana y contra el Villarreal ese 23 de diciembre.

Por el momento, el técnico Marcelino García Toral ha conseguido ilusionar a la afición y reavivar el espíritu competitivo de la plantilla, obteniendo unos resultados asombrosos. Habrá que ver si es capaz de seguir este ritmo de buen juego y espectáculo o si sufre algún bache importante en alguno de los meses clave de la temporada para ver donde le colocamos, si en la lucha por la Champions o si en la lucha por LaLiga. Un hándicap importante para tener en cuenta es que no juega competición europea y sus jugadores no llegan tan cansados al fin de semana.

A priori, el candidato número uno a disputarse la Liga con el Barcelona es el Real Madrid. De hecho, los blancos eran los favoritos antes de que comenzase la competición para alzarse con el título. Hay que recordar que son ellos los actuales campeones y que sus exhibiciones en las dos Supercopas, además, claro está, de también haber ganado la Champions League, dejaban a los blancos como el mejor equipo del mundo. Pero la falta de puntería y las dudas del equipo a principio de la temporada han hecho al Madrid perder muchos puntos tanto en Liga como en Champions.

En la competición doméstica han empatado dos partidos y han perdido otros dos. Números muy poco regulares que alejan al Madrid de su objetivo: ganar LaLiga. Y más si tenemos en cuenta que hay un líder que en 11 jornadas solo ha perdido dos puntos.

Por tanto, parece que el Madrid tendrá que apretar mucho de aquí al clásico para poder ser campeón de invierno o estar lo más cerca posible del Barça cuando llegue este encuentro. De momento se tiene que centrar en el partido de este fin de semana, un derbi contra el Atlético de Madrid en el nuevo estadio de los rojiblancos. Esta será la jornada más complicada de los madridistas hasta el 23 de diciembre cuando reciban al Barça. Pero entre medias no lo tendrá nada fácil, pues le toca recibir al Málaga y Sevilla y visitar al Athletic Club de Bilbao. Hay que recordar que su visita a Butarque queda aplazada para más adelante, pues el Madrid tiene que ir a jugar el Mundialito de Clubes esa semana, justamente antes del clásico.

Un calendario muy apretado para un equipo que tiene la necesidad de sumar los 15 puntos que le quedan de aquí al parón invernal y que deberá ganar contra el Barcelona si no quiere distanciarse aún más de la cabeza de la competición.

El cuarto en discordia en la lucha por las primeras posiciones es el Atlético de Madrid. Los rojiblancos están con los mismos puntos que su rival de este fin de semana el Real Madrid. Llegan invictos en Liga a este duelo, aunque con unas sensaciones un tanto extrañas. La falta de puntería es evidente en un equipo que no ha podido fichar en el pasado mercado de verano y está a la espera de que volvamos de las navidades para incluir en su plantilla a Víctor Machín y a Diego Costa. Dos atacantes que le pueden dar ese plus de experiencia, desborde y sobre todo gol al equipo de Diego Pablo Simeone.

Hasta el momento ha empatado en cinco partidos y solo ha ganado en seis. Números muy pobres para un conjunto que nos tiene acostumbrados a ganar partido tras partido. El derbi en el Wanda Metropolitano puede ser un partido clave ene l cambio de dinámica de los rojiblancos. Si el Atlético consigue la victoria este sábado, la plantilla podría coger ese plus de confianza que necesita para elevar el listón un poco más alto y entrar de lleno en la lucha por LaLiga.

Seguramente, de aquí al parón, es el equipo de los cuatro de arriba que mejor calendario tiene. Recibe al Madrid, Real Sociedad y Deportivo Alavés y le tocará visitar al Levante y al Real Betis Balompié. Un calendario en el que solo juega contra rivales a partir del séptimo puesto, si excluimos a los blancos.

La idea es llegar al menos con la misma diferencia con el Valencia a las navidades y a partir de ahí, con las incorporaciones que va a hacer y el salto de calidad que esto conlleva, intentar luchar para estar entre la segunda y tercera posición por lo menos. Ya cuando se vaya acercando el desenlace de LaLiga, analizar y ver si es real pelear por una Liga que ya ganó hace cuatro temporadas.

La lucha por la Europa League más abierta que nunca

El Sevilla es un claro aspirante a acabar entre los cuatro primeros, pero viendo la gran campaña que está realizando el Valencia, es complicado que puedan alcanzarles. Entonces, parece claro que los de Nervión tendrán que luchar por la Europa League, estando atentos a lo que pase entre los cuatro primeros por si acaso alguno bajara el ritmo y pudiera darles caza para volver a entrar en Champions League una temporada más.

De momento, marcha sexto a cuatro puntos de Atleti y Madrid y a solo uno del Villarreal, que tiene la quinta posición. Un inicio un tanto irregular ha puesto en entredicho al nuevo técnico sevillista, Eduardo Berizzo, que de momento intenta llevar a los suyos hacia lo más alto. Lo que si parece claro es que tanto Sevilla como Villarreal son dos de los claros favoritos para estar en Europa la temporada que viene.

El ‘Submarino Amarillo’ ha ganado cuatro de sus últimos cinco partidos, empatando hace dos jornadas en el Wanda Metropolitano. Y es que, desde la llegada de su nuevo técnico, Javier Calleja, el Villarreal ha crecido mucho colocándose de lleno en la lucha por la Europa League y quien sabe si por la Champions. Veremos cuanto es capaz de aguantarle el físico a una plantilla que está inmersa en las tres competiciones.

Otros rivales para los puestos europeos son la Real Sociedad, el Betis o el sorprendente Leganés. Entre ellos forman un grupo de equipos que están jugando muy bien al fútbol y que son muy difíciles de ganar. De hecho, los tres tienen los mismos puntos, 17 y están a solo dos del Sevilla. Habrá que ver cuales de estos cinco equipos son capaces de mantener el ritmo y cuales van decayendo poco a poco con el paso de las jornadas hacia abajo.

Los más sorprendentes son el Betis y el Leganés, pues son dos equipos que en los últimos años estaban acostumbrados a luchar por el descenso. Sobre todo, el Leganés que mantuvo una dura lucha con el Sporting d Gijón la pasa campaña, pero su fortaleza física y su gran táctica han conseguido que sea el tercer equipo menos goleado de toda la Primera División.

El descenso, más competido que el año pasado

A pesar de que tanto el Málaga como el Alavés empezaron muy mal la temporada, parece que ambos están sumando puntos y comienzan a ver algo de luz en el fondo del túnel. Sobre todo, el Alavés que ya ha conseguido adelantar una posición y se ha colocado el decimoctavo de La Liga Santander, estando a solo dos puntos de salir del descenso en el que lleva metido desde la primera jornada.

Sin embargo, el Málaga aún es el colista, con solo cuatro puntos de 33 posibles. Unos números que dejan al entrenador, Míchel González, en una situación drástica. Pero parece que la propia plantilla le apoya y están dispuestos a ir hasta el final con el madrileño. Habrá que ver si los resultados empiezan a acompañarle, o si de lo contrario, se sigue hundiendo en lo más profundo de la clasificación.

El otro de los tres nominados es Las Palmas, pues está con seis puntos empatado con el Alavés. El club canario no empezó tan mal como los otros dos, pero ha cosechado un total de siete derrotas consecutivas en Liga, lo que le dejan como penúltimo clasificado. Los amarillos necesitan salir de la mala racha y sumar algún punto cuanto antes si no quieren estar aún más alejados de la salvación. De aquí al parón, el equipo canario tiene un calendario asequible para conseguirlo, pues no juega partidos ante equipos grandes, destacando el enfrentamiento ante el Alavés, un rival directo.

El equipo que marca la salvación es el Eibar con ocho puntos. Además, a partir de él hay un escalón de otros tres puntos para llegar al siguiente rival, que está algo alejado ya para Alavés y Las Palmas. El equipo armero no gana un partido desde hace dos meses, hecho que le está pasando factura, pues es un conjunto del que se espera que no esté luchando por descender a final de temporada. Veremos si son capaces de recuperar su juego físico y aguerrido y consiguen hacer de su casa ese fortín que año tras año les ha hecho permanecer el Primera División.

10 nov. 2017

Raymond Domenech y la astrología



El banquillo de la selección francesa perteneció a Raymond Domenech desde 2004 hasta 2010, llegando al puesto después de un periplo de más de una década al frente de la selección sub 21 del país. El combinado galo necesitaba un lavado de cara ante el ocaso de su generación más gloriosa y eligió al técnico que mejor conocía a las nuevas generaciones del país para efectuarlo.

Domenech fue siempre un entrenador peculiar, y a lo largo de su carrera se encuentran sucesos como la convocatoria de Claude Makélélé para disputar la EURO 2008 cuando el por aquel entonces jugador del Chelsea se había retirado del fútbol internacional dos años antes, las continuas disputas con los pesos pesados del equipo que le llevaron a una situación insostenible que le estalló en la cara durante el Mundial 2010 o sus continuas decisiones extravagantes. Consiguió llevar a la final del Mundial 2006 al combinado nacional, pero a partir de ese momento no fue capaz de hacer funcionar nada en Francia y podría decirse que en los últimos años en el cargo se convirtió en el seleccionador más custionado del mundo: pocos entendían cómo seguía al frente del equipo teniendo en cuenta sus resultados y las tensiones generadas en el vestuario.

A pesar de todo, lo más sorprendente del técnico francés fue su amor declarado por la pseudociencia de la astrología. De hecho, su creencia en esta infundada disciplina fue el comienzo de sus polémicas internas con las estrellasmdel equipo, pues ya en el Mundial de 2006 sorprendió dejando fuera de la convocatoria a dos de sus mayores referentes: Ludovic Giuly y Robert Pirès, que venían de hacer grandes temporadas con Barça y Arsenal respectivamente.

¿A qué se debían estos sorprendentes descartes, que conllevaron la primera convocatoria de Ribèry con Les Bleus? Según el propio técnico reconoció en la televisión de su país, todo tenía que ver con la astrología: consultaba el zodíaco de sus futbolistas antes de realizar cada una de sus convocatorias, manifestando además que existían algunos signos zodiacales a los que vetaba por verlos poco beneficiosos para el grupo. El propio Pirès manifestó tiempo después su indignación reconociendo que el entrenador creía que los escorpio creaban mal ambiente y por ello sus opciones de volver al combinado nacional habían sido nulas.

El hecho de que la astrología sea una disciplina sin ningún tipo de base científica que apoye su veracidad explica que las decisiones tomadas por el técnico le llevaran al fracaso tanto en la EURO 2008 como en el Mundial 2010, en el que además perdió el control del vestuario y sus problemas con Nicolas Anelka dieron la vuelta al mundo. 

Tras esta etapa como máximo responsable deportivo del fútbol internacional francés, de la que salió muy quemado, decidió (o quizás decidieron por él, al no hacerle ofertas interesantes) alejarse de los banquillos de primer nivel y se dedicó simplemente a dirigir algunos equipos de base de modestos clubes franceses y, en la actualidad, ejerce como seleccionador de la región de Bretaña, ajena al fútbol FIFA.

9 nov. 2017

La memoria de Marcelo Gallardo



Marcelo Gallardo es el actual DT de River Plate y uno de los futbolistas más importantes de la historia reciente del club Millonario. Criado en la cantera riverplatense y llamado a Europa para defender la camiseta del Mónaco durante varios años (1999-2003), el futbolista argentino acabó volviendo a River en 2003, pasando allí 4 años antes de regresar a Francia para jugar en el PSG.

En aquella segunda época en el club franjirrojo  le sobrevino una anécdota que difícilmente será olvidada en su ámbito familiar. Durante una entrevista para El Trece TV en 2006, el presentador aprovechó el motivo del inminente nacimiento de su tercer hijo para preguntarle acerca de sus vástagos. Cuando comenzaron a hablar de los nombres de todos ellos, el futbolista comenzó a ponerse nervioso al ver cómo había olvidado el nombre de uno de ellos, al que después de titubear por unos segundos acabó por llamar Tomás antes de corregirse y decir el nombre correcto: Matías. 



Matías Gallardo, que actualmente tiene 14 años, fue noticia esta semana por haber debutado en las categorías inferiores del club en el que su padre ejerce tareas de técnico del primer equipo.