8 sept. 2015

Un nuevo comienzo

Septiembre es el mes de la vuelta a la realidad. Los tímidos intentos de agosto por hacerse ver como el mes de la vuelta al trabajo oficial en el fútbol siempre resultan artificiales, con el verano todavía en la mente de los aficionados y los estadios mostrándose aún a un nivel de ocupación más bajo de lo normal debido al periodo vacacional.

No obstante, la llegada del noveno mes del año es el punto de inflexión en el que empieza a verse un nivel cercano al real en los equipos y en el que se vuelve a la rutina del partido oficial cada fin de semana, después de meses de desconexión por parte de profesionales y seguidores. Es la época de la vuelta a las costumbres, de desempolvar las bufandas, de amortizar los abonos y, en el caso de algunos, probar suerte con apuestas en los distintos servicios de bookmaker disponibles en la actualidad. 

Será este uno de esos años interesantes que vivimos de forma bienal, pues las temporadas inmediatamente posteriores a grandes torneos internacionales tienen siempre un aura diferente, con la incógnita de ver si las revelaciones de la competición se confirman como jugadores destacados en el panorama europeo. Quizás muchos esperábamos saltos de mayor nivel en los jugadores de la principal sorpresa del torneo, Islandia, pero la mayoría de fichajes que protagonizaron sus jugadores fueron con destino a clubes de tercera fila continental (salvo, quizás, Sigthórsson, el inteligente '9' que fichó por el histórico Galatasaray), y está por ver si siguen haciéndose un nombre para dar el siguiente paso.

Más allá de eso, también estamos ante la temporada de los gastos record y de los bailes de entrenadores en muchos de los principales equipos europeos (Barça y Madrid son de los pocos que optaron por la continuidad en el banquillo entre los gigantes). La Premier League se muestra este año especialmente atractiva en ese aspecto, con la vuelta del enfrentamiento entre Mourinho y Pep Guardiola, esta vez en una misma ciudad. El desembarco en la liga inglesa de entrenadores de primerísimo orden no se queda sólo en esos dos ilustres nombres, sino que otros como Klopp o Conte llegaron recientemente para crear también proyectos a largo plazo. No obstante, por el momento y hasta final de año, la corona inglesa pertenece a Ranieri y su modesto Leicester.

Será, en definitiva, un año para seguir de cerca. Todo está en marcha y el camino será largo. Nos quedan nueve meses por delante antes de poder valorar si el espectáculo cumplió las expectativas.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada