18 mar. 2016

El azar que rodea al fútbol

Un futbolista no suele perdurar demasiado tiempo en la élite, ya que la edad empieza a pesar a partir de cierto momento en la alta competición, siendo muchos son los que deciden poner fin a su periplo pocos años después de sobrepasar la treintena. A partir de ahí llega la hora de pensar en el futuro, y algunos consiguen hacerse un hueco en los banquillos o en alguna otra de las tareas de club en las que la experiencia de un ex jugador es importante. Por otro lado existen también los que se apuntan a las tertulias deportivas, e incluso los deciden empezar de cero montando su propio negocio o yendo hacia otros caminos completamente opuestos a su vida profesional anterior. Uno de esos caminos está en el poker, al que multidud de deportistas y famosos en general se engancharon en los últimos años.

Son unos cuantos futbolistas ya los que, tras su paso por el mundo del balompié, decidieron dedicar su tiempo a la práctica de este cada vez más popular juego de cartas, ya sea de forma profesional, como Christian Vieri que hace años dejó su carrera como futbolista para intentar dedicarse a ello, o incluso dejándose ver participando en partidas públicas como hobby, casos de Gerard Piqué, Francesco Totti o Juan Verón. A todos ellos les pareció buena idea complementar un deporte  dinámico como el que practican sobre el césped con la tensa quietud del poker. No es de extrañar, pues a día de hoy los juegos de azar están muy bien asimilados dentro del mundo del deporte, siendo las apuestas uno de los principales negocios alrededor del actual panorama futbolístico. Las empresas del sector lo saben y ofrecen iniciativas varias, algunas tan ambiciosas que se promocionan como la mejor oferta de bonos para Bet365, para potenciar este nuevo auge.

Es habitual ver a ciertos futbolistas logrando hacerse un hueco en grandes competiciones manejando las cartas, como es el caso de un Teddy Sheringham que, tras jugar en equipos de primer nivel como Manchester United o Tottenham, se buscó la vida profesionalmente en el poker y ha llegado a competir en campeonatos de importancia. El sueco Thomas Brolin también cambió las botas de tacos por el tapete, y encaminó su futuro hacia sus propios negocios y a la práctica profesional de esta disciplina. 

En cuanto a futbolistas en activo, a parte de los ya mencionados Piqué o Totti existe una amplia
variedad de ellos que reconocen que practican el poker como afición. Probablemente una disciplina tan centrada en el ámbito individual sea una buena terapia para aquellos que lidian cada día por no fallarle al grupo.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada