2014

29 dic. 2014

Chocando contra el muro


 Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com
 
Tras 14 jornadas, es decir, pasado ya más de un tercio de liga, el Deportivo se encuentra penúltimo en la clasificación, empatado a 10 con el colista y ocupando, de esta forma, uno de los tres puestos marcados en color rojo de la clasificación. Es demasiado pronto para hablar de descensos, pero la sensación no es buena y con la media de puntos actual no dan las cuentas. Los partidos transcurren derrota tras derrota, con ciertos empates puntuales, una victoria engañosa frente al Eibar y un partido en el que sí, por una vez, se hicieron muchas cosas bien frente al Valencia.

Cuando un equipo cae en una mala racha, el técnico se ve ante una situación complicada, que sólo pueden levantar los que demuestran tener la suficiente personalidad para ello. Una personalidad que no se basa exclusivamente en empezar a pegar gritos para advertir de la situación a los jugadores, sino en la habilidad para hacer autocrítica, identificar errores, y trabajar desde el minuto uno en solventarlos. Un ejemplo reciente podría ser el Rayo Vallecano de la temporada pasada. Durante muchas jornadas convivieron con el descenso con una racha de resultados nefasta, y Paco Jémez supo ver que algo fallaba. No dejó que su equipo cayese en la autocomplacencia de creer que estaban en el buen camino, y en sus declaraciones advertía que no estaban jugando como debían jugar, mientras iba fórmulas alternativas. Evidentemente, sabía que cuando las victorias no llegan, es que algo estás haciendo peor que tus rivales.

En el caso del Depor, esa autocrítica no llega. El entrenador siempre estimó que se seguía el camino correcto, a pesar de que no se está consiguiendo sacar adelante los partidos. En el caso del último encuentro frente al Málaga es cierto que Kameni paró lo imparable y que en otras condiciones se podría haber conseguido la victoria, pero las ocasiones de gol no hay que juzgarlas como una verdad absoluta, sino como un hecho puntual perteneciente a un conjunto de situaciones mucho más grande y complejo. Se llegó a portería rival, sí, pero lo importante está en el cómo, y en ese aspecto no hay demasiados motivos para felicitarse. El Depor fue un equipo que supo aprovecharse de errores en despejes para montar ataques fugaces aprovechando los espacios de las transiciones fallidas del rival, o que supo encontrar en momentos puntuales un espacio creado más por demérito en la colocación de los contrarios que por la capacidad de buscarlo. Y precisamente esa incapacidad para mover al equipo contrario es un defecto que me sorprende, porque en el fútbol actual es una práctica más que recurrente.

El equipo blanquiazul muestra una evidente carencia de juego horizontal, algo que, sin que este deba de ser un recurso demasiado utilizado en un equipo sin superioridad técnica, es necesario en muchas ocasiones para conseguir superioridad posicional. Los jugadores de ataque buscan siempre el juego directo, ya sea mediante pases o conducciones, pero sin buscar otro camino que no sea el mas vertical, lo que, aunque pueda parecer debido a una eminente vocación defensiva, se traduce casi siempre en una tendencia preocupante al fallo en la toma de decisiones y la consiguiente propensión a la pérdida de balón. El equipo tiene ocasiones, pero dispara muy poco, impresionantemente poco. Sin los datos en la mano, me atrevería a decir que es uno de los equipos que menos tira a portería de Europa, y tampoco pisan área con demasiada frecuencia pero, como digo, sí es cierto que saben crear un puñado de ocasiones por partido. Eso nos lleva irremediablemente a pensar que en la zona de ataque hay jugadores capaces de conseguir ciertas ventajas cuando el balón llega en circunstancias idóneas, pero la raíz del problema viene de más atrás. Un dibujo de mediocampo cuya idea hace aguas, y que no es capaz de suministrar balones al ataque creando a una situación idónea. No se está sabiendo hacer circular el balón de manea que los rivales comprometan sus posiciones defensivas, ya que al buscar siempre el camino más directo se otorga a los contrarios la forma más fácil de defender, la basada en moverse hacia la propia portería guardando los espacios para el pase entre líneas.

Se hace evidente, y los resultados así lo muestran, que el equipo no está jugando bien más que en fases puntuales de partidos aislados, y una de las principales cuestiones está en lo que podría llamarse 'juego inconsciente', es decir, los mecanismos adquiridos. No sé si la incapacidad para dar pausa y respiro al juego es algo premeditado y ordenado o una circunstancia del contexto de ansiedad de esta temporada, pero no hay esa capacidad de templanza, de pararse y dársela a un jugador colocado en mejor situación para leer el contexto del juego. Al equipo le puede el ansia de ir hacia arriba y no saben encontrar espacios, pero es que tampoco lo intentan.

Si nos paramos a pensar en las ocasiones de gol, este equipo llega con peligro a área contraria casi siempre en contragolpes o jugadas rápidas, lo que en algunos casos podría leerse como buena pegada, pero que en el contexto de este equipo me inclino más por pensar que es debido a carencias a la hora de conseguir llegar de una forma más controlada. El mediocampo, como decía antes, es el principal problema en el rompecabezas de Víctor Fernández, ya que no sólo en ataque no consiguen crear una superioridad, sino que en tareas defensivas se aprecia cierta incapacidad para las ayudas, algo que se evidencia en la importante cantidad de oportunidades para probar el tiro desde media distancia que suelen gozar los rivales. Creo que habría que replantearse las funciones de los futbolistas que se encargan de la creación de juego, porque Medunjanin se pasa los partidos corriendo demasiados kilómetros de una manera ineficiente y que sólo hace que llegue tarde a todas las jugadas, Juan Domínguez se ahoga en tareas que no son su especialidad y José Rodríguez escorado a banda pierde aportación en el equipo. También creo que cuando Cuenca entra en el campo debe dársele mucha menos parcela de juego. Su sitio es pegado a la banda, donde sabe crear peligro, y lo estamos viendo con una tendencia demasiado alta a irse al centro, donde acaba perdiendo buena parte de los balones que conduce.

Se busca el ataque rápido, pero sin ofrecer la convicción adecuada para ello. Tras meses de competición, no parece que los mecanismos necesarios a adquirir para que la idea de juego sea fluída estén todavía insertados en el equipo, y eso es grave. Si la razón es que la idea de juego no es compatible con los jugadores o que el trabajo para ponerla en práctica no es el adecuado es algo que sólo pueden saber los que están dentro del vestuario, pero es un problema que hay que afrontar con autocrítica. El tiempo apremia y los resultados no dicen que las cosas se estén haciendo bien.

28 dic. 2014

Los hermanos Coen rodarán la secuela de 'El Hombre que nunca estuvo allí' con Javito como protagonista



  • Steve Buscemi es el elegido para dar vida al futbolista extremeño, tras imponerse a Macaulay Culkin por dar este último una imagen de 'demasiado anciano'.
  • Se prevé que sea la mejor película de los Coen, como es habitual. 
  • Todavía no se sabe si tendrá diálogos.  
Steve Buscemi y Javito estuvieron en la presentación del filme

En la tarde del pasado 20 de abril, Joel Coen telefoneó a su hermano Ethan con lágrimas en los ojos. "Nos precipitamos con aquel título de 2001" le gritó desesperadamente. "Acabo de conocer la historia de un hombre que, realmente, es como si nunca hubiera estado allí". Y es que, según Ethan, su habitual compañero en la dirección cinematográfica, estaba muy cabreado consigo mismo por haber hecho aquella película protagonizada por Billy Bob Thornton y haberle dado aquel nombre, que ahora se mostraba ante sus ojos como totalmente erróneo. "En aquella película el hombre sí había estado realmente allí, si lo hubiésemos quitado de la trama hubieran quedado huecos vacíos, pero en este caso no, es realmente como si su paso por el Depor nunca hubiese existido. ¡DEBIMOS HABER GUARDADO AQUEL TÍTULO!". Mientras narraba la historia durante la rueda de prensa en la que presentaron el proyecto, su hermano Joel todavía con cara de auténtica conmoción repetía desconsolado y con la mirada perdida que "segundas partes nunca fueron buenas, pero ahora no nos queda otra, ¡No nos queda otra!".

El comienzo de la leyenda
Tras aquella vehemente llamada, los hermanos se pusieron manos a la obra durante meses. Empezaron a revisar material de archivo, recibieron llamadas de dos personas que aseguraban haber visto al jugador en Coruña, pero no estaban muy seguros, y finalmente recibieron una reveladora foto que evidenciaba que sí, que había estado, al menos momentáneamente, en la ciudad gallega. En la foto, que los lectores pueden ver a la derecha de estas líneas, se puede ver a Javito acompañado por Xisco, Lendoiro, y un tal Sand, del que tambien existen pocos datos de su paso por Coruña. El último paso fue ponerse en contacto con el jugador, que recibió la llamada sorprendido y reticente al escuchar a gente hablandole en inglés, temiendo que eran de nuevo aquellos hombres de la FIFA dispuestos a amargarle otra vez la existencia.

Rodolfo Bodipo no quiso perderse la presentación
Según el propio futbolista, "es un honor tener una película biográfica dirigida por gente tan prestigiosa", aunque "sabiendo cómo son seguro que llenan la película con sus mierdas y no va a haber quien la entienda" dijo, mientras clavava en la pupila de los periodistas su pupila azul. "Son raros de cojones, eso es innegable. Tienen una con Brad Pitt que es una auténtica basura, pero confío en que esta vez consigan hacer algo que la gente pueda comprender". Augusto César Lendoiro, que también tendrá protagonismo en la película, se congratulaba por ser partícipe de algo tan grande: "Los directores me dijeron que hicieron una extensiva búsqueda de datos para que la película fuese lo más realista posible, por lo que al fin sabremos dónde estaba el transfer del jugador", Y aprovecha para confesarse: "Lo cierto es que nunca puse demasiado empeño en conseguirlo, porque hay que reconocer que la situación era graciosa. Cada día aparecía un chiste nuevo sobre el tema que nos alegraba la vida en Plaza Pontevedra".

Lendoiro y Lotina llegaron juntos al acto en un Opel Corsa
El americano Steve Buscemi, que tendrá el papel protagonista tenía algunas dudas acerca de sus jefes: "Estoy hasta las narices de trabajar con los Coen, no es normal que me den siempre papeles de mierda. ¿Tú te acuerdas de mí en El Gran Lebowski? Nadie se acuerda, todos se acuerdan de John Goodman, que también suena ahora para el papel de Lendoiro". También aprovechó la ocasión para dejar claro que no cree en las propinas, y que con Tarantino siempre se lo pasó mucho mejor en los rodajes. El propio Ethan Coen tuvo que pararle los pies dándole un par de codazos cuando Buscemi ya había utilizado 30 minutos de rueda de prensa insultado a todos sus directores y compañeros de rodaje pasados, menos a Jeff Bridges. "Perdón, no sé en qué estaba pensando, me acabo de comportar como el gilipollas de Jeff Bridges", se excusó el actor.

Poco se sabe todavía sobre la historia, la cuál se espera que sea una gran sorpresa porque se desvelará por fin lo que hizo el futbolista durante meses en A Coruña. "Se sabrán muchas cosas, eso lo podemos prometer. Y que no le interesarán a nadie también es seguro. Pero pondremos unos cuantos chistes y al padre de 'Ana y los 7' haciendo de Lotina" devela Ethan, inquieto por el estado todavía maníaco de su hermano: "Estamos todos muy preocupados. Los médicos nos dicen que no hay problema, que se le pasará, pero quizás tarde un tiempo. Hay que entenderlo, no todos los días se encuentran historias como esta". Se espera que, si las autoridades norcoreanas lo estiman oportuno, la película vea la luz a finales de 2023, debido a la complejidad de la trama, que será grabada entre Dubai y Albacete, y el elevado coste de los efectos especiales.

7 dic. 2014

Campaña navideña de recogida de juguetes (ONGD Equus Zebra Coruña)


Se acerca las fechas navideñas, y veo no sólo adecuado, sino también necesario, recordar que todo niño merece vivir estas fechas con la misma ilusión que todos los demás. Por ello, quiero dedicar un espacio en esta página a algo que no tiene que ver con el fútbol, pero que puede ayudar y alegrar a muchos niños tal y como hace este deporte. Desde la ONGD coruñesa Equus Zebra pusieron en marcha estas fechas, como en años anteriores, una campaña de recogida de juguetes orientada a que las familias de A Coruña tengan juguetes que regalar durante las fiestas de Navidad.

El punto de recogida de juguetes se encuentra en la sede de la asociación: C/Villa de Negreira, 9 (A Coruña) y su entrega se realizará el día 23 de diciembre.

Además, necesitan voluntarios que ayuden en la revisión, catalogación y reparto de las donaciones. Este aoan.
arios que ayuden en la revisian socia Todo aquel que quiera colaborar puede mandar un email a la siguiente dirección: info@equuszebra.es o llamar al teléfono 881 89 89 30. El único requisito que se pide desde la asociación es compromiso y participación.

Para su mayor difusión, la organización ha contado con caras conocidas en Galicia como Xosé Ramón Piñeiro, Irene Lourido, Carlos Blanco, Antonio Mourelos y Sabela Arán que han apoyado la campaña con el fin de animar a la gente a colaborar.


Más información: equuszebra.es

PD: Como digo, esta campaña está orientada a la ciudad de A Coruña, pero quiero añadir que si algún lector colabora con alguna otra organización en campañas de este tipo en otras ciudades y me manda un correo con la nota de prensa correspondiente, estaré encantado de añadir más iniciativas de este tipo a esta entrada.

30 nov. 2014

Odio eterno al fútbol pasivo


El día a día del fútbol es, en muchos aspectos, un cúmulo de despropósitos. Es un barco con visibles agujeros en el casco que afectan cada vez de forma más evidente su línea de flotación, y en en el que la deriva lleva tiempo siendo evidente a pesar de puntuales giros de timón que apenas pueden hacer frente a un mar demasiado embravecido para unos capitanes demasiado acomodados. Todos tenemos cierto odio al fútbol moderno, pero la modernidad en sí no es un problema en ningún ámbito, los avances nos permiten vivir en un mundo con descubrimientos científicos destacables, tecnologías considerablemente avanzadas y comodidades con las que hace sólo unas décadas contaban sólo los más acaudalados. En el ámbito social, podría decirse que la modernidad nos hizo aprender a ver como derechos universales aspectos básicos que hasta hace poco parecían simplemente lujos para los pudientes. ¿Por qué el fútbol no supo adoptar lo moderno como algo positivo? Mi teoría se basa en la pasividad.

La forma acomodada de dirigir este deporte de la que hicieron gala siempre no sólo los dirigentes, sino también los aficionados, consiguieron que este deporte diera pasos en la dirección que marca gente que tiene intereses propios, y que sabe que las inquietudes de los que mandan están en el poder y el dinero y los del aficionado están en el vivir día a día sin preocuparse demasiado. Así, fueron apareciendo las televisiones formando su negocio particular, la prensa creando un submundo de ínfima calidad informativa a costa de un público conformista que o se amolda al borreguismo o genera en su interior un odio irascible hacia ella y reniega de ese mundo, pero sin tampoco hacer nada para cambiarla o (y este es el tema que atañe al artículo de hoy), un pequeño subgrupo de aficionados que existe como teórica forma de vida, pero que no es más que otro añadido a conseguir que este mundo del fútbol sea todavía un poco peor: los animales de grada, a los que los ingleses llaman Hooligans, los italianos Tifosi y los españoles fachas o rojos, dependiendo de la ideología, ya que en este país sabemos que todo lo marcan las ideologías políticas de hace un siglo. ¿Cómo se lucra de la pasividad este grupo? Vendiendo, cuál político en campaña, el miedo a cómo serán las cosas sin ellos, el miedo al silencio, estableciéndose como los únicos capaces de hacer que la gente anime en un estadio. Ignoro si eso sería cierto o no, pero lo que sé es que no me gusta el peaje a pagar.

Este último grupo consiguió hoy especial trascendencia debido al lamentable incidente ocurrido en la previa del partido entre Atlético de Madrid y Deportivo. Un incidente más a sumar a una larga lista que no impide que en las gradas de los estadios de nuestro país siga sentándose gente que utiliza el fútbol como excusa para desencadenar la violencia que llevan dentro como instinto primario. Son el derivado de la normalización del exceso de testosterona en el fútbol, una normalización peligrosa que tiene otros resultados, como la proliferación del insulto agresivo desde la grada, algo tan antiguo como el comer, que desde tiempos inmemoriales hace que el frustrado acuda al fútbol para liberar su odio contra gente sin culpa alguna a la que no se atrevería ni a toser si se los encontrase frente a frente. En este mundo de la cobardía que rodea tristemente a un deporte tan de masas y que incluye tanto a niños como a gente con un coeficiente intelectual normal a la que simplemente le gusta ver fútbol, el máximo exponente de este problema está en quien lo utiliza como refugio para desatar su instinto menos humano con la excusa de escudos, política o cualquier improvisación que se encuentre por el camino.

Hoy no se suspendió el partido entre Atlético y Depor, pero creo que eso no habría sido suficiente. Creo que la Liga debería no seguir celebrándose mientras todos los clubes no se comprometan a expulsar de sus estadios a gente que sobra en ellos. Sé que con la competición en marcha no se hará eso, la pasividad que produce el dinero, los patrocinadores y las instituciones internacionales no lo permitirá, pero al menos creo que es algo que debe exigirse de cara al verano, una reunión entre dirigentes que acabe con esto, porque en otro caso no habría sido este (en caso de haberse suspendido) el último partido en el que actos de gente sin ninguna motivación deportiva repercutieran en el deporte. No sería la última vez que un padre deba explicar a su ilusionado hijo la oscuridad que rodea a su deporte preferido y que haga que no pueda ver a su equipo. Lo que más debemos temer es el silencio de la gente justa, y no el de una horda de gente sin habilidad para usar el cerebro, que sabemos que siempre son los que más ruido hacen.

Yo no quiero que influyan en mi deporte los actos de gente que no demuestra tener capacidad alguna de raciocinio, y que sólo demuestra día tras día ser una lacra más. Culpo a los malos, a esos que van buscando pelea, pero también a los buenos que comparten banderas con ellos auspiciando sus actos mediante la oportuna acogida que brinda la pertenencia a grupos y que conlleva la despersonalización de actos lamentables. Culpo a los que no dicen nada, a los que caen en el juego de defenderlos bajo la pertenencia a su mismo escudo, y a los que no hacen nada por evitar que sigan tiñendo de negro un deporte que no debería tener sitio para la violencia. Culpo a quienes no ven que sólo es el mismo juego que el de quien usa la política o la religión como excusa para soltar su odio hacia los demás, pero que por algún motivo no tiene tanta condena social, bajo el cartel de ser un modo de vida. Es cierto que la violencia y el fútbol estuvieron siempre bastante unidos, pero si se dejaron de tirar cabras desde los campanarios quiero pensar que algún día también esto se quedará a un lado.

No veo mal que gente se reúna de mutuo acuerdo para desatar su violencia, cada uno es dueño de su vida, pero que no lo relacionen con el fútbol, que lo hagan en privado, le llamen Club de la Lucha y posteriormente graben una película sobre su estilo de vida, pero eso sí, que respeten las dos primeras reglas del club y nadie nos hable de ello, y que se dediquen a fabricar jabones para autofinanciarse si les viene en gana, pero que nos dejen en paz a los que nos gusta que llegue cada domingo para ver a nuestro equipo, y que nunca más empañen uno de esos partidos, porque no tienen derecho a ello. La pasividad nos hará esclavos de los intereses de otros.

Por supuesto, quiero cerrar el artículo mandando ánimo, al entorno del hombre que se vio tristemente envuelto en la tragedia del día de hoy.

5 sept. 2014

Un repaso a la plantilla del Depor y un análisis del futuro inmediato (III)


 Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

Contenido relacionado:

Para poner el punto final a esta serie de artículos sobre cómo se presenta la temporada del Depor es momento de hablar de tácticas, estilos de juego y demás aspectos de lo que podría ser el desarrollo de los partidos (siempre basándome en lo visto hasta ahora y según mi propia opinión, los resultados finales seguramente acabarán variando). 

Táctica: El dilema entre el 4-3-3, las piezas disponibles y la plenitud de Fariña

fuente: elidealgallego.com
Comenté en el primer artículo dedicado al Depor que la formación que parecía estar empezando a asentarse en la cabeza de Victor Fernández era un 4-3-3 con un trivote formado con Medunjanin, José Rodríguez y Juan Dominguez como teóricos titulares, siendo el gallego el que parte como enlace entre la defensa y la construcción de juego haciendo la labor de regista.

Esta táctica es común en equipos que buscan jugar con presión avanzada y defensa unos pasos por delante de lo habitual, ya que permite distribuir bien el trabajo y facilita las ayudas defensivas, pero no es perfecta. Su utilización deja algunas dudas, y en los primeros partidos de temporada una de las principales es qué labor puede desempeñar en ella Luis Fariña, uno de los jugadores más destacados de la pretemporada, si no el que más. El argentino ilusiónó por aportar un tipo de juego vistoso y efectivo, siempre partiendo desde la parte central y cogiendo el balón en campo contrario. Su posicionamiento escorado a banda le restó mucho protagonismo, hasta el punto de hacerle caer en la intrascendencia. Habrá que ver si consigue acoplarse en ese esquema, pero en caso contrario se estaría desaprovechando a un futbolista distinto y diferencial. No obstante la dificultad de centrarlo residiría en que habría que cambiar por completo el concepto de jugadores empleados en el mediocampo.

Otro de los puntos críticos está en el centro de la defensa, donde los elegidos necesitarán velocidad y capacidad de reacción para conseguir rectificar los fallos a tiempo y evitar que los rivales sean capaces de sacar ventaja de los balones a sus espaldas. Las mencionadas son dos características que nos dejan un panorama a priori incierto. Ni Insua ni Lopo, los titulares hasta ahora, destacan por su rapidez, y en los nuevos fichajes tenemos una especie de mezcla de las aptitudes necesarias. Sidnei tiene una buena capacidad de rectificación, pero en lo poco que pude verle hasta ahora (con lo que quizás me equivoque) me pareció un futbolista bastante lento. Por su parte, Diakité tiene velocidad y zancada, pero su corpulencia le quita unos segundos clave a la hora de reponerse tras un fallo. 

Con esto, es posible que los dos nuevos fichajes (aunque reitero que Diakité me parece una incógnita todavía por ser un jugador técnicamente muy limitado y habrá que ver como se amolda al equipo con esas carencias) se complementen adecuadamente, pero creo que lo más probable sería que en cuanto transcurran los partidos la dupla Insua-Sidnei se imponga como la utilizada con mayor asiduidad. El brasileño sabría aportar, además de lo mencionado, una gran salida de balón y desplazamientos en largo que tan bien saben aprovechar tanto Postiga como Toché, mientras que el canterano tiene ese criterio y capacidad de leer el juego que le permite estar casi siempre donde debe.

Estilo de juego: Pensar rápido y posicionarse un paso por delante


Más allá de los ya comentados aspectos de la defensa adelantada y búsqueda de presión asfixiante desde muy arriba, estamos viendo también un equipo en el que la figura del jugador tiene más peso sobre el bloque del que tenía el año pasado, lo que por una parte puede resultar atractivo, pero también es arriesgado en partidos en los que el rival consigue anular el juego deseado o cuando el futbolista al que se le da libertad no consigue marcar las diferencias que debería. Es, en cierto modo, un modo de jugar que aportará una situación parecida a las dos caras del Deportivo de Oltra: si funciona será muy atractivo verlo, pero si no lo hace puede acabar en desastre de una magnitud mayor de lo que se conseguiría jugando de otra forma.

Se busca que los futbolistas piensen rápido y combinen, buscando como primera opción el juego vertical pero con la premisa de aguantar el balón lo máximo posible. El juego del equipo tendrá especial dependencia de la rapidez con la que se lleven a cabo las transiciones, ya que el hecho de ejercer presión arriba tras pérdida de balón puede resultar muy peligroso si los futbolista encargados de ello llegan un segundo más tarde de lo debido. Es algo que previsiblemente empezará a verse funcionar de manera más fluida con el paso del tiempo, cuando además vaya mejorando la condición física del equipo, que a día de hoy parece no estar todavía en el punto perfecto y es algo que está pasando factura en ciertas fases del juego.

Alineación probable: Avanzando en terreno todavía inexplorado


Es complicado hacer una predicción sobre los 11 jugadores que al acabar la temporada y echar la vista hacia atrás se pueda decir que fueron los titulares. Sin tener claro cuál será la formación que acabará imponiéndose y teniendo en cuenta que puede ir cambiando con el paso de los partidos, las conjeturas actuales pueden, e incluso deben, acabar siendo completamente erróneas. Con todo, si a día de hoy tuviese que dar los nombres de los 11 jugadores que acabarán siendo los que más minutos acapararán en su posición probablemente me quedaría algo así:


Pero a día de hoy, teniendo en cuenta la imposibilidad para saber cómo se acoplarán los nuevos fichajes y el estado de forma de los jugadores a lo largo de la temporada resulta complicado. Hay una buena cantidad de jugadores en plantilla que todavía no vimos jugar, y todo dependerá mucho de sus rendimientos y la capacidad del equipo. 

¿Qué esperar?: El objetivo de asentar el proyecto

La intención debería ser la de buscar una temporada de transición para ir colocando las bases de futuro con la permanencia en la máxima categoría como necesidad ineludible para la supervivencia del club. Esta temporada el objetivo inicial es la salvación, y si nos fiamos de las palabras del entrenador parece que se ve con plantilla suficiente para lograrlo. A final de temporada se verá si la realidad fue benévola o cruel con respecto a las espectativas iniciales.

4 sept. 2014

Un repaso a la plantilla del Depor y un análisis del futuro inmediato (II)


 Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

Contenido relacionado:

Toca continuar lo empezado ayer (click arriba para leerlo). Acabaré de repasar la plantilla y dejaré para mañana el apartado sobre tácticas, estilos de juego y demás para no alargar excesivamente el artículo. Vuelvo ya a donde me quedé ayer:

Medios defensivos: Álex Bergantiños (29 años) | Cezary Wilk (28 años)


La de medio defensivo es seguramente la posición peor cubierta, de hecho ninguno de los dos jugadores en nómina para dicha tarea parten como titulares. Bergantiños parece, no obstante, el favorito de Victor Fernández cuando debe elegir entre ambos. Es un futbolista de gran brega y despliegue pero con evidentes limitaciones técnicas, de esos futbolistas que destacan cuando las cosas funcionan mal por el empeño invertido en arreglarlo pero que llegan a desesperar cuando todo lo demás va bien. No es demasiado disciplinado en algunos aspectos tácticos, y es habitual verle subiendo demasiado al ataque o fuera de sitio. Demostró que puede ser más útil como central.

El caso de Wilk es también el de un jugador que no tiene las aptitudes necesarias para ser importante en la categoría. Muy bueno en la destrucción de juego (uno de los mejores medios que pasaron por aquí en los últimos años en ese aspecto) pero carente de la técnica necesaria para ser útil en la salida de balón o en la combinación ofensiva, algo que le imposibilitará bastante a la hora de amoldarse al estilo de juego que impone el entrenador.

Volantes: Haris Medunjanin (29 años) | Juan Domínguez (24 años) | José Rodriguez (19 años)


Tres futbolistas de garantías se ocuparán de formar el teórico trivote. Ninguno de ellos es defensivo puro, pero sí tienen características mixtas que ayudarán a solventar la carencia de un jugador dedicado a esa tarea específica. El recientemente mundialista Haris Medunjanin pondrá a disposición del equipo su calidad a balón parado y su técnica para intentar ayudar desde el centro del campo. Quizás se le pueda reprochar cierta apatía en su juego, pero es el jugador con más talento en bruto del equipo. Con capacidad para defender, construir y ser un llegador, es también el jugador más completo en esta posición, poseyendo también un potente disparo de media y larga distancia.

Por su parte, Juan Domínguez parece ser el elegido del entrenador para hacer una labor de centrocampista atrasado con funciones de director de juego, lo que en Italia se denomina regista, rol que en este siglo se suele ejemplarizar con el Andrea Pirlo de los años del Milan de Ancelotti. El 10 deportivista tiene condiciones para conseguir hacer un buen papel en esa posición (diría que su mejor partido la temporada pasada lo hizo ejerciendo esa función) pero para ello debe dar por fin ese paso adelante que muchos le exigen desde hace tiempo y convertirse en algo más que en el buen organizador que ya demostró ser. Debe poner todo su empeño para que esta sea la temporada de su confirmación.

El más joven de la plantilla es José Rodríguez, cedido por una temporada procedente del Real Madrid. A sus 19 años demuestra carácter, intensidad y mucha clase con el balón en los pies. Concibe muy bien el concepto de presión adelantada que el técnico busca en sus jugadores y aporta un gran despliegue físico en esa tarea. En campo propio está demostrando también saber cuando morder, tiene buen ojo para hacer faltas tácticas en el momento adecuado.

Extremos derechos: Isaac Cuenca (23 años) | Ivan Cavaleiro (20 años) | Lucas Pérez (25 años)


Isaac Cuenca llegó esta temporada como uno de los fichajes estrella. Procedente del Barcelona, el futbolista de Reus quiere dejar atrás su pesadilla con las lesiones y volver a convertorse en el extremo con desborde que había demostrado ser. Está jugando con gran sacrificio ayudando en la presión y en la defensa y llegando con peligro al área.

Otro de los nuevos futbolistas en plantilla es Ivan Cavaleiro, cedido por el Benfica y al que su polivalencia le permite jugar en ambas bandas y como delantero centro, pero lo más habitual es verle en la derecha, el lado de su pie bueno. Está demostrando ser un jugador bastante eléctrico, pero también indisciplinado e incluso temerario. Debe madurar mucho todavía para ser titular, y es posible que su paso por el Depor sólo le sirva como forma de foguearse. Por lo visto hasta ahora no creo que un año le llegue para alcanzar la madurez, parece faltarle aún bastante camino por recorrer.

Lucas Pérez volvió a su ciudad para jugar en el Depor después de pasar por el fútbol ucraniano y griego. todavía no pudo debutar oficialmente debido a las lesiones, pero seguro que cuando se recupere será importante si consigue ofrecer su nivel. Buen golpeo de balón, buen centrador y olfato goleador. Es un futbolista de banda, aunque se encuentra cómodo metiéndose hacia el centro debido a que suele jugar a pierna cambiada (es zurdo). Se espera que su recuperación se complete durante este mes.

Extremos izquierdos:  Diogo Salomao (25 años)

Salomao es el único jugador de la plantilla incluido en este puesto, pero no significa que sea el único con capacidad para jugar por la banda izquierda del ataque, de hecho todos los que se incluyen en el anterior apartado también saben lo que es jugar en la banda zurda, y tanto Luisinho como Fariña también son opciones para este flanco. El portugués es un futbolista eléctrico y con gran capacidad de desborde. Le gusta llegar a la línea de fondo y tiene buena capacidad centrando. Necesita que le respeten las lesiones.

Mediapuntas: Luis Fariña (23 años) | Juan Carlos (23 años)


Luis Fariña llegó e ilusionó. Su pretemporada fue brillante, demostró una grandísima técnica, talento y rapidez mental para crear las jugadas, aunque las cosas se torcieron cuando empezó la competición oficial y Victor Fernández empezó a escorarlo a la banda. Jugando de extremo no parece saber rendir como lo hace cuando juega en el centro, y eso puede ser un problema a la hora de confeccionar la alineación. Al argentino le gusta influir en el juego en la parcela central, cogiendo el balón un poco antes de tres cuartos de campo y acercándose al área mediante zancada y regate. Su talento ilusiona, pero deberá conseguir adaptarse a la formación (aunque por lo visto hasta ahora podría compensar adaptar en la medida de lo posible la formación a él) o podría acabar sin desplegar el juego que mostró en su primer mes en Coruña.

El caso de Juan Carlos es más complicado. El técnico parece no querer utilizar un mediapunta, y el canterano no tiene posiciones secundarias en las que jugar con fluidez. Fue uno de los descartes, pero no consiguió encontrar un equipo de su agrado para marcharse cedido, por lo que parece poco probable que dispute minutos teniendo en cuenta la gran competencia que tendrá en la línea de ataque. Tiene talento y buena técnica, pero necesita minutos para completar su tiempo de formación y el tiempo sigue su curso. Otro año sin tener suficientes partidos sería muy negativo, casi fatal, para su progresión.

Delanteros: Toché (31 años) | Hélder Postiga (32 años)


Toché llegó el pasado invierno para reforzar el ataque y lo hizo bien, aportando 4 goles en la última fase del campeonato y este curso se vuelve a confiar en él como integrante de la plantilla. A pesar de que en sus primeros años como futbolista profesional no destacaba ni mucho menos por ser un goleador, su paso por Cartagena cambió su perfil completamente y se convirtió en un hombre de gol hasta el punto de que llegó a un equipo con presencia en Europa como el Panathinaikos. En los primeros partidos de la temporada está aportando mucho sacrificio, desviviéndose en la presión y aportando un buen juego de espaldas.

Para acompañarle en el puesto de 9 llegó Hélder Postiga tras rescindir su contrato con el Valencia. A estas alturas no se puede engañar a nadie diciendo que el portugués sea un killer, pero aporta otro tipo de cosas al juego del equipo. Ayuda en la combinación, es batallador y sabe desenvolverse bien en ese rol de 'delantero aislado' al que tan habituados estamos a ver por Coruña, aunque a la vez sus características de trabajo y lucha hacen que su desempeño sea más productivo con compañeros rodeándole. Se amoldará muy bien al estilo de presión que busca el mister.

3 sept. 2014

Un repaso a la plantilla del Depor y un análisis del futuro inmediato (I)


 Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

La temporada del Deportivo de La Coruña se presenta todavía como una incógnita. Con un nuevo entrenador que llega para intentar darle un estilo diametralmente opuesto al equipo y una importante cantidad de fichajes para mejorar la plantilla, en Coruña se vive con cierta duda lo que puede dar de sí esta temporada tras un periodo de fichajes aceptable para algunos y decepcionante para otros. Es momento, ahora que la plantilla está cerrada (ya no quedan dorsales profesionales libres) de analizar a este grupo de jugadores y especular sobre lo que pueden dar de sí este torneo que significará de nuevo la vuelta a la máxima categoría.

Entrenador: Víctor Fernández (53 años)

Fuente: stadiosport.es

El entrenador aragonés llegó apostando por un juego combinativo, vertical y de presión avanzada. Desde su fichaje se caracterizó por buscar la movilidad en los jugadores de ataque y la utilización de una defensa adelantada. En cuanto a la táctica, vimos alternancia entre el 4-2-3-1 y el 4-3-3, y parece que será esta última la que predominará durante la temporada si nada cambia.

No parece, por otra parte, que la cantera vaya a tener presencia destacada en el equipo, teniendo en cuenta que los únicos futbolistas del filial convocados durante los dos primeros partidos de liga, cuando la plantilla aún no estaba cerrada, fueron Remeseiro y Iago, sin que ninguno tuviera minutos oficiales. Parece que este año se favorecerá la inmediatez del presente.

Portería: Germán Lux (32 años) | Fabricio (26 años)


La portería será una de las posiciones mejor cubiertas esta temporada. A pesar de que Lux está teniendo un inicio de temporada  dubitativo y con actuaciones lejos de su nivel, no es algo que haga olvidar su anterior año, donde demostró ser un portero de sobrado nivel para Primera División. Tiene personalidad, autoridad y sangre fría, es muy solvente con el balón en ambos pies y sus reflejos están sobradamente probados.

Por su parte, Fabricio es un portero que creció enormemente desde que se fue de Coruña con destino a Valladolid. Debutó en Primera con 20 años, con ciertos problemas de confianza y mostrando verdaderos apuros para atrapar balones por alto, pero regresó más maduro, con personalidad y confianza. Un portero más expeditivo que su rival por el puesto, al que le gusta meterse en el partido y salir del área pequeña cuando se presenta la ocasión. No ofrece tantas garantías con el balón en los pies, pero sus reflejos están a la altura de la categoría.

Lateral derecho: Laure (29 años) | Juanfran Moreno (25 años) | Manuel Pablo (38 años) | Seoane (26 años)


Laure parte como teórico titular en el puesto más masificado de la plantilla. El madrileño derrocha trabajo y pundonor en la banda, y a pesar de que sus dotes ofensivas no son del todo fiables, su esfuerzo hace que sepa subsanar estas carencias con cierta solvencia, además de ser un portento físicamente. Es el primero en empezar a correr y el último en cansarse. Siempre cumple.

Juanfran Moreno llegó en el último día del periodo de traspasos con el cartel de poder jugar también como extremo, pero creo que su posición habitual será en la linea defensiva. Es un futbolista con recorrido y voluntad, pero la pasada temporada demostró ser probablemente el peor lateral de la categoría. Le faltan conceptos defensivos y sentido táctico. 

El que estará por 17ª temporada en la plantilla deportivista será el capitán Manuel Pablo, que muy posiblemente encare su último año como profesional. Un luchador nato que a pesar de que la edad no pasa en balde posee la veteranía suficiente como para no sufrir contra extremos rivales que no le superen excesivamente en velocidad. Aportará mucho en el vestuario, pero sería extraño verle jugar con asiduidad. La Primera División es un reto bastante complicado para un lateral de 38 años, aunque puede ser útil como central en partidos determinados.

El que necesitaría poco menos que un milagro para tener minutos será Diego Seoane, que parte una temporada más como descarte, aunque no sería la primera vez que acabase asentándose en el equipo tras no contar inicialmente. Es un caso curioso, diría que infravalorado por unos y sobrevalorado por otros, pero lo que sí es cierto es que es un futbolista válido. Tiene recorrido y es sin duda el más productivo en ataque de todos los laterales diestros en plantilla, aunque tiene lagunas defensivas importantes.

Lateral izquierdo: Roberto Canella (26 años) | Luisinho (29 años)


Roberto Canella, un clásico nombre relacionado con el Depor en los mercados de fichajes, llegó por fin a Coruña y parece que tiene su sitio como lateral zurdo titular. Es un jugador bastante completo que defiende con solvencia y ataca con sentido, siendo consciente de sus limitaciones y con una buena colocación. Contra el Rayo los dos goles llegaron por su banda, pero apenas se le puede achacar nada en ellos.

El portugues Luisinho parte como un hombre de banda polivalente. En la pasada temporada mostró desborde, descaro y valentía (quizá demasiada) y debe demostrar que tras el salto a primera puede seguir siendo aquel jugador que sabía crear peligro al acercarse al área. Parece que Victor Fernandez cuenta con él como revulsivo para las segundas partes.

Centrales: Pablo Insua (20 años) | Albert Lopo (34 años) | Sidnei Rechel (25 años) |Modibo Diakité (27 años)


El centro de la defensa fue la posición que más quebraderos de cabeza dio a la dirección deportiva del club, al menos en apariencia. Hasta hace 24 horas, sólo dos futbolistas eran aptos para jugar en esa posición, siendo uno de ellos Pablo Insua, uno de los principales productos de la cantera. Después de un año excepcional en Segunda, esta vez se le plantea el exigente reto de la máxima categoría. Buen posicionamiento, convincente salida de balón y un enorme potencial son probablemente sus principales virtudes.

Su acompañante hasta el momento fue Albert Lopo. El ex jugador del Getafe llegó el año pasado y fue uno de los baluartes en la segunda vuelta, contribuyendo en gran medida a dar estabilidad defensiva al equipo. En Segunda demostró dar el nivel, pero a sus 34 años y después de ser suplente habitual en los últimos años quizás no esté para ser primera opción en esta categoría. La velocidad nunca fue su fuerte, y aunque en el último partido su actuación fue notable, la defensa adelantada no es algo que le beneficie.

El portugués Sidnei fue uno de los fichajes a última hora del Depor. Llega como un jugador con gran salida de balón, buena capacidad de reacción y autoridad en el juego aéreo. Es muy fuerte, pero la velocidad no es una de sus virtudes. Podría tener también algún que otro problema a la hora de jugar adelantado.

Por último, Modibo Diakité fue la llegada más tardía, una vez cerrado el periodo de fichajes. Sus más de 1,90 metros de altura dan buena fé de su capacidad por alto y su fuerza, pero a pesar de su corpulencia tiene bastante velocidad. Lo que no se puede esperar de él es ningún tipo de garantía con el balón en los pies, pues es un futbolista bastante torpón en ese aspecto. Sirva este gif a modo de anécdota para describir su habilidad. Una incógnita.


Mañana más...

2 sept. 2014

Deshilachando al campeón


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

El Real Madrid de la temporada pasada contaba posiblemente con una de las mejores plantillas de la historia del fútbol. Equilibrada, con la mayoría de jugadores clave en picos altos de rendimiento y lo suficientemente amplia como para tener garantías en la rotación. No sólo contaban con 2 jugadores por puesto, sino que en la mayoría de posiciones, esos dos futbolistas eran de gran nivel y de estilos diferentes, lo que también facilitaba amoldarse al rival y a las circunstancias. Ganaron la ansiada décima Copa de Europa, pero al terminar ahora el periodo de traspasos las sensaciones son de cierta duda.

El primer culebrón llegó con la portería. Diego López fue el titular la pasada temporada y rindió a buen nivel, mientras que Casillas llegaba de hacer un Mundial desastroso y que despertó muchas dudas con respecto a su futuro, unido a la llegada de un Keylor Navas cuyo estilo bajo palos es muy similar al del capitán. Finalmente, la marcha de Diego López dejó en el equipo a dos guardametas de corte similar, más de reflejos que de disciplina, y eso quizás puede llegar a ser un handicap. Pocas veces se valora el hecho de que, igual que un lateral puede ser defensivo, ofensivo o completo, un portero también puede tener múltiples formas de jugar, y si existe la ocasión de contar con dos diferentes de buen nivel ha de aprovecharse, porque otorgan variantes muy interesantes a lo largo de la temporada. 

La marcha de un Xabi Alonso muy criticado en los últimos tiempos deja también un hueco difícil de llenar, más aún con la nueva lesión de Khedira. El futbolista vasco es uno de los mediocentros más completos de la última década, y Toni Kroos no es por el momento más que un principiante en ese tipo de labores, ya que lo que le llevó a ser un futbolista contrastado fueron otro tipo de aptitudes. El alemán tiene condiciones para jugar en ese puesto, pero a costa de renunciar a hacer labores más diferenciales que son más difíciles de encontrar en un jugador y que se desaprovecharían retrasando su posición. La otra opción está en un Illarramendi que tendrá su última opción de demostrar que puede ser válido en el Real Madrid, pero la anterior temporada dejó muchas dudas sobre su potencial. La otra opción estaría en Modric, pero es el mismo caso que Kroos, el croata también aporta infinitamente más jugando en posiciones más adelantadas. 

Otro aspecto polémico llegó con el 'cambio de comos' realizado al fichar a James y dejar en segundo plano al que fue una de las piezas claves del campeonato de Europa ganado por el equipo de Ancelotti, Ángel Di María. El argentino demostró el año pasado que es un futbolista diferencial, capaz de activar al equipo y de aportar variantes en ataque que serán quizás más difíciles de ver en James. Es evidente que sacar 75 millones por un jugador es una buena operación, pero si su sustituto va a cobrar mucho más y cuesta 80 millones, la brillantez de la operación queda empañada. 

El único salto de calidad se pega en la punta de lanza, donde Morata se fue para recibir a un Chicharito que aporta gol, oportunismo y lucha, pero que tampoco es un jugador de clase suficiente como para que pueda reactivar a Benzema, porque no parece probable que vaya a amenazar su titularidad. 

El partido contra la Real Sociedad levantó ampollas y activó algunas alarmas que por el momento son débiles ya que un partido de pájara es siempre algo dentro de lo posible, pero que al vigente campeón de Europa le remonten un 0-2 y acabe siendo goleado no deja de mostrar que quizás los cambios efectuados no fueron en la buena dirección. El equipo parece descompensado de mediocampo hacia abajo y la temporada puede hacerse larga. Está por ver si fue sólo una mota de polvo o la macha se irá haciendo más grande.

Veteranos de Guerra (XLI): Changui



Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

Quizás el protagonista de hoy no tenga el caché ni el glamour de otros jugadores homenajeados en esta sección como Teddy Sheringham o Edgar Davids, pero lo que es innegable es que es un veterano en activo y que últimamente está dando bastante guerra, aunque a un nivel bastante más modesto que en sus tiempos en el fútbol de Primera División.


Nombre: Marcos Javier Yáñez Fernández

Apodo: Changui

Nacimiento: 10/04/1977

Edad: 37

Club del debut: SD Compostela

Club actual: Ribadumia

Veces internacional: -

Demarcación: delantero



 
Curiosidades:

  • Nació en una localidad de Boiro llamada A Changuiña, y de ahí viene su apodo futbolístico.
  • Fichó por el Compostela procedente del Boiro a cambio de un lote de material deportivo.
  • Comenzó su carrera siendo una firme promesa. Llegó a levantar el interés del Atlético de Madrid, pero su cláusula era demasiado elevada, el equivalente a unos 6 millones de euros. (dato extraído de Renaldinhos).
  • Discrepancias con la directiva del club le llevaron a ser expedientado y cedido como castigo al Pontevedra, que militaba en 2ªB. Lejos de hundirlo, se convirtió en el máximo goleador de la categoría y se revalorizó.
  • No salió bien del Compostela, y cuando se enfrentó contra su ex equipo vistiendo la camiseta del Elche manifestó: "Es un secreto a voces que mi relación con el Compos siempre fue mala, sobre todo con los directivos. Lo siento por mis ex compañeros, pero para mí cuanto más abajo estén, mejor"
  • Uno de los artífices de la llegada de Changui a Coruña fue David Vidal. El entrenador explicó en una entrevista que después de que el presidente del Compos, Jose María Caneda, le dijera que el equipo atravesaba apuros económicos, decidió basar el juego del equipo en el lucimiento del delantero y así conseguir sacar dinero por su venta, algo que hizo que el Deportivo se fijase en él.
  • Su época en el Depor no fue de ayuda para su carrera. Su papel en el equipo blanquiazul se limitaba al de ser el habitual máximo anotador de los partidos de pretemporada, pero finalmente siempre acababa siendo cedido a equipos de 2ª e incluso al Skoda Xanthi. 
  • Su estancia en Xanthi terminó mal. Rescindió su contrato con el equipo griego sin permiso del Depor y acabó siendo expedientado y despedido, un despido que años más tarde se declaró como improcedente y obligó al club coruñés a indemnizar con más de 200.000€ al futbolista.
  • Actualmente es el máximo anotador del Grupo I de la Tercera División, con 6 tantos en 2 partidos, que colocaron al modesto y recién ascendido Ribadumia como lider de la categoría.

Trayectoria:

  • 1996-1997 Vista Alegre
  • 1997-1998 SD Compostela 
  • 1998-1999 Pontevedra (cesión)
  • 2000 Deportivo
  • 2000-2001 Elche (cesión)
  • 2001-2002 Poli Ejido (cesión)
  • 2002-2003 Deportivo
  • 2003-2004 Las Palmas (cesión)
  • 2004-2005 Deportivo / Pontevedra (cesión)
  • 2005-2006 Skoda Xanthi (cesión)
  • 2006-2007 Extremadura
  • 2007-2009 Ciudad de Santiago 
  • 2009-2010 Santiago
  • 2010-2011 Boiro
  • 2011-2012 Estradense
  • 2012 Ribeira
  • 2012- Ribadumia
Palmarés:

-


21 ago. 2014

#ONosoDerby, de vuelta a primera


En el día de hoy, Galicia vuelve a vestirse de corto para ver como los dos principales equipos de la Comunidad Autónoma se enfrentan con rivalidades renovadas tras un año en el que el conjunto vigués permaneció en la máxima categoría mientras el Deportivo que pelear por volver a la élite tras una temporada en el infierno de la Liga Adelante.

El encuentro enfrenta a dos equipos en dinámicas bastante distintas. El Celta llega tras una buena temporada pasada y un buen juego afianzado este curso de la mano de Eduardo Berizzo, que vuelve a disputar un derby una década después, esta vez en los banquillos. Por su parte, el Deportivo llega tras un último año convulso y sin encontrar buenas sensaciones en este primer tramo liguero, incluso llegando a perder 2-8 ante el Real Madrid en su último partido en casa. No obstante, un derby es uno de esos partidos en los que todo puede pasar, y ganará el equipo que mejor sepa manejar la tensión combinándola con efectividad.

Si algo tiene para motivar ilusión este partido es que ambas aficiones llegan en un gran momento, y el seguimiento que alcanzan ambos equipos por parte de sus respectivas gradas goza de buena salud. El Celta supo rentabilizar en forma de apoyos la rivalidad contra el Depor en la liga de la temporada de su último ascenso, y desde su vuelta a primera su seguimiento se mantiene en buenos números. Por su parte, al Depor no le faltaron ánimos desde las gradas durante los momentos más delicados de su historia, y esta temporada no parece que las cosas cambien. Prueba de ello son las buenas cifras de abonados y las grandes ventas de la nueva segunda camiseta, agotada en cualquier lugar que vendiese equipaciones de fútbol de forma rápida desde su lanzamiento.

Será un encuentro en el que ambos equipos querrán demostrar quién es el mejor de Galicia, y de hecho una victoria colocaría como tal a cualquiera de los dos, al menos a efectos de clasificación en la tabla. Disfrutemos, esta noche tenemos por delante dos horas de fiesta de fútbol.

17 jul. 2014

Jugadores olvidados (XIX): Fabiano Eller


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

El protagonista de hoy en esta sección dedicada a devolver a la memoria a aquellos jugadores a los que el paso de los años fue borrando de nuestra mente es uno de los fiascos más recordados en los últimos años por la afición del Atlético de Madrid.
Fabiano Eller dos Santos


Demarcación: defensa central
Nacionalidad: brasileño
Edad: 36
Sus equipos en España: Atlético de Madrid(2007-2008)



¿Cómo llegó a España y qué hizo en nuestra Liga?

Fabiano Eller se inició en el mundo del fútbol a la edad de 10 años, en las categorías inferiores del modesto (y desaparecido) club de su localidad natal, el Linhares Esporte Clube. 8 años después fichó por el prestigioso Vasco da Gama, donde debutó como profesional en 1996. Por aquel entonces jugaba como pivote, y aunque su papel en el equipo era de poco peso, ganó en dos ocasiones el Brasileirão (1997, 2000) con el equipo carioca, además de una Copa Libertadores (1998) y un puñado de competiciones menores. Su ciclo en el Vascão llegó a su fin en 2002, después de una etapa complicada tras ser uno de los señalados en la derrota del equipo ante el Flamengo en la final del Campeonato Carioca de 2001, algo que, según el propio futbolista reconoció años después, pudo haber hundido su carrera.

Curiosamente, tras un infructuoso y breve paso por Palmeiras, recaló en 2003 en el equipo que le había hecho pasarlo tan mal dos años antes, el Flamengo, con el que, esta vez sí, levanto el Campeonato Carioca en 2004. Fue en esta etapa cuando su posición fue retrasada a la de central, y en sus dos años con el Fla fue uno de los jugadores indiscutibles, antes de ser cedido al Al-Wakrah qatarí.

En su regreso a Brasil, fichó de nuevo por un equipo de Rio, el Fluminense, donde no permaneció mucho tiempo antes de dar su salto a Europa para engrosar las filas del Trabzonspor turco, aunque no tardó mucho antes de volver a Brasil mediante un fructífero préstamo a Inter de Porto Alegre. En el club gaúcho ganó una Libertadores y el Mundial de Clubes de 2006, siendo titular en la final que ganaron al Barcelona de Frank Rijkaard por 1-0. En aquella competición fue, además, en la que su compañero de equipo Alexandre Pato se confirmó como joven promesa. Su buen hacer en aquella etapa le valió ganarse de nuevo su llegada a Europa, en este caso al Atlético de Madrid, que desembolsó un millón y medio de euros al Trabzonspor por su fichaje.

En sus dos temporadas en Madrid se convirtió en objeto de la ira de la afición colchonera a partir de su llegada en el invierno de 2007. Llegó como el ansiado central zurdo pedido por Javier Aguirre, pero no supo adaptarse al fútbol español y su papel fue más que mediocre. Uno de los momentos más recordados de su paso por España fue su gol contra el Villarreal, muy criticado por haber sido tras una jugada en la que el Atleti siguió el juego (con el consentimiento de Muñiz Fernández) mientras Guille Franco permanecía en el suelo visiblemente lesionado. Los futbolistas rivales habían recriminado también a los del Atlético posteriores burlas, y Jose Enrique llegó a manifestarse en estos términos: "Para acabar de rematar lo sucedido sólo faltaba el tonto de Eller". Su tiempo en el club rojiblanco acabó en verano del 2008, tras rescindir su contrato y compartir vestuario con un amplio elenco de fiascos recientes del equipo madrileño a pesar de su breve estancia, como Cléber, Mista, Pernía, Maniche, Costinha o Seitaridis.


"para acabar de rematar lo sucedido sólo faltaba el tonto de Eller

Ver más en: http://www.20minutos.es/deportes/noticia/villarreal-tonto-eller-220789/0/#xtor=AD-15&xts=467263
"para acabar de rematar lo sucedido sólo faltaba el tonto de Eller

Ver más en: http://www.20minutos.es/deportes/noticia/villarreal-tonto-eller-220789/0/#xtor=AD-15&xts=4672
¿Qué fue de él?

Volvió a Brasil desencantado con el fútbol europeo para recalar en el Santos, donde reverdeció algunos viejos laureles, pero su historia no acabó bien. Tuvo problemas con los técnicos cuando pidió no jugar un partido contra Sport Recife, ya que de esa forma acumularía 7 partidos en el campeonato brasileño y no podría firmar por otro equipo de la misma liga, objetivo que el jugador perseguía. Tras este incidente fue apartado del equipo durante un mes hasta que finalmente rescindió su contrato.

En 2009 amenazó con denunciar al Atlético por impago de medio millón de euros, algo que les habría impedido fichar en el mercado invernal de aquel año, pero al final el problema se quedó en nada.

Una vez se deshizo de su compromiso con Santos volvió a Internacional, con quienes consiguió su segunda Copa Libertadores antes de regresar al fútbol de Qatar, esta vez al Al-Ahli. Se llenó los bolsillos durante un año para acabar de una forma que ya se hacía habitual en su carrera: la rescisión de su contrato en febrero de 2011.Después de esto, se dedicó a ir y venir por equipos modestos del fútbol de su país, fichando primero por el São José de Porto Alegre y más tarde por el Brasil de Pelotas y Audax Río, antes de llegar a principios de 2014 a su actual equipo, el Red Bull Brasil, donde a sus 36 años da ya sus últimos pasos en el fútbol profesional.

15 jul. 2014

La insoportable levedad de la canarinha


   Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

¿Qué hace que Brasil lleve años siendo mucho menos temida de lo que desde siempre fue lo habitual? La respuesta puede llegar a ser compleja, pero sin duda genera un curioso debate del que existen numerosas versiones. La canarinha, la eterna fábrica de talento y espectáculo, lleva poco menos de una década (el Mundial 2006 marcó el inicio del presente declive) sin brillar, sometida a una monotonía y una falta de ideas que hizo que, progresivamente, dejasen de provocar pánico en sus rivales. Brasil lleva tiempo sembrando más dudas que temores, y eso es preocupante cuando se habla del país con más Campeonatos del Mundo y más Copas Confederaciones de la historia.

Tras ganar la Copa América en 2004 y la Confederaciones en 2005, la Verde-Amarelha llegaba a la gran cita del Mundial 2006 como una de las grandes favoritas. Aquel equipo tenía al que era vigente Balón de Oro, Ronaldinho, y al siempre temible Ronaldo (que había vuelto a ser un delantero enormemente determinante tras sus graves problemas con las lesiones) como principales estrellas, rodeados por veteranos ilustres como Roberto Carlos y Cafú y jóvenes que pisaban muy fuerte como Robinho, Adriano o Kaká. Parecía que lo tenían todo, pero Francia se cruzó en el camino para dejarles fuera en cuartos de final. A partir de ahí comenzó una monótona etapa del conjunto brasileño que hasta el día de hoy parece no querer llegar a su fin, y que vivió una nuevamente decepcionante etapa en el Campeonato del Mundo celebrado en su país, donde el hecho de que llegasen más lejos que en las dos anteriores ediciones no puede hacer olvidar que el juego no estuvo a la altura de las expectativas, y el histórico 7-1 sufrido ante Alemania será un buen recordatorio de ello.

¿Qué pasa en la cuna del talento? Quizás, a día de hoy, lo más evidente sea el hecho de que hace falta un delantero, una referencia en el frente de batalla que se dedique a algo más que a ser un pivote que ayude a que Neymar reciba el balón de cara, la que pareció ser la única labor destacable de Fred en el entramado táctico de Scolari durante el torneo que acabó recientemente. Alguien con el talento necesario para decidir partidos por sí mismo como lo hacía Ronaldo en sus mejores tiempos (aunque dudo que volvamos a ver en mucho tiempo a alguien que lo haga de forma tan bestial). 

En la generación que estaba destinada a coger el relevo tras el fracaso de 2006, Adriano se erigía como el heredero ideal de O Fenómeno, lo tenía todo, incluso similitudes asombrosas en cuanto a definición. Parecía el heredero ideal y justo aparecía en el momento del declive de su predecesor, pero todo acabó saliendo muy mal para El Emperador y el mundo del fútbol perdió al que podría haber sido el mejor 9 de su generación. Más tarde llegó Alexandre Pato, que irrumpió de forma firme, como queriendo decir que con él por fin Brasil tendría una referencia. Era un jugador distinto a los dos mencionados, pero igualmente genial. Parecía que habría quien cubriese bien ese puesto que llevaba más de 10 años siendo especialmente bien ocupado por jugadores más que brillantes, y que se había convertido ya en un quebradero de cabeza importante. Pero la historia de Pato fue también un relato de fracasos y decepciones, hasta el punto de que a sus tan sólo 24 años parece difícil que vuelva a ilusionar a nadie, y hoy por hoy no parece haber mucho más donde buscar para este puesto.

Tras ver estos dos ejemplos de estrellas fugaces, resulta preocupante ver que no fueron ni mucho menos los únicos jugadores de referencia que perdió Brasil en los últimos años, ya fuese en forma de promesas que nunca llegaron a cumplirse o de futbolistas que sí consiguieron ser cracks pero su estrella se apagó rápidamente debido a variopintas causas. En el primer grupo podríamos situar a Robinho, Ganso o Leandro Damiao, mientras que al segundo pertenecerían Kaká o Ronaldinho. Fuese como fuese, los 5 mencionados son nombres que Brasil perdió y que habrían podido, a día de hoy (unos como veteranos y otros como estrellas en auge) haber hecho de esto una historia más feliz. No fue así, y la pentacampeona seguirá siéndolo, sin poder aumentar a seis su colección de trofeos. 

El talento se apagó demasiado pronto en las grandes estrellas del Brasil de los últimos años, y eso provocó que la selección actual esté formada de veteranos cumplidores pero no geniales (Thiago Silva es genial en su posición, pero no es ese tipo de genialidad la que definió a Brasil desde sus orígenes), clase media y jugadores que serán estrellas pero aún les queda dar el paso definitivo (Neymar, Oscar y el ausente Lucas), lo que dio como resultado un conjunto insuficiente para pelear por lo importante. Brasil depende precisamente de que esa nueva generación de genios no se apague y consigan crear la magia de nuevo. Estamos ante una Brasil de transición, algo que ya ocurrió en otras épocas a lo largo de la historia, y que siempre acabaron desembocando en lo mismo: el resurgir de la genialidad. Hay que esperar y tener paciencia. Brasil siempre renace.

9 jul. 2014

Un hombre de grada



  Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com
 
En el día de ayer los menos madrugadores nos despertamos con una noticia cuanto menos inesperada: Fernando Vázquez era destituido como entrenador del Deportivo a escasos días de comenzar la pretemporada, tras lograr un ascenso que a comienzos de campaña se preveía complicado y después de que la directiva le ratificara como el hombre que llevaría el timón del equipo en Primera División.

Vázquez siempre fue un tipo peculiar, un hombre con un estilo marcadamente diferente que le llevó a chocar con algunos egos en el vestuario, siendo Carlos Marchena el ejemplo más destacado. También tuvo sus detractores en la grada, algo de lo que ningún entrenador escapa en este mundo en el que cada aficionado tiene dentro una vanidad inherente que le lleva siempre a creerse más válido para los trabajos ajenos que el prójimo que los ocupa. Pero fuera de todo eso, el paso del técnico eternamente vinculado a su Castrofeito natal, dejó en mucha gente una gran sensación de identificación.

Cuando llegó, lo hizo como un elefante en una cacharrería. Su extravagante personalidad fue precisamente lo que necesitaba un vestuario hundido y una afición afligida en uno de los peores momentos de la historia blanquiazul. Los jugadores le respetaban, el público le quería y la directiva cogía aire gracias a un final de temporada que a punto estuvo de reflotar a un transatlántico hundido desde hacía mucho tiempo. Era un momento idílico, que parecía que se mantendría de esa forma durante mucho tiempo. Parecía que había proyecto de futuro, a pesar del doloroso descenso y la complicada situación económica.

Llegó el duro año en segunda con un comienzo desalentador, con fichajes que no conseguían hacer una plantilla del todo fiable, problemas económicos y muy pocos futbolistas con contrato profesional en un equipo obligado a ascender, lo que hizo que la afición comenzara su viaje hacia la angustia. Fernando Vázquez supo hacerlo bien, aportó cordura en lugar de artificio, y mediante un juego conservador consiguió alcanzar el objetivo de los puestos de ascenso directo antes de Navidad, época en la que le quitaron al jugador sobre el que cimentaba su ataque, Culio. Le trajeron a otro, Salomao, pero el nuevo equipo que creó para aprovechar su figura duró apenas un mes, lo mismo que aguantó la pierna del portugués antes de lesionarse de gravedad. Ante esto no tuvo más remedio que buscar un último pilar ofensivo, y lo encontró en un Sissoko genial, pero fuera de forma. Así, privado dos veces de ese hombre diferencial que marcaba las diferencias y hacía bueno el gran trabajo de su defensa y teniendo que dosificar al tercero, llegó a la jornada final con el ascenso en el bolsillo. Un mérito encomiable, tachado de minucia por un sector importante de una grada caída ya en depresión porque su equipo no jugaba como los ángeles, sin valorar que lo importante (y lo realmente complicado) era el ascenso. Su cercanía al espectador fue calificada de populismo por algunos, pero siempre opiné que simplemente era normalidad, una cuestión de entender lo que era una grada. En un mundo de egos y narcisismos, un hombre que no rehuya al contacto con el aficionado es extraordinario y necesario, porque dota de normalidad a un mundo basado en lo absurdo, que erige a personas corrientes en deidades con derecho a todo.

Vázquez se va, creo que no exagero si lo digo, después de salvar el futuro del Depor, o al menos después de conseguir suavizar de forma muy importante las consecuencias de un segundo año en el infierno. No hay personas por encima de los colores, pero sí que debería ir con el escudo el defender lo justo, y lo justo habría sido dejar a Vázquez defender lo que había conseguido y callar las bocas que lo criticaban. Es cierto que sus palabras del sábado no fueron afortunadas, que algunos fichajes podrían complicarse al saber que hay 'cantidades decentes de dinero' y que las quintas opciones se sientan descalificadas, pero demostrar de esta forma que estabas manteniendo a un entrenador en el que no confiabas también es, en mi opinión, un error que se paga. No obstante, la directiva es la que manda, la mayoría les eligió para ello y no se gana nada con luchas absurdas, sólo toca mirar hacia el futuro buscando unir a todos los sectores del club para conseguir más fuerza. Pero para mí, y para otros muchos, ayer fue un día triste en lo futbolístico. El más triste desde el descenso de 2011, y quizás más doloroso aún por el hecho de que en este caso no fue una cuestión de justicia futbolística. Gracias por todo, Fernando.