mayo 2013

30 may. 2013

Revienta los cimientos


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com



Florentino Pérez sacó recientemente a relucir un tema que suele ser tabú entre los personajes públicos para evitarse confrontaciones con un gremio del que actualmente tanto depende la imagen de cualquier famoso cuando sacó los trapos sucios de la prensa, que tan evidentes son y que tan poco freno encuentran entre los responsables. Utilizaré esa crítica del presidente del Real Madrid como excusa para tratar el tema desde una perspectiva menos cortés, sin la necesidad de quedar bien con nadie, sino solamente de hablar claro y administrar un poco de propia medicina. Hablaré generalizando por no redundar, pero está claro a qué grupo me refiero dentro del mundo del periodismo: al grupo de mediocres que tienen montado su circo y no dejan lugar para los buenos.
 
Desde ya quiero dejar claro que esto no es un ataque al periodismo ni mucho menos, sino una defensa del mismo porque defiendo lo que creo que debería ser. Una defensa de una profesión secuestrada por camorristas con bufanda, con conocimientos generalmente muy limitados sobre lo que hablan y demasiado pícaros como para buscar hacer de su trabajo algo interesante para el público cuando sale mucho más fácil y rentable crear crispación, decir medias verdades o echar agua a la hoguera para que salga el humo para conseguir la atención.

Está de moda el extremismo, el salir públicamente a defender la postura propia mediante la exageración y la exposición pública de burradas con tal de que se hable de lo que uno dice. Las tertulias son discusiones de taberna en lugar de debates entre personas racionales y se basan en hablar de trivialidades o en quedar continuamente en ridículo con afirmaciones de exacerbado sentimiento bufandista, que sirven para enardecer a una legión de gente con igual gusto por quedar en evidencia. No nos gusta ese juego, no nos gusta que nos vendan motos que no arrancan, no nos gusta perder el tiempo con desvaríos de gente que no tiene ni idea de hacer su trabajo, pero que irónicamente sí hacen lo que les mandan a la perfección. En definitiva, peleles que en su currículum ponen que son una cosa y en verdad son simples marionetas en un teatro.

¿Es de recibo utilizar un medio líder de audiencia como forma de desprestigio impune? ¿Es moral fijar una línea editorial en base al ataque a un rival o a un empleado de un club propio con el que uno no está satisfecho (más allá de la ironía de que existan colores dentro de un medio de información)? Los artículos de opinión dejaron hace mucho tiempo de ser columnas puntuales esparcidas por las páginas de un periódico para convertirse en noticias que pueblan la totalidad de la publicación

Intentan manejar la opinión de la mayoría vendiéndonos como malos a los que son dañinos para su negocio y como buenos a sus amigos. Intentándonos hacer creer que odian a personajes como José Mourinho cuando se frotan las manos con él, cuando provocan a propósito sus jugosas declaraciones. Deberían ser el recurso para informar e incluso luchar contra lo injusto sacando a la luz historias que nadie conoce y merecen ser contadas, pero son intrascendentes para las buenas causas y sibilinos para las malas.

Estamos cansados de Real Madrid y Barcelona. De gente que aparece todos los días en los medios y no puede decir dos palabras sobre fútbol sin hablar de lo mismo. Toda repetición llega a cansar, hasta a los más fieles, y espero que el día de decir basta llegue pronto. Las noticias cíclicas, que llevan a esta gente, por ejemplo, a rellenar espacios con lo mismo que los años anteriores cuando se acerca un Barcelona - Real Madrid resultan esperpénticas.

¿Es el periodismo actual una lacra para el fútbol, y para otros deportes que defenestra al no dar protagonismo? Por supuesto. ¿Es el periodismo actual una basura creada para consumo de gente a la que el fútbol le importa poco o que busca simplemente reírse de los ridículos engendrados por los 'periodistas' mediáticos de pacotilla? Cierto. Todas estas preguntas y muchas más que dispararían directamente contra las cloacas en las que muchos convirtieron su propia profesión tendrían respuesta dolorosa, pero la que más dolor puede causar es preguntarse: ¿Es el periodismo actual una vergüenza para los periodistas de verdad, de esos que todavía hay muchos, con vocación y relegados a un segundo plano porque cuidan su trabajo o hablan de cosas interesantes sobre las que la pandilla de secuaces del mínimo esfuerzo y máxima crispación que pueblan las televisiones, radios y periódicos en lugar destacado no podrían ni apuntar un detalle? Sin lugar a dudas. 

Periodista, no creas que son los tuyos, reniega de eso y haz desde dentro lo que no podemos hacer los de fuera. No temas destruír al periodismo, porque eso no lo es, crea algo nuevo, crea algo de lo que estar orgulloso, no algo de lo que sacar dinero y público a toda costa. Y sobre todo, confía en que la gente saldrá de ese mundo de prestar atención a los mismos de siempre por muy mal que lo hagan en el que los principales perjudicados somos todos.

28 may. 2013

Veteranos de Guerra (XXXVII): Kevin Phillips


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com


No se me ocurre mejor momento para hablar de esta leyenda viva del fútbol inglés, después de que contribuyese de forma clave al ascenso a la Premier League de su equipo, el Crystal Palace, en el día de ayer.

Nombre: Kevin Mark Phillips

Apodo: SuperKev

Nacimiento: 25/07/1973

Edad: 39

Club del debut: Baldock Town

Club actual: Crystal Palace

Veces internacional: 8

Demarcación: delantero



Curiosidades:

  • Comenzó jugando como lateral derecho en las categorías inferiores del Southampton, pero no convenció y su contrato con los Saints fue rescindido. Tras esto fichó por el modestísimo Baldock Town, donde se reconvirtió a delantero con gran éxito, lo que le permitió volver al fútbol profesional con 21 años tras firmar con el Watford.
  • En la temporada 97/98, anotó con el Sunderland 35 goles en todas las competiciones, el record del club desde antes de la II Guerra Mundial.
  • Su gran temporada fue la 99/00, en la cual fue el principal artífice de la gran temporada del recién ascendido Sunderland y acabó el año como Bota de Oro europeo (30 goles) y mejor jugador de la temporada en la Premier, además de, evidentemente, máximo goleador del torneo inglés.
  • En 2003, tras superar holgadamente el centenar de goles en 6 años como futbolista del Sunderland volvió al equipo donde se formó, el Southampton, donde formó pareja atacante con Peter Crouch.
  • Después de un breve paso por el Aston Villa volvió a la segunda categoría del fútbol inglés para jugar en el West Brom, equipo en el que retomaría las sobresalientes cifras anotadoras que llevaba algunos años sin conseguir y le hicieron ser nombrado, en 2008, mejor jugador del torneo. Después de ese gran año firmó por el Birmingham.
  • En el equipo de St. Andrew's consiguió el ascenso a la Premier League, que supuso el regreso de Phillips a la máxima categoría. En esta época consiguió también su primer título y hasta la fecha el único (exceptuando los campeonatos en ligas inferiores), la League Cup 10/11.
  • En enero de este año, el Blackpool lo cedió al Crystal Palace y en media temporada se convirtió en pieza clave para el ascenso del equipo londinense con 7 goles, el último de ellos en el partido decisivo ante el Watford.

Trayectoria:

  • 1992-1994 Baldock Town
  • 1994-1997 Watford
  • 1997-2003 Sunderland
  • 2003-2005 Southampton
  • 2005-2006 Aston Villa
  • 2006-2008 West Brom
  • 2008-2011 Birmingham City
  • 2011-2013 Blackpool
  • 2013- Crystal Palace (cesión)

Palmarés:

  • 1 League Cup (2011)


25 may. 2013

Neymar ante el juicio rápido


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

En este país la justicia va lenta, pero eso no impide que los juicios públicos sí se hagan rápido. Un buen ejemplo se vive cuando el culebrón que Neymar lleva años protagonizando parece estar a punto de llegar a un teóricamente incierto final, pero un final al fin y al cabo. Ese tipo de juicios públicos premonitorios siempre hacen que me hierva la sangre (sean contra quién sean), y es probable que aquí me salga un artículo políticamente incorrecto, todavía no lo sé.

Se dice que el jugador se tomará su tiempo, que hay dos ofertas aceptadas por él y que una es del Barça, pero está claro que Rosell tiene un altísimo porcentaje de hacerse con él por unos cuantos motivos. Dos de ellos son de peso para el negocio futbolístico: el primero es que tanto al jugador como al Barcelona los patrocina Nike, y el segundo que al haber un probable precontrato firmado con el club culé, estos tienen la sartén por el mango. No obstante, pase lo que pase y aunque la tortilla se dé la vuelta, el juicio público ya está hecho: Neymar es un pufo, un nuevo Robinho, y el bueno es Bale.

Evidentemente, a día de hoy, Gareth Bale es mejor, un jugador sobradamente formado, hecho completamente y superior en muchos aspectos al brasileño, no en vano está claramente en el TOP 3 de la Premier League. Cualquier precio de mercado, tal y como está la inflación dentro de la burbuja del fútbol, parece no ser demasiado por llevarse a un jugador así. Un jugador que, por otro lado, tiene 3 años más de contrato y no uno como el jugador del Santos, con lo que los Spurs están en posición muy cómoda para negociar y el valor pedido puede ser cualquiera. 

Por otro lado, genialidad futbolística no siempre es motivo de ingresos asegurados, y en el caso de Neymar, es una figura mucho más mediática que el futbolista galés, algo que permitirá amortizar mucho antes un magno fichaje como el que se trata. El del Santos no es sólo una operación deportiva, sino también financiera, y eso, siempre que estemos hablando de un crack caro en un mundo tan desafortunadamente monetizado como este es un punto a tener muy en cuenta. 

El juicio está hecho desde el mismo instante en el que a alguien se le ocurrió llamarle chulo, prepotente, macarra y vaya usted a saber cuantas cosas más. Sinceramente, después de llevar a mis espaldas unos cuantos partidos del brasileño, aunque no tantos como me gustaría porque me parece un jugador espectacular (igual que su compatriota Lucas, un jugador que a pesar de no tener la misma prensa tiene un nivel similar), no le vi actitudes impropias de un futbolista, más allá de que a veces se pueda llegar a tirar en jugadas puntuales (está el fútbol español como para juzgar el teatro...). Seamos sinceros, el problema de Neymar es ser el el prototipo de, digámoslo así, "niñato". Pero es por su apariencia física y su gusto por los peinados exhuberantes, no por la personalidad. Uno de esos chavales a los que cierto porcentaje de hombres que recién entrados en los 40 ya olvidaron sus atuendos noventeros de pantalón de campana y camisas llamativas ponen como ejemplo de tontos porque creen que las nuevas generaciones no pueden hacer también el ridículo con sus modas. Es una persona con ego, como cualquier futbolista, pero siempre lo vi muy consciente de donde viene y de lo que le rodea, que es lo importante. Pude verle algunas acciones honradas, pero a bote pronto no se me ocurre ninguna de malas formas extremas, por lo menos no para un chaval de 20 años.

Nunca me gustó que me vendan gilipolleces de convenio social, y la de que estamos ante un macarra es una de ellas, una mentira mil veces repetida con aspiraciones de convertirse en verdad. Que no me vendan que este futbolista es lo más bajo y que a la vez Messi o Casillas son lo más campechano del mundo del fútbol, porque mi opinión dista bastante de esa, esté equivocado o no. Humildes son Puyol, Raúl, Zidane, Sylvinho y cuatro gatos más, sea en el mundo del fútbol o en la confección de tejidos. Y Neymar, esperemos todos que sea un 80% de lo que apunta, porque sólo con eso se comerá el mundo del fútbol junto al ya nombrado Gareth Bale y alguno que otro más cuando los inhumanos Messi y CR7 les dejen sitio en la estratosfera.

24 may. 2013

Choque de universos: Cuando la música se une al fútbol


    Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

No es mala idea, como excusa para hablar de algo, reflexionar sobre los factores que unen, en sí mismos, dos fenómenos de masas como son el fútbol y la música. Más allá de épicos conciertos en estadios, cánticos de ánimo desde la grada o puntuales calentamientos al son de de la megafonía, son dos mundos por lo general bastante distantes entre sí. No obstante, hay algo que ambas especialidades necesitan para vivir: las personas. Son esos individuos que forman parte de la música y el fútbol las que, con su amor por ambos, hacen que de vez en cuando sus extremidades lleguen a tocarse, y de eso trataremos hoy, aunque (y sin descartar un posterior acercamiento al tema contrario) solamente en una dirección, la de la música dirigiéndose al deporte rey.

Preparaos para enfrentaros a una amplia variedad de canciones, fotos y, por evidentes razones de falta de espacio para ponerlo todo a la vista, muchos enlaces en los que pinchar. Para ello qué mejor que utilizar como acompañamiento de fondo alguna de las muchas canciones sobre el tema que se compusieron a lo largo de los tiempos. Las hay de todos los gustos, podéis escoger la que mejor os siente: [1] [2] [3] o incluso [4]. Personalmente sugeriré una canción que respira fútbol inglés por los cuatro costados, el 'Come On You Reds' cantado por Status Quo conjuntamente con la plantilla del Manchester United en 1994:



(Si escucháis atentamente os encontraréis que recitan los nombres de los jugadores de aquel momento: "Schmeichel, Parker, Pallister / Irwin, Bruce, Sharpe and Ince / Hughes, McClair, Keane and CantonaRobson, Kanchelskis and Giggs" Sí, señores, el eterno Ryan ya hacía de las suyas por aquel entonces.)

Sin abandonar los temas dedicados a este deporte, y viéndome obligado a hablar de este en concreto más allá de proponerlo como banda sonora del artículo, no se puede pasar por alto el 'Fearless' de Pink Floyd. Con un ritmo pausado y positivo, con la grada del Liverpool entonando de fondo el 'You'll Never Walk Alone' al inicio y al final del tema crean 6 minutos de sonido digno de escuchar. Cabe destacar que, irónicamente, el siempre genial Roger Waters es aficionado del Arsenal (aunque existan más fotos públicas de él con la camiseta de River Plate que con la de los gunners), igual que otro de sus prestigiosos compañeros de gremio, Roger Daltrey, de The Who. Tampoco es de recibo pasar por alto la epicidad de ese inconfundible sonido que todo futbolista quiere oír durante una vuelta de honor al campo, la canción de los campeones, el 'We Are The Champions' de Queen.

No hace falta buscar muy a fondo, todos conocemos canciones que evocan a este bello deporte, que lo utilizan como centro temático. ¿Por qué? Sin duda, porque detrás de ellas existen personalidades entregadas al balón. Quizás uno de los más representativos de esta dualidad fue el inolvidable Bob Marley (a la derecha de estas líneas en pleno partido), que nunca ocultó su pasión deportiva y existen numerosas fotografías que lo retratan con un balón en los pies (aquí con la camiseta del Santos). Incluso llegó a circular una junto a Jimi Hendrix en la que ambos aparecían jugando en el backstage de un concierto, pero desafortunadamente para los mitómanos ese encuentro nunca se produjo, fue un montaje. 

Sé que muchos, al ver mencionadas anteriormente otras bandas ilustres del panorama inglés echaréis en falta a la gente de Led Zeppelin. El que fuera vocalista del grupo londinense, Robert Plant, es un reconocido aficionado de los Wolverhampton Wanderers, y presidente de honor del club. ¿Qué hace jugando al fútbol sin pantalones? os estaréis preguntando al ver la foto, y la respuesta es sencilla: no tengo ni la más mínima idea.También es sobradamente conocida la afición de Steve Harris por el West Ham equipo en el que incluso llegó a jugar en los reserves antes de decantarse por formar Iron Maiden.

Sin abandonar las islas podemos llegar a encontrarnos con un gran aficionado al Celtic como es Rod Stewart, al que vimos llorando en la grada hace poco mientras su equipo ganaba al Barcelona en Champions League, y luciendo los colores de Escocia hace algo más de tiempo. Además, también es inolvidable la estampa con la que Maradona (con una elegante camiseta adornada con la Union Jack) visitó a los Queen durante su gira por Argentina mientras Mercury lucía una camiseta de la albiceleste. Por su parte, Noel y Liam Gallagher, los tristemente separados componentes principales de Oasis, son probablemente los más ilustres pobladores de la grada del City of Manchester (foto a la izquierda de este párrafo). Por su parte, el otro gran exponente del género britpop, Damon Albarn (Blur), supo desconcertar a todos apareciendo en un partido benéfico con una camiseta del Tottenham y un gorro del Chelsea, una combinación cuanto menos peculiar.

También los equipos modestos tienen cabida, aunque sea de forma ficticia. Los que recordéis la gran película-parodia 'This Is Spinal Tap' veríais como uno de los personajes, Derek Smalls, portaba orgullosamente la elástica del Shrewsbury Town. Fatboy Slim (al que muchos ya relacionan con el fútbol por esta nostálgica maravilla) es un honorable miembro de la grada del Falmer Stadium, casa del Brighton & Hove Albion.

Dejándo el siempre romántico fútbol británico y viajando a casa, a la Península Ibérica, nos encontramos con una pintoresca estampa de Rosendo y Robe Iniesta enfundados en los colores del Atletico durante el año del doblete, allá por 1996, algo que les hace compartir equipo con Joaquín Sabina. También se conoce la afición de Yosi y Charly Domínguez (Los Suaves) por el Deportivo. Si echamos la vista hacia otros estilos musicales, Plácido Domingo se declara madridista siempre que se le presenta la ocasión, mientras que Serrat llegó a jugar un partido con el Barcelona de Kubala.  Nuno Bettencourt (Extreme) reconoció que su sueño era ser futbolista del Benfica.

Todo se magnifica, como suele pasar alrededor del fútbol, si viajamos a Sudamérica. Más allá de las innumerables canciones dedicadas a Maradona [1] [2] [3] o los muchos temas de Bersuit Vergarabat sobre este deporte, pocos son los grandes nombres que se mantienen ajenos a este mundo. Uno de los principales exponentes de la musica hispanoamericana, Andrés Calamaro le cantó a Maradona y al Estadio Azteca en canciones ya citadas, además de a su equipo, Independiente, pero sobre todo abundan las menciones sobre muchos otros detalles y momentos relacionados con el césped y el balón. Otro de los grandes, Gustavo Cerati (Soda Stereo), siempre fue otro gran aficionado, y en esta foto de finales de los 80 se le puede ver en plena disputa.Por su parte, Fito Páez tiene su debilidad en Rosario Central.

Norteamérica también tiene lugar para los excéntricos que dan una oportunidad al soccer, con casos como el de Rick Wakeman (árbitro) y Peter Frampton (jugador) llegando a ser principales inversores de un equipo de la North American Soccer League de los 80', Philadelphia Fury. Por su parte, hay que reconocer que ver a Michael Jackson con la camiseta del OGC Niza resulta bastante inesperado, pero aquí, a la izquierda, la viste de forma despreocupada durante una sesión de fotos de 1983, a la que asistió ataviado de esa guisa sin motivo aparente. Es evidente que, por mucho que podamos hablar de algún caso aislado, en EEUU el único fútbol que predomina entre la población es el de la NFL, por lo que lo más común entre sus artistas de cara a sus acercamientos a nuestro deporte son los típicos posados con la camiseta del equipo de fútbol local durante sus giras. Así no es extraño ver a gente como Jon Bon Jovi con la camiseta de Melbourne Heart, o a Lemmy Kilmister apareciendo en este artículo a pesar de no tener ni el más mínimo material para relacionarlo con él, sólo por el hecho de que tiene que estar. No obstante, como último recurso, siempre se puede recurrir a las amistades de David Beckham para encontrar relación con Anthony Kiedis (RHCP) o, evidentemente, las otrora icónicas Spice Girls.

Sea como sea, dos ámbitos muy distintos siempre estarán ligados mediante la gente que hace posible que existan. No quise más que unir dos grandes pasiones de la forma más amena posible, e invitaros a que compartáis más nexos de unión entre ambos mundos, ya que por motivos de espacio e ignorancia me habré dejado multitud de ellos.

PD: Y, sobre todo, pido encarecidamente intentar evitar en la medida de lo posible los chistes evidentes sobre Fabien Barthez o David James cuando se habla de esto de cantar.

16 may. 2013

Creando náufragos


    Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

El barco del fútbol español lleva demasiado tiempo dando signos de irse a pique. Equipos históricos que se ven obligados a desaparecer en los abismos del fútbol semiprofesional, escalofriantes datos sobre España siendo con mucha diferencia el país con más equipos acogidos a Ley Concursal... todo forma un sistema con infinidad de vías de agua en el casco mientras los capitanes se esfuerzan por ignorarlo dando capas de pintura a la impecable pero frágil cubierta, que es lo que guarda las apariencias.

Javier Tebas llegó a la presidencia de la LFP como si de un elefante entrando en una cacharrería se tratase, con pautas a seguir muy claras: limpiar la deuda de los clubes y luchar contra la corrupción, es decir, arrancarle las hojas de una mala hierba cuya raíz todavía seguirá intacta para volver a crecer.

El endeudamiento nace de la imposibilidad de competir en igualdad contra los gigantes que se pueden permitir medidas de gracia. Que Barcelona y Real Madrid sean capaces de generar mayor riqueza no debería ser, en una competición deportiva, una excusa para que puedan campar a sus anchas en materia económica, y puedan tener mayor deuda que equipos a los que se acosa en el impago y que es posible que desaparezcan. Esto no es una empresa, sino lo que se supone pretende convertirse en una competición de prestigio, y no puede basar su política económica en repartir el dinero de las televisiones entre dos y dejar caer las migas al resto, porque de esa forma se devalúa la competición y nadie es capaz de hacerles frente. Los grandes tienen las deudas con Hacienda al día, pero la deuda neta deja en calderilla la que otros equipos ahogados tienen. "Son deudas privadas, sólo es una competencia entre individuos ajenos a la competición" puede llegarse a pensar, pero la cuestión es si es ético permitir que un equipo que participa en tu torneo se pueda endeudar de forma privada hasta los 500 millones. No es una cuestión de finanzas, sino de normativa interna en busca de una competición limpia.

Valencia, Villarreal, Sevilla y algún otro equipo que hasta hace poco buscaba dar la cara en Liga pasan por sus peores momentos de su historia reciente, y es que ya no compensa el esfuerzo de crear equipos competitivos cuando los rivales a los que hay que enfrentarse juegan con ventaja. Decía Tebas que "hay clubes a los que la LFP obligará a vender jugadores para cuadrar sus presupuestos", algo que será un puñal definitivo para muchos. "Si quieres seguir viviendo arrodillado, vende a tus estrellas", parece decir la frase.
Hay clubes a los que la LFP va a obligarles a vender jugadores para equilibrar sus presupuestos

Siga leyendo en: http://www.marca.com/2013/05/15/futbol/1368629081.html
Siganos en twitter @marca
Hay clubes a los que la LFP va a obligarles a vender jugadores para equilibrar sus presupuestos

Siga leyendo en: http://www.marca.com/2013/05/15/futbol/1368629081.html
Siganos en twitter @marca
Hay clubes a los que la LFP va a obligarles a vender jugadores para equilibrar sus presupuestos

Siga leyendo en: http://www.marca.com/2013/05/15/futbol/1368629081.html
Siganos en twitter @marca

Y es que el día a día de un equipo de la 'plebe' de Primera División significa una nueva jornada de mendicidad. El factor sorpresa murió hace tiempo, convirtiendo la competición en algo monótono hasta para quien la gana. Sonará raro, pero como aficionado del Depor llevaba cerca de una década sin disfrutar tanto como en el año que vivimos en Segunda. Sólo hace falta ver la clasificación de este año en la categoría de plata para ver que un equipo que hace tan sólo un año vivía con apuros es capaz de encaramarse a lo más alto (Girona) o que un recién ascendido puede dar la sorpresa (Ponferradina). No deja de ser una competición descuidada por los mismos responsables de la situación que acabo de relatar por no ser tan rentable como la primera, pero al menos no es una liga vendida de antemano.

Los problemas que tanto teme Tebas se acabarán cuando llegue alguien con la suficiente personalidad como para llevar el barco al astillero y revolucionar su diseño. Cuando alguien vea que pertenecer a la clase baja, media o alta es ley de vida, pero no con la complacencia de los que mandan. Cuando se le exija a todos por igual, ya que esto es un espectáculo, no un reflejo de la injusta sociedad. Cuando la carencia de miedo a la hora de putear a los de abajo se dé también cuando los de arriba no cumplan. En definitiva, cuando llegue un capitán con la carácter como para decir que él es el que manda, y no el dinero, ya que la gallina de los huevos de oro dejará de ser rentable pronto.

11 may. 2013

Goles míticos (XXI): Carlos Alberto a Italia (1970)


A nadie se le pasa desapercibida aquella selección brasileña de 1970  a la hora de hacer una selección de los mejores equipos de la historia del fútbol. Pelé, Carlos Alberto, Rivelino y compañía consiguieron deslumbrar al mundo y llevarse el Mundial de México 70 con asombrosa autoridad. En aquel campeonato, la canarinha dejó una genialidad colectiva para el recuerdo.

La final de aquel mundial de México aconteció el 21 de junio de 1970, en el mítico Estadio Azteca ante unos 107.000 espectadores, y enfrentó a Brasil con Italia. Pronto se vio que las opciones de la azzurra se desvanecían y que aquello iba a ser una fiesta para sus rivales. Pelé marcó el primero en el minuto 18, Gerson en el 66 y Jairzinho (el único jugador de la historia que consiguió marcar en todos los partidos de Brasil en un Mundial) puso el 3-0 poco después. El gol que pondría el definitivo 4-0 llegaría en el minuto 86, después de una gran larga jugada en la que se vieron involucrados 7 jugadores. La acción empezó en banda izquierda con una serie de toques buscando el espacio, hasta que Clodoaldo cogió el balón y se decidió a ir hacia adelante, dejándosela a Rivelino para que metiese un pase en largo hacia Jairzinho, que buscó encarar y regateó al defensa para pasársela a un Pelé que, con toda la calma del mundo, vio llegar a Carlos Alberto desde atrás y le puso el balón para definir a placer.

Sin duda uno de las jugadas colectivas más perfectas de todos los tiempos, teniendo en cuenta que los italianos ni siquiera rozaron el balón en ningún momento, y una demostración de la superioridad de aquella selección brasileña que dominó el fútbol durante una década.



10 may. 2013

Bwin negocia con el Atlético de Madrid




Se acerca el final de temporada y ya queda poco para que empiece la época de los rumores. Habitualmente estos tienen que ver con fichajes, traspasos o renovaciones, sin embargo, todo apunta a que este verano también estará animado en otro aspecto: los patrocinios. Si a principios del mes de febrero El Periódico daba la exclusiva de que la Liga BBVA podría pasar a denominarse Liga Bwin en la próxima campaña, ahora ha saltado a la palestra la noticia de que la casa de apuestas podría estar en conversaciones con el Atlético de Madrid para convertirse, también, en el principal patrocinador del club del Manzanares.

Está claro, por las cifras que el sector del juego, y, más concretamente, por las del juego online, que éste está sabiendo escaparse con habilidad de las garras de la crisis. Lejos de sufrir los efectos de las penurias económicas, son cada vez más los usuarios de este tipo de casas de apuestas online y, por ende, sus beneficios. Si hay un buen ejemplo, ése es el de la empresa austriaca Bwin. Sin duda, la líder actual del mercado.

En la información dada en su día por el diario catalán, se ponían de manifiesto ya algunas cifras. En concreto, se explicaba que Bwin iba a abonar 24 millones de euros a la Liga por la primera temporada. Las cantidades a pagar en las campañas posteriores no se hacían públicas aunque sí que el acuerdo era para tres temporadas.

Tanto los dirigentes de la Liga como los de Bwin, e incluso los del actual patrocinador, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), no tardaron en salir a la palestra. Los dos primeros para negar el acuerdo y la entidad bancaria para asegurar que su intención y objetivo era seguir siendo el principal patrocinador de la competición futbolística más importante de España.

Cuando todavía no está claro si estas negociaciones (siempre y cuando sean ciertas) van a llegar a buen puerto, parece que el club presidido por Enrique Cerezo, el Atlético de Madrid, también se está dejando seducir por los euros de este tipo de empresas.

Si finalmente Bwin serigrafía su nombre en la rojiblanca zamarra colchonera, no será el primer club español patrocinado por una entidad del sector. En la temporada actual los patrocinios de la liga española de fútbol tienen un denominador común: hasta siete clubs de la primera división están patrocinados, ya sea como inversor principal o secundario, por una casa de apuestas. Reta, Cirsa, LBApuestas son algunas de ellas.

En los que se refiere al Atlético de Madrid, hay que recordar que su vecino en la capital de España, el Real Madrid, finaliza su acuerdo con Bwin en junio del presente año. Además, la escuadra del Manzanares acaba de sellar finalmente la colaboración con Azerbaiyán por la que ha recibido aproximadamente 12 millones de euros. Una cifra nada desdeñable en unos tiempos como los que corren en los que hasta el fútbol se ve amenazado por la crisis económica. Que se lo digan al Palencia.

9 may. 2013

TOP 10 2013: Laterales izquierdos


  Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com


Es curioso lo que sucede en el lateral izquierdo, ya que nunca suele haber grandes generaciones en este puesto, y además actualmente los que hace poco eran referentes pasan por baches debido a lesiones (Marcelo) o una bajada muy considerable de su nivel (Evra), además de que la edad va haciendo mella en gente que hasta hace poco dominaba el panorama, como Ashley Cole. Bajo estas condiciones se hace complicado crear un TOP compensado con la actualidad. Pero no, Evaldo no estará. Todavía no anda tan mal la cosa:

Nº1 Leighton Baines, 28 años


Infravalorado durante toda su carrera, el lateral del Everton ofrece un aporte brutal tanto en ataque como en defensa (aunque en este apartado no destaque tanto). Muy seguro en el 1 contra 1 y con un índice de acierto muy elevado en el robo de balón. Al incorporarse al ataque es una amenaza constante, ya que sus centros son medidos y su disparo de media distancia suele crear peligro. Además, es un especialista a balón parado, lo que le hace conseguir un buen número de goles por temporada.

Nº2 David Alaba, 20 años



Su progresión fue tan brutal como el juego de su Bayern de Múnich. A pesar de sus 20 años esta temporada le sirvió para madurar de forma enorme, y además de ganar capacidad de sacrificio en defensa, aumentó su criterio a la hora de atacar. Veloz, pragmático, sin la tendencia al error que mostraba cuando empezaba a jugar y capaz de cubrir una gran área de campo. Es un atleta cuya polivalencia y confianza le permiten también ser mediocentro si la ocasión lo requiere. Se le augura un futuro inmenso.

3 Jordi Alba, 24 años


Se destapó en la Eurocopa y se convirtió este año en un jugador importante para el Barça. Sus condiciones ofensivas son sobradas, y suele coger la espalda de la defensa con asiduidad cuando se incorpora hasta más allá de tres cuartos, con gran facilidad para leer los espacios. Defensivamente debe mejorar, pero sus carencias tácticas las suele solucionar mediante velocidad. Clave en equipos que controlan la posesión por su desborde, pero sufriría en un equipo más acostumbrado a recibir contras.


Nº4 Marcelo, 24 años



Una temporada lastrado por las lesiones le impide estar más arriba, pero en su mejor nivel Marcelo es un jugador ofensivamente brillante. Después de conseguir ganar soltura defensiva con los años y aprender a explotar del todo sus aptitudes para el ataque, el brasileño llegó a convertirse en el mejor socio posible para Cristiano Ronaldo. Con gusto por irse al ataque y buscar el pase, no es un gran centrador, pero sí vital en las contras y el ataque ordenado porque ve los huecos como pocos. Ofensivamente no tiene rival en su puesto.


Nº5 Marcel Schmelzer, 25 años


Notable alto en ataque, suficiente en defensa. El jugador del Borussia es, junto con Piszczek una de las grandes bazas de Klopp a la hora de atacar al rival. Muy combinativo y buen centrador, suele ser uno de los jugadores al que sus compañeros buscan en fase de construcción. Tiene, eso sí, cierta tendencia a la irregularidad y al despiste que a veces le juegan una mala pasada.  

Nº6 Filipe Luis, 27 años



El brasileño muestra, de un tiempo a esta parte, un mayor cuidado en primar la seguridad defensiva por encima del ataque, aunque sigue incorporandose con frecuencia y peligro, sobre todo cuando el Atlético juega ante equipos de menor nivel y tiene menos trabajo en su banda. Le gusta ofrecerse en el juego combinativo y buscar la triangulación en tres cuartos para acabar buscando el centro, una disciplina que maneja con mucha solvencia.



Nº7 Domenico Criscito, 26 años


Su fama de mercenario le acompaña desde que cambió la Serie A por el Zenit y se vio envuelto en amaños de partidos, pero es un defensa muy destacable. Su altura le permite jugar también en el centro de la zaga. Es un defensor muy incómodo, con duro marcaje. Con el balón en los pies tiene buen criterio y le gusta ofrecerse en ataque.


8 Ashley Cole, 32 años


Su declive se hizo evidente esta temporada, en la que a pesar de jugar partidos en los que recordó al jugador que fue en sus mejores años, también ofreció muchas sombras. Salvo sorpresa todo apunta a que ya alcanzó definitivamente su punto de bajada, y que pronto aquel lateral veloz, que llegaba incansablemente a la línea de fondo para poner el centro y ofrecía gran seguridad en  el marcaje se quedará sólo en el recuerdo.

Nº9 Nacho Monreal, 27 años


España cuenta actualmente con algo muy difícil de conseguir en el fútbol actual: dos laterales zurdos de gran nivel. Monreal explotó sus cualidades durante su estancia en Málaga y en el Arsenal sorprendió desde el primer momento por su equilibrio entre defensa y ataque, demostrando que es un jugador con una adaptabilidad impresionante.


Nº10 Yuto Nagatomo, 26 años


Un jugador que trabaja durante todo el partido de forma incansable, y lo que le hace especial es su versatilidad, que le hace cumplir en diversas posiciones. Lateral, carrilero o incluso extremo son posiciones en las que se desenvuelve bien debido a su sacrificio. Su velocidad y resistencia le hacen capaz de bregar con los atacantes más incómodos, y es ese tipo de jugador que cualquier entrenador quiere tener en su equipo.

- Menciones destacadas:


Alvaro Pereira, 27 años

El cambio de aires no le sentó nada bien, ya que en el Inter no está haciendo su mejor temporada. Se esfuerza y trabaja continuamente, tiene llegada a línea de fondo y buen centro, además de que sabe desenvolverse bien en fase defensiva debido a su capacidad de trabajo durante 90 minutos.

Kieran Gibbs, 23 años

La dura competencia para Monreal en el Arsenal es un joven inglés que tiene también la virtud del equilibrio entre la fase defensiva y ofensiva y está a un nivel muy similar, aunque quizá es significativamente inferior en el marcaje, ya que la forma de defender de Kieran es más arriesgada, buscando más el robo y manteniendo menos la posición. Su velocidad es un gran activo que sabe explotar en ataque y corrigiendo errores defensivos.


Alex Sandro, 22 años

Tiene, al igual que su homólogo en la banda derecha del Oporto Danilo, un gran potencial, pero también muchos errores que corregir. Dotado de gran técnica y físico, y cuya profesión entra más dentro de la definición de carrilero que en la de lateral, el brasileño está llamado a ser uno de los hombres a tener en cuenta en el futuro de la canarinha. Si aprende a pulirse puede ponerle las cosas difíciles a Marcelo en un futuro cercano.


Fabio Coentrao, 25 años

Sale perdiendo si se le juzga por el dinero que costó al Real Madrid, pero es un jugador de buen nivel. Aporta mucho a nivel de trabajo y es fiable en defensa, disciplinado y acompaña a los ataques de forma activa, si bien no es su punto fuerte. A un precio más asequible sería considerado como un buen fichaje.

8 may. 2013

Acabando una era


  Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com


Hay noticias que dejan sensaciones nostálgicas. Anuncios que todos sabíamos que llegarían algún día pero que temíamos que se hicieran realidad. Hoy es un día en el que me tocó experimentar algo como eso, y es que la retirada de Sir Alex Ferguson confirmada es algo que nunca quise que llegara.

Mi simpatía por el Manchester United no se entendería sin su figura, ese hombre que destiló siempre carisma y caracter a su paso. Hizo equipos ganadores durante varias generaciones distintas, con mayor o menor éxito, pero nunca fracasó. En casi 40 años de carrera sólo le despidieron una vez, y fue en su segundo equipo, el St Mirren, no sin antes conseguir revolucionar a un equipo que vivía en el ostracismo de la tercera categoría hasta llegar a levantar el título de la First Division escocesa con una media de edad en el equipo de 19 años. Le echaron sólo un año después de conseguir el trofeo debido a que el presidente estimó que había incumplido gravemente su contrato, y añadió además que 'no tenía habilidad como entrenador'. Más tarde llegó al Aberdeen donde ganó la Premier Division llegando a tener éxitos europeos, y en 1986 tuvo su gran oportunidad cuando firmó por un gigante en horas bajas: el Manchester United.

Los comienzos fueron duros cuando se encontró a un vestuario con varias vacas sagradas venidas a menos, y comenzó paso a paso a crear su revolución. Su primer título no llegó hasta 1990, pero fue el primero de una larguísima lista. Empezó una década de esplendor, con fichajes de un rendimiento de gran nivel por precios muy ajustados, como Cantona (uno de los hombres más importantes de esta historia) o Schmeichel, y empezó a subir canteranos que conformaron durante muchos años una columna vertebral formada con gente de la casa: los Neville, Ryan Giggs, Paul Scholes o David Beckham fueron algunos de los jugadores que llegaron a ser clave en el proyecto salidos de una cuidada cantera. Supo adecuarse a cada época de forma magistral, y logró 38 títulos en 23 años, es decir, más de la mitad de los conseguidos por el club en toda su historia, además de cinco dobletes y un triplete.

No conocí al Manchester sin Ferguson, y de hecho la mitad de su plantilla actual también nació con él dando órdenes como Red Devil, y a partir de este verano se hará difícil imaginarse qué pasará con el banquillo de Old Trafford. Siempre creí que Ferguson esperaría lo suficiente como para que Ryan Giggs, su eterno ojo derecho, fuese su heredero, pero no parece probable que eso pase. José Mourinho suena en los medios ingleses, y es uno de mis entrenadores preferidos, pero no sé si el proyecto de Ferguson le sentaría bien, aunque en personalidad compartan muchos rasgos. No se me ocurre la persona idónea para encargarse ahora mismo de continuar la obra del maestro más allá de alguno de los hombres de confianza que durante tantos años estuvieron a sus órdenes. Quién sabe si algún día su hijo Darren, que lleva años haciendo un gran papel en el Peterborough recogerá su testigo, o si habrá una sorpresa inesperada a la hora de firmar al próximo manager, pero no parece que se vaya a saber mucho por el momento. Por plantear situaciones románticas, no estaría mal que Eric Cantona, el hombre que en muchos sentidos lo empezó todo como jugador, fuese el encargado ahora de dirigir algo que por personalidad no le va a venir grande.

Habrá mucha duda y mucha especulación hasta que se sepa algo, lo que sí está claro es que el Manchester y el fútbol le deben mucho a ese escocés que se irá igual que llegó, revolucionando todo hasta los cimientos. La diferencia es que a su llegada todavía no era Sir e intentaba llenar un vacío, y ahora será él quien lo deje para que otros intenten añadir cemento intentando taparlo. Gracias por todo, Sir Alex.

7 may. 2013

Extraños en la niebla





Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com 

Hace 68 años, un partido sembró un precedente incalificable, curioso e incluso cómico que añadir a la siempre rica historia de este deporte llamado fútbol. Los protagonistas fueron el Arsenal y el Dynamo de Moscú, y el escenario White Hart Lane.

Durante la II Guerra Mundial, Arsenal y Tottenham compartieron el estadio de los Spurs a pesar de la rivalidad existente entre ambos vecinos. Eran tiempos difíciles, y Highbury había sido solicitado por el Gobierno para modificarlo adecuadamente y utilizarlo para la protección de civiles en caso de ataque aéreo. Aquel día 21 de noviembre de 1945, la Guerra ya había acabado tras 6 años de cruel lucha, que dejó heridas graves en toda Europa. Aunque el conflicto ya había quedado atrás, el Arsenal todavía disputaba partidos en casa de sus vecinos, y en esa ocasión recibían al Dynamo de Moscú, que llegaba para jugar un partido de confraternización.

Tras el final del conflicto, el fútbol inglés quería celebrar de alguna forma la vuelta de la competición. La decisión inicial fue formar un equipo de estrellas inglesas y enfrentarlo a un rival de entidad, algo que después de un tiempo se descartó. Desde Rusia ofrecieron la posibilidad de un partido contra un equipo soviético, y aunque con recelo debido a las dudas que ofrecía el nivel real del fútbol de la URSS respecto a todo un gigante como Inglaterra, al final se dio por buena la idea y darles a sus aliados de guerra la oportunidad de participar en la fiesta. Se decidió que el Dynamo de Moscú, equipo dominante de su país en la época, se enfrentaría a varios equipos ingleses. Nadie habría pronosticado que acabaría sorprendiendo y ganando ampliamente al Cardiff City y empatando con el Chelsea, antes de su llegada a White Hart Lane para medirse a un Arsenal que sólo para este partido había incorporado a sus filas a Stanley Matthews y a cinco jugadores más aprovechando una norma sobre la posibilidad de invitar jugadores a amistosos. Por su parte, los soviéticos mandaron una lista de 14 exigencias a la FA antes de la visita, siendo cumplidas muchas de ellas, como la de jugar contra el Arsenal (querían demostrarse capaces de ganar a los mejores) o la presencia de un árbitro de su país dirigiendo el choque.

Ni su condición de equipo dominador en el periodo de entreguerras ni la presencia de todo un mito del fútbol como Matthews pudo deparar un buen final para los gunners en aquella contienda. A pesar de que los visitantes en todo momento fueron ninguneados por la prensa y la afición, que desde su llegada manifestaban que no tenían nivel para jugar contra sus equipos, y de que las instalaciones que les cedieron para dormir distaban tanto de la comodidad esperada que tuvieron que acabar pasando las noches en la embajada de su país, el Arsenal sufrió una derrota que dolió mucho en la sociedad inglesa, pero que a su vez tuvo mucho de surrealista.

Bajo una densísima niebla que habría provocado la suspensión de cualquier otro partido, el colegiado ruso Nikolay Latyshev (que años más tarde dirigiría la final del Mundial 62) insistió en la necesidad de jugar aquel encuentro. Apenas se veía algo, y el público buscaba a ciegas y sin éxito al balón y los jugadores, mientras estos bastante tenían con no chocar entre ellos. Con este panorama, el Dynamo se las arregló para marcar a los 30 segundos, dejando a sus imponentes rivales en situación comprometida. El equipo ingles se puso el mono de trabajo y entre Matthews y Stan Mortensen (otro de los jugadores 'prestados') consiguieron decantar el marcador a favor con un 3-1. Muchos esperaban que fuese un golpe de autoridad y que el Dynamo se quedase aturdido, pero Konstantin Beskov anotó el 3-2 antes del descanso.

Lejos de aprovechar la pausa para abandonar el partido definitivamente por las condiciones extremas, los jugadores volvieron a saltar al campo. En una decisión bizarra, el colegiado ruso situó a los linieres ingleses que le acompañaban en un campo y él se colocó en el otro (donde atacaban sus compatriotas), y Serge Soloviev puso poco más tarde el tercero para los soviéticos estando en claro fuera de juego no señalado. La grada (unos 60.000 espectadores) no se lo creía, pero a la vez tampoco podía ver demasiado. Con la confusión reinante, el Dynamo se aprovechó en una sustitución para que, sin que nadie se pudiese dar cuenta debido a la niebla, sacar a un jugador extra al campo, con lo que jugaron durante unos 20 minutos con 12 jugadores (algunas versiones hablan de que hubo hasta 15) sin que nadie protestase. El Dynamo acabaría marcando el definitivo 3-4 nuevamente en fuera de juego por medio de Vsevolod Bobrov (perteneciente al CSKA, pero incorporado al equipo sólo para el tour por Inglaterra). Estos dos goles definitivos contrastaban con el anulado al Arsenal sin motivo poco antes, y se hizo tan evidente que el entrenador gunner, George Allison, llegó a pedir a los embajadores rusos allí presentes la anulación del partido, sin conseguirlo. Al final, el 3-4 en el marcador fue un puñal clavado por los soviéticos en el corazón de Inglaterra.

Tras el duelo las acusaciones de juego sucio y trampa hacia el Dynamo se sucedieron, pero ya no importaba. El marcador sólo dictaminaba un vencedor, y eso era lo importante para todos. A los polémicos visitantes sólo les quedaba una cita y era contra el Rangers, en un Ibrox Park abarrotado que se saldó con 2-2. Los rusos tuvieron un viaje dulce de vuelta a casa, después de salir imbatidos de su periplo, pero con un papel diplomático dudoso. No obstante eran futbolistas, no políticos, y lo que les quedó para siempre fue la condición de héroes y muchas historias que contar.


6 may. 2013

Los cracks que nos perdimos (VII): Mateja Kezman


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com 

 Rescato después de bastante tiempo esta sección dedicada a contar la historia de esos jugadores que se quedaron en el camino de ser lo que se preveía. Hoy hablaremos de un delantero serbio que deslumbró en Holanda y se apagó poco a poco: 

  • Mateja Kezman, el killer al que se le mojó la pólvora

Todo espectador que vio jugar a Mateja Kezman a partir de su desembarco en el Chelsea se quedó con la sensación de que supo aprovechar muy poco su potencial. Y digo a partir de ese momento porque poco antes hacía lo que quería cuando encaraba la portería.

Hijo de Zlatko Kezman, un ex portero que había jugado en las filas del FK Zemun, el pequeño Mateja dio sus primeros pasos en el fútbol alistado en el equipo al que había pertenecido su padre. Allí permaneció durante 10 años, hasta 1996, cuando el Radnicki Pirot (equipo por el que pasaron, entre otros, el actual entrenador de la Lazio Vladimir Petkovic o el héroe deportivista Zoran Stojadinovic) se lo llevó para hacerle debutar en el fútbol profesional con 17 años, y allí dio señas de su olfato goleador y llamó la atención de los grandes de su país. En los dos siguientes años pasó por el FK Loznica y Sartid (actual FK Smederevo, cuna futbolística también del 'Mortadelo' del Cádiz, Nenad Mirosavljevic) antes de fichar por uno de los dos grandes del por aquel entonces país de Yugoslavia, el Partizan, donde llegó a ser el máximo goleador de la 99/00 y obtuvo el empujón necesario para llegar una liga más grande cuando el PSV Eindhoven llamó a su puerta.

En Holanda se desató completamente. Sobrepasó los 30 goles en dos de las 4 temporadas que disputó en el equipo de la Philips, algo sorprendente teniendo en cuenta que en la Eredivise sólo hay 34 jornadas. Era un delantero de garra, de trabajo y amenaza constante en el área rival, aunque prefería el juego raso., y sobre todo con una confianza que le permitía ser capaz de marcar sólo con proponérselo. Puede que, precisamente perder esa confianza en sí mismo fuese lo que hizo que cuando dio el salto a una liga un escalón mayor le hiciese desinflarse. En sus dos últimas temporadas en el PSV coincidió con un joven llamado Arjen Robben con el que formó una dupla bestial, y ambos se ganaron el apelativo de 'Batman y Robben' en la grada del Philips Stadion. Tal fue la fama que ganaron que en 2004, Roman Abramovich fichó a ambos para su Chelsea, en la primera temporada de José Mourinho al frente del equipo blue.

La suerte de Mateja en Londres no fue la esperada. En los 41 partidos que disputó en todas las competiciones sólo pudo hacer 7 goles, una media muy escasa comparada con la de más de uno por partido que había logrado en años anteriores. No pudo hacer nada por competir la posición contra una bestia llamada Didier Drogba y después de un año sin suerte decidió emigrar a España y probar suerte en el Atlético de Madrid ocupando el lugar del campechano Demis Nikolaidis.

En Madrid no le fueron muy bien las cosas. Compartió delantera con Fernando Torres de forma habitual, pero no consiguió marcar más que 8 goles en 30 partidos. El espíritu de killer implacable ya no estaba dentro de ese cuerpo, así que dejó el Vicente Calderón por algo más de 6 millones de euros para desembarcar en el Fenerbahce en la temporada del centenario del club turco. Sus cifras goleadoras en liga siguieron sin llegar a la docena, pero esta vez permaneció más de un año en su equipo. Estuvo en Turquía hasta 2008, cuando el PSG se hizo con sus servicios.

En la Ligue 1 su declive empezó a ser ya una caída en picado. Nunca supo ganarle el puesto a dos jugadores como el siempre sobrevalorado Hoarau y el más sobrevalorado aún Luyindula, y fue un habitual del banquillo del equipo parisino hasta que fue cedido al Zenit en agosto de 2009 para cubrir la baja de Pavel Pogrebnyak, que había firmado por el Stuttgart en verano. Se fue con opción de compra, pero volvió en enero decepcionado, después de no poder ganarse la titularidad debido a que el entrenador Dick Advocaat se la confiase a Fatih Tekke. En noviembre del 2010 rescindiría su contrato de mutuo acuerdo para, unos meses después, firmar un pintoresco fichaje por el South China hongkonés, algo que le sirvió para poco más que jugar un puñado de partidos y criticar duramente la AFC Cup tildándola de 'competición estúpida'.

Al dar por terminado su contrato en South China volvió a Europa para firmar por el BATE, pero no pudo marcar ni un sólo gol ni en liga ni en Champions, donde el equipo quedó eliminado en la fase de grupos. Acabaría su carrera volviendo a South China para participar con el equipo en la AFC Challenge Cup, donde su última acción en un campo de fútbol profesional fue errar el penalty decisivo en la tanda de penaltys del partido por el tercer y cuarto puesto.

5 may. 2013

Cuando la historia crea al rival


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

 Hay un curioso episodio sin el cuál la historia del Arsenal pudo no ser la misma. Una pequeña mancha de misterio incómodo que no es un debate bien recibido por los aficionados gunners, aunque irremediablemente forma parte de su historia. El Arsenal lleva 94 años consecutivos en la máxima división del fútbol inglés, lo que supone un record de la competición, pero en su último ascenso, en el año 1919, algo pasó. Algo que provocó la ira de los vecinos de Tottenham y agudizó una rivalidad que todavía se estaba gestando, pero que a partir de aquel momento se agudizó enormemente y convirtió el derby del norte de Londres en una encarnizada lucha.

La 1ª Guerra Mundial había obligado a suspender la competición futbolística durante unos años. En 1919, cuando esta se retomó, se decidió ascender a 22 el número de equipos participantes en el torneo. Como había ocurrido en expansiones anteriores, los equipos esperaban que ninguno de los que había competido en la First Division en la última campaña descendiesen (un descenso que correspondía a Chelsea y Spurs), y que la competición quedase igual pero añadiendo a los dos primeros de la Second Division (Derby y Preston). Parecía lo normal, pero algo pasó cuando se decidió qué hacer. Algo que no sentaría nada bien en White Hart Lane.

La Liga se reunió para tomar una decisión definitiva sobre el futuro de la nueva temporada. En dicha reunión se partió de la idea de que había 4 huecos libres, ya que Chelsea y Tottenham todavía no tenían su lugar asegurado. Se decidió permitir continuar al Chelsea, y que subirían Derby y Preston, pero cuando tocó decidir qué pasaría con el hueco vacante, ni el Tottenham ni el tercer clasificado de la Second Division fueron los agraciados. Los mandatarios decidieron ascender al Arsenal, 6º clasificado en la segunda liga por 'su gran aportación a la competición', pero nunca se supo si existieron otros intereses.

Se rumoreó sobre la posible presencia de incentivos económicos, de un posible tráfico de influencias del por aquel entonces presidente Sir Henry Norris y diversidad de hipótesis más, pero nunca se supo si existió alguna irregularidad. De cualquier forma, años después llegó Herbert Chapman y el Arsenal comenzó a escribir una historia dorada, mientras sus rivales vivieron una era de altibajos que les acompañaría durante décadas.

La herencia de Tito


Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

Al principio, todo era oscuridad. Y Rijkaard llegó, como llegan los invitados inesperados que se acaban convirtiendo en el alma de la fiesta, a crear la luz, una luz que solamente necesitaba ser encendida mediante un interruptor que supo encontrar a ciegas. Más tarde llegó Pep y lo revolucionó todo para crear una tonalidad incluso más brillante. Y a su sombra, siempre callado, un aprendiz que a la vez siempre tuvo mucho de maestro y consejero admiraba la obra que entre los dos habían creado. Esa obra acabó llegando a sus manos, fue la herencia recibida por tantos años sabiendo dar de sí mismo lo que Guardiola no podía, de complementarse mutuamente.

Llegó en un momento en el que la necesidad de empezar a girar el timón se iba haciéndose notar, pero era una reforma que habría que acometer de manera gradual, y con un lateral zurdo y un parche para el mediocampo y centro de la defensa parecía suficiente por ahora. Con esos mimbres, Tito creo, durante el primer tramo de temporada, un equipo completamente diferente a lo que habíamos visto, un conjunto con una verticalidad nunca observada en los años del 'Pep Team' que a su vez conservaba ese gusto por el toque, pero que no tenía tan en mente la horizontalidad en su juego, sino que buscaba apretar las tuercas con una combinación de pase y movimiento vertical. En resumidas cuentas, aplicó algo que podríamos catalogar como su signo de identidad, que seguramente tuvo en mente durante su tiempo a la sombra de su amigo. Y le salió bien, a pesar de que muchos le criticaban el perder en cierta medida el gen Barça, o incluso llegar a decir que no jugaban a nada, cuando realmente la efectividad de ese modelo era patente. Consiguieron, de cara a la galería, el mejor arranque liguero de la historia, y de cara a mi opinión, establecer un estilo que me sorprendió muy gratamente.

Con el punto álgido llegó el palo que todos conocemos y Tito debió ausentarse. Las órdenes importantes llegaban igualmente, pero Roura demostró ser un gestor de partidos deficiente (aunque no toda la culpa recae en él) y nunca vimos lo mismo. Ni siquiera con la vuelta de Tito se consiguió volver a aquel origen ilusionante, y es que en este tramo de temporada y con algunos de los jugadores clave fundidos (Xavi, Busquets...) o tocados (Messi) se hace tarea imposible

Tras la exhibición del Bayern ayer muchos miraron hacia el banquillo, pero quizás lo correcto sea mirar hacia el mercado y buscar qué es lo que les hace falta. Hay llegadas innegociables, como la de un jugador de ataque desequilibrante y la de un central. En cuanto al mediocentro creo que Song todavía puede ser el sustituto ideal de Busquets (aunque la cantidad por la que se le fichó chirriaría en un suplente). Puede que sea también momento de empezar a darle realmente la alternativa a Thiago y Montoya de cara a que en un par de temporadas sean parte del futuro eje indispensable del equipo. Y más allá de todo esto está la incógnita del portero. Si Valdés se queda otro año seguiría siendo el portero ideal para el equipo, pero renunciarían a hacer caja. El gran inconveniente de esto es que encontrar un portero de su perfil es tarea complicada, y el que más suena (Guaita) no cumple esos parámetros. De hecho diría que el fichaje perfecto para la portería de este Barça está en Hamburgo, no sonó casi nunca y costaría menos que los que están en boca de todos. Hablo del portero más completo de Alemania, René Adler

Planificaciones de temporada a parte, la herencia de Tito fue una mansión lujosa, pero cuyos cimientos necesitan ser reformados para evitar que se derrumbe. Su filosofía encaja a la perfección con el equipo y el equipo quiere que siga, por lo que cuestionar su figura y su talento es una opción completamente ciega. Vilanova sabe lo que se hace, y si los reveses de la vida se lo permiten, como así esperamos todos, creará un nuevo tono de luz, al igual que sus predecesores. El terreno heredado está a la espera de confirmar de forma definitiva lo que pudimos ver durante sus primeros meses: que hay alguien con ganas de crear un Barcelona ganador 3.0.