25 oct. 2013

El Barça del Tata

 Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com

Un nuevo Barça está viéndose durante esta temporada. Exactamente igual que hiciera Tito en su día, Martino buscó desde el primer momento respetar el gran legado que le otorgaron, pero a la vez creando una revolución silenciosa, a pasos pequeños pero firmes. Tampoco tenía más opciones, este equipo puede que tenga muchos nombres en común con el equipo que formó Guardiola en su día, pero es completamente distinto.

Este Barcelona es un equipo menos excelso de lo que fue en su época más gloriosa de hace unos años, pero tiene chispa y oficio. Martino todavía no perdió ni un sólo partido como entrenador del equipo culé, y acercándonos a noviembre eso es una noticia interesante. Es cierto que existen muchos puntos a mejorar, varios aspectos que encajar en el esquema, pero al menos es un inequívoco signo de que estamos ante un equipo ganador, que lucha por la victoria.

Uno de los aspectos más reconocibles es la alta presión que el equipo impone sobre la salida de balón del conjunto contrario, uno de esas características (realmente son pocas más) que le hacen ser comparado con Marcelo Bielsa. El Tata busca un juego de asfixia sobre el rival, y lo está consiguiendo, aunque sin el brillo al que nos acostumbraba este equipo. Iniesta está en un mal momento y el estado físico de Messi no el el mejor (lo que no le impide ser determinante siempre, porque aún así está sobrado), y son aspectos que dificultan las ideas ofensivas.

Los quebraderos de cabeza se instalan en el orden defensivo. Errores puntuales, lesiones omnipresentes e incluso menor calidad a nivel destructivo de la que debería lucir un equipo que aspira a todo hacen que Victor Valdés sea un factor clave en las victorias conseguidas. El portero marcó innumerables veces esta temporada la diferencia entre el empate y la victoria, y eso es un aspecto a tener muy en cuenta. A pesar de la vuelta de Puyol y el buen rendimiento de Bartra, es necesario pararse a pensar si el equipo es capaz de enfrentarse a toda una temporada sin más alternativas en esa parcela.

Da la sensación también de que el papel vital que debe tener Neymar en este equipo no está del todo claro. El brasileño es un recurso impagable, un jugador capaz de ir rompiendo el partido jugada a jugada, y lo está dejando muy claro, pero parece que cuando las cosas se ponen feas, todo es Messi. Quizás al argentino, por la magnitud de su figura, se le consiente demasiado en la idea de que debe hacerlo todo, pero un equipo se basa en lo colectivo, sobre todo cuando tienes a jugadores brillantes. Como decía, cuando los partidos se ponen complicados, Leo se impone ante todo, aumentando su radio de acción y menguando el de sus compañeros de ataque, incluyendo a Neymar, lo que hace que este pase a un segundo plano que no le beneficia en nada al juego del equipo. El Tata necesita encontrar la fórmula, buscar la manera de hacer que Neymar sea el compañero de hazañas de Messi, no un actor secundario que sólo aporta cuando la estrella se lo permite. 

Como dije antes, no perdieron todavía, pero este equipo se encamina hacia momentos clave en su temporada con la llegada de dos partidos de máxima rivalidad (el clásico y derby contra el Espanyol), y las entradas del FC Barcelona para disfrutar de ambos espectáculos en el Camp Nou son muy demandadas pocos quieren perderse lo que puede hacer el equipo del Tata en partidos de máxima rivalidad. ¿Podrá pasar esos dos duros exámenes que tiene en el futuro más inmediato?

0 comentarios :

Publicar un comentario