24 jul. 2013

Una mano inocente a la que culpar

Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com
Por Rubén López | rubenlopezfcp@gmail.com


No tenía mucho más de 10 años cuando, con los ojos tapados y sin ser muy consciente de lo que había hecho , destrozó las ilusiones de todo un país. Él sólo era un niño al que mandaron hacer ese trabajo, pero seguramente querría poder sacar los dos papeles y que ambas selecciones fuesen agraciadas. Desafortunadamente para unos, no fue así.

Este niño se llamaba Franco Gemma, y era de nacionalidad italiana. Era el año 1954, y España se jugaba su clasificación para el Mundial de Suiza contra Turquía. La noticia del emparejamiento alegró en un principio al bando español, ya que los otomanos no eran un conjunto para nada poderoso y el combinado español estaba en su mejor momento, tras conseguir un 4º puesto en Brasil '50 y con los Rammallets, Gainza o Kubala como estrellas del equipo. En la ida, España barrió con un 4-1 en casa, pero en la vuelta todo se torció: los rivales ganaron 1-0 con gol de Sargun Burhan.

A pesar de que el fútbol contaba ya con más de medio siglo de existencia, todavía existían procesos rudimentarios en muchas facetas de este deporte. Todavía no existía la norma que daba mayor validez a los goles fuera de casa, y cada partido en eliminatoria se contaba simplemente como un partido ganado, independientemente de los goles. Es decir, que en este caso, al acabar los dos choques España y Turquía estaban empatadas, por lo que se procedió a un partido de desempate en terreno neutral, eligiéndose Roma como escenario.

En la capital italiana todo se fue por la borda definitivamente. Las cosas empezaron mal cuando se supo en los últimos instantes que el jugador más determinante del equipo, Ladislao Kubala, no podría jugar el partido. Fue un episodio polémico y todavía no aclarado, en el que los implicados de la expedición española aseguraron recibir justo antes del encuentro un telegrama de la FIFA que comunicaba que la situación del futbolista (era húngaro nacionalizado) no le permitiría jugar aquel partido, pero todo apunta a que fue más bien un error de interpretación que nadie quiso reconocer, y que en el telegrama, escrito en francés, sólo se llamaba la atención sobre la situación del jugador, pero sin prohibir la participación. Además, años más tarde, la FIFA negó haber enviado aquel mensaje.

Ya durante el partido, el combinado español no pudo imponerse a un equipo turco que sabía que estaba ante su mejor oportunidad de meterse en un Mundial. Aquello acabó con 2-2, y por lo tanto estábamos ante un nuevo empate. No era práctico jugar otro desempate, por lo que se decidió que todo lo decidiría el azar: dos papeletas en una copa y una mano inocente con los ojos vendados sacando una. Franco Gemma introdujo su mano en aquel trofeo y, al abrir el papel, leyó que en él estaba escrito el nombre 'Turchie' (Turquía en italiano). España estaba fuera tras la eliminación más cruel de su historia.

5 comentarios :

Anónimo dijo...

Hola amigo, con quien te quedas: De Sciglio o Carvajal?

Ruben FCP dijo...

No tengo muy controlado a Carvajal, pero De Sciglio me gusta mucho.

Anónimo dijo...

Coincido. Y Pogba, o Eriksen? ,Ilarramendi va a ser tan TOP como lo pintan? Sera el nuevo Xabi Alonso, o esta sobrevalorado? saludos!

Anónimo dijo...

???

Ruben FCP dijo...

Pogba. Illarramendi es y será muy bueno, tiene todo lo necesario, maneja al equipo de forma impecable. Eso sí, manejar al Real Madrid le será más difícil.

Publicar un comentario en la entrada