Roberto Mancini, el precio de no rectificar a tiempo

5 nov. 2012

Roberto Mancini, el precio de no rectificar a tiempo


 Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Muchos llevamos años teniendo curiosidad por algo que no llegamos a ver realizado: ¿Qué sería el Manchester City actual con otro hombre al mando? Lo cierto es que la espera parece interminable, pero ese día podría legar pronto, ya que los resultados obtenidos no están siendo los deseables últimamente. Eliminados de la League Cup a las primeras de cambio, últimos en el grupo de Champions League y pérdida de puntos en Premier ante equipos que luchan por objetivos más bajos, como el Stoke. Con este panorama, y después de ser discutido durante toda su estancia en Manchester, no parece que Mancini pueda tener mucho más margen de maniobra si las cosas siguen así. O por lo menos no debería tenerlo.

El italiano llegó al cargo en 2008 tras un desastroso inicio de temporada de Mark Hughes, que sólo había conseguido 1 victoria en los primeros 10 partidos de liga. Los números mejoraron, pero el equipo no llegó más allá de la 10ª posición final. 4 años más tarde, el técnico italiano sigue sin encontrar una tecla que se perdió en la inmensidad de su pizarra.

El equipo citizen no tiene una personalidad ganadora. Uno de los pocos partidos en los que se comportaron realmente como un equipo grande fue el que disputaron contra los Queens Park Rangers en la última jornada de la pasada temporada. Aquel día se jugaban ganar el primer título Premier de un proyecto que llevaba 5 años invirtiendo dinero con el objetivo de conseguir gestas todavía más altas que aún ni se vislumbran, y los jugadores sacaron la garra necesaria para remontar a un equipo en la lucha por el descenso que se les había puesto por encima en el marcador. Por un momento el United se llegó a ver campeón, pero un golpe sobre la mesa de Agüero en los últimos instantes dio el título al equipo celeste. Mancini se salvó del ridículo de perder una liga que parecía sentenciada jornadas antes.

Desde el banquillo se imprime una actitud que no corresponde a la calidad de una plantilla millonaria. Se cae en el victimismo, incluso con cobardes declaraciones sin fundamento sobre las carencias del proyecto o explicaciones surrealistas sobre que la plantilla no está capacitada para pelear por Europa (estando en el TOP 3 de las más caras del planeta). Parece que tener el grupo de jugadores más amplio del continente no es suficiente para su entrenador.

Después de un ciclo de 4 años parece evidente que Roberto Mancini no es el adecuado para dirigir este conjunto. A pesar del monopolio de su Inter en el fútbol italiano hace unos años (aunque en su contra juega que fueron las temporadas siguientes al Moggigate, con sus principales rivales debilitados o descendidos), no es un estratega apto para el fútbol Premier. Uno de los ataques más ricos y letales del fútbol se ve muchas veces mermado por decisiones incomprensibles, como la de sacrificar de inicio a jugadores creativos básicos para jugar con un doble pivote defensivo contra equipos de menor entidad, y es algo que sucede con demasiada frecuencia. El Catenaccio está pasando de moda a pasos agigantados, y se convierte ya en algo prehistórico cuando las opciones que brinda la plantilla son tan apabullantes.

El capitán de este barco lleva casi un lustro afeando la cubierta de un buque construido para brillar, pero sumergido bajo una capa de polvo que no deja ver lo que hay debajo. No obstante, parece más que posible que todo cambie a corto plazo, y que un nuevo jefe ize la bandera del espectáculo y queme inmediatamente la del conservadurismo más rácano.

2 comentarios :

  1. A mi siempre me gustó como en la Premier se deja mucho margen a los entrenadores para que tengan tiempo para hacer su proyecto y no los largan a las primeras de cambio, pero ver a Mancini en el City todavía me produce sarpullido o algo peor.
    Este equipo se hizo para ganar cosas en EUROPA y después del ridículo del año pasado tanto en Champions como en la EL no entiendo como el jeque le ha seguido dejando al mando.
    Sus peticiones de fichajes a veces son vergonzosas ya que pide jugadores en puestos donde está muy bien cubierto ( porque el reservas del City tiene un señor equipón , sus onces iniciales en la mayoría de los partidos cagones y conservadores y sus cambios dignos de un programa de Cuarto Milenio.
    Si este equipo ha ganado un campeonato liguero tengo muy claro que no hay ni una pequeñísima porción de mérito en su entrenador.
    Me gustaría ver a un Pellegrini en el Manchester City, sus equipos acaban jugando que da gusto y ver a Nasri, Silva, Balotelli, Tevez, Kun, Dzeko, Milner y cia el espíritu de equipos como aquel Villarreal o este Málaga puede ser algo para no olvidar.

    ResponderEliminar
  2. No sé si Pellegrini sería el ideal. Es cierto que está acostumbrado a sacar lo máximo de sus equipos, pero no demostró ser un hombre hecho para la presión mediática que conlleva dirigir a un equipo de los más grandes. No lo digo sólo por lo del Real Madrid, sino que de River también salió mal parado a pesar de ganar algún trofeo. Esto no quiere decir que me encante su juego y lo firmaría ahora mismo para mi equipo.

    ResponderEliminar