23 feb. 2012

Las sorpresas también la saben jugar

Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com


Esta edición de Champions League está dejándonos mucho lugar para la sorpresa. A parte de tener reservada una amarga noticia para todopoderosos como el Manchester United o Manchester City, eliminados en la fase de grupos de forma merecida, también mostró una cara amable dando a equipos humildes y poco habituados a las grandes citas europeas la oportunidad de disfrutar de unos Octavos de Final de la mayor competición continental a nivel de clubes.

Los dos equipos que se convirtieron en la sensación del presente torneo, por lo inesperado de su presencia a estas alturas, son sobre todo el Basilea y el APOEL, aunque también resulta curioso ver a dos equipos rusos entre los 16  que siguen compitiendo, tantos como aportan ligas importantes como la inglesa (Chelsea y Arsenal) o nuestra querida Liga BBVA (Barcelona y Real Madrid, como no podría ser de otra forma). Los primeros en hacer acto de presencia en la ronda de Octavos fueron los chipriotas del APOEL , que la pasada semana se enfrentaron al Olympique de Lyon como visitantes, consiguiendo un resultado que, aunque negativo (1-0), no le quita al equipo de Nicosia las ganas de soñar. Por su parte, el Basilea consiguió ayer ante su público una victoria por la mínima sobre la bocina ante el Bayern, que le da opciones de repetir su mejor resultado en la competición, Cuartos de Final, a los que llegaron en 1974.

Estos dos equipos son por ahora igualmente exitosos en cuanto a lo que a méritos de Champions League se refiere, pero lograron llegar hasta aquí utilizando estilos diametralmente opuestos. Las palabras clave que definen al APOEL son 'orden' y 'conciencia' de las limitaciones que tienen como equipo. Su entrenador, Ivan Jovanovic, consiguió formar en estos casi 4 años que lleva al frente del equipo de Nicosia un grupo férreo e inteligente en sus decisiones, un conjunto de jugadores que hizo historia primero llegando a la fase de grupos, algo que nunca habían conseguido hasta la fecha, y luego consiguiendo la épica de avanzar todavía un paso más. Puede que no sea un equipo vistoso en el sentido de espectacular, pero tácticamente es uno de los equipos más atractivos de la competición. 

El Basilea, por su parte, apuesta por un fútbol muy diferente, buscandole siempre la cara al partido, sin importar el poderío del rival. Comenzaron a forjar su estilo tras la llegada de Thorsten Fink al banquillo RotBlau, un entrenador que les dotó de caracter ganador y dió papel de importancia a jóvenes estrellas como Shaqiri o Xhaka (probablemente la gran sensación del partido de ayer). El conjunto suizo juega para ganar, conscientes siempre de que puede que no se encuentren entre los más talentosos ni temibles de la competición, algo que puede ser incluso una ventaja debido al factor sorpresa. Saben aguantar la presión cuando es necesario, ya que su defensa es más que correcta (con una pareja de centrales, Dragovic y Abraham, que personalmente me resultan muy seguros) y además su portero, Sommer, está dejando grandes sensaciones. Saben atacar en el momento justo, utilizando los puñales que poseen en las bandas (especialmente Shaqiri) y sobre todo saben que cada partido es un mundo y nadie es favorito cuando ambos equipos salen concentrados y sin miedo.

Esta fase final de Champions puede no tener tantos grandes nombres como en ocasiones anteriores, pero lo que está haciendo grande esta edición es, en gran medida, la presencia de equipos humildes, no acostumbrados a estar donde están y que llegan a poner en serios aprietos a rivales con alguna que otra Copa de Europa en sus vitrinas. Será atractivo ver hasta donde pueden llegar y a cuantos equipos pueden hacer frente.

0 comentarios :

Publicar un comentario