Francia, talento a la espera

5 oct. 2011

Francia, talento a la espera


 Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com
Hace unas semanas analicé el futuro de la selección alemana poniendo al combinado germano como uno de los equipos internacionales a tener más en cuenta en los próximos años. En estos momentos, cuando falta casi un año para la próxima competición de selecciones importante, es buena época para seguir analizando como encaran los próximos años algunos de los combinados nacionales más interesantes. Turno esta vez para los bleus.

Laurent Blanc tiene ante sí una tarea complicada. La selección gala sale de una época de transición de lo más desastrosa después del final de ciclo de la mejor selección de su historia, y está ante la oportunidad de usar el descalabro de los últimos años como factor motivador para las nuevas generaciones. No pintan mal las cosas si nos fijamos en lo que a talento se refiere, algo que analizaré posición por posición:

Porteros:

El arco galo tiene a un serio ocupante de presente y futuro con el felino Hugo Lloris (24), que hace de sus reflejos y su sobriedad sus mejores armas. La 2ª opción sería el irregular Steve Mandanda (26), un arquero menos seguro, con tendencia a alternar actuaciones sobresalientes con cantadas fatales para el devenir de los suyos. Blanc conseguiría subir un escalón el nivel de su portería logrando convencer a Sebastian Frey de su vuelta a la selección, pero es algo que no parece entrar en los planes del ex central.

Defensas:

En esta parcela del campo es donde se encuentran más veteranos ilustres, con gente como Patrice Evra (30) o Eric Abidal (32) que presumiblemente vivirán la Eurocopa como su última competición internacional. No obstante, tienen sobrado reemplazo ya que en Francia se da un caso curioso: cuando el fútbol mundial se desespera en busca de laterales zurdos de garantías, el país galo cuenta actualmente con 4 seleccionables de alto nivel. Además de los ya nombrados, se encuentran Gaël Clichy (26) y Benoît Trèmoulinas (24), siendo este último mi favorito para conseguir el puesto de titular en un futuro sin el insustituible Evra. Además, también cuentan con el jugador del Olympique de Lyon Aly Cissokho (24). En la banda diestra, el siempre cumplidor Bacary Sagna (28), uno de los jugadores más completos en su posición de la actualidad, podría todavía llegar al siguiente Mundial en buena forma, con jugadores como el emergente Mathieu Debuchy (26) o el polivalente Younes Kaboul (25)como recambios, a la espera de algún otro nombre de futuro que pueda aparecer, como podría ser el ofensivo Sébastien Corchia (20).


En el centro de la zaga también hay motivos para el optimismo. La perla en bruto por excelencia es el incombustible trabajador Mamadou Sakho (21), una de las más firmes promesas mundiales en su puesto, que ya es toda una realidad. El prometedor Raphael Varane (18) podría formar dupla inamovible a medio plazo con el jugador del PSG, estando también en la pugna el elegante pero propenso a lesionarse Laurent Koscielny (26) o el tanque Adil Rami (25) entre otros.

Centrocampistas:

El centro del campo ofrece motivos para soñar a los seguidores franceses. Las bandas son un importante factor a tener en cuenta, con jugadores como el genial Franck Ribery (28), el impecable Jeremy Mènez (27) o el potente Charles N'Zogbia, (25), con el eléctrico Antoine Griezmann (20) y el estancado Gaël Kakuta (20) buscando un sitio de cara al futuro, pero sin duda la parcela donde se preve un ilusionante futuro es en el centro de la medular. Empezando por un puesto de mediocentro defensivo sobradamente cubierto, en el que el joven Yann M'Vila (21) apunta alto, con aspiraciones de convertirse en uno de los mejores de su generación en dicha posición, secundado por un Yohan Cabaye (25) que es mucho más que un jugador defensivo, extendiendo sus habilidades a otras parcelas como las de la organización o el lanzamiento de penaltis, en los que es especialista. Lass Diarra (26) también estará disponible para ayudar en el nuevo proyecto frances.

En la parcela de la creación llega el baile de nombres intimidantes. El mágico Samir Nasri (24) tiene la oportunidad de convertirse en el timón de esta nueva generación, que necesita de su mejor nivel para aspirar a grandes metas. A este nombre se le une el del joven y talentoso Marvin Martin (23), capaz de conseguir hacer parecer fácil lo difícil y de contribuir al lucimiento de sus compañeros dejándoles el balón en las mejores condiciones, y el de Mathieu Valbuena (27), pieza angular del ataque del Marsella. No sólo eso, si no que además Yoann Gourcuff (25), jugador con un talento indescriptible, es otro de los jugadores que tendrán mucho que decir en los próximos años.

Delanteros:

Los nombres anteriormente propuestos resultan más temibles todavía si los sumamos a los de los jugadores con los que podrán enlazarse a la hora de llegar al ataque. Kevin Gameiro (24) y Karim Benzema (23) serán las primeras opciones, aunque tendrán dura competencia con un impecable definidor como Loïc Rémy (24) o el potentísimo Bafètimbi Gomis (26), a la espera de ver si André-Pierre Gignac (25) es capaz de volver a alcanzar su mejor nivel. Alexandre Lacazette (20), se perfila también como nombre a tener en cuenta para la selección absoluta en un futuro cercano.

Con todo esto, Francia se encuentra en una etapa fundamental de cara a su futuro. Blanc tiene la responsabilidad de ser el arquitecto que consiga con estos privilegiados cimientos crear un equipo ganador después de los desalentadores fracasos de la era Domenech.

0 comentarios :

Publicar un comentario