24 ago. 2011

De inteligentes que saltan, inútiles que tropiezan, y gente que sigue caminos

Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

El panorama actual en el deporte es dispar. El verano fue movidito con el famoso Lockout en la NBA. Además, las discusiones entre LFP y AFE que nos mantienen por ahora sin la mejor liga bipartidista del mundo convirtieron a nuestra competición en la primera de las grandes ligas europeas en llegar a esta situación esta temporada, aunque parece que en Italia el panorama es parecido y terminará también en huelga.

La situación económica global es delicada y parece que va empezándose a notar quien hizo las cosas bien y quien se limitó a dejar que la situación estallara para ir llenando el bolsillo lo máximo posible con la popular costumbre de buscar el pan para hoy sin importar el hambre de mañana (no vaya a ser que uno se esfuerce en hacer su deber y cuando las cosas vayan mejor ya no controle el cotarro y no pueda trincar). Así, vemos como en la Premier pasan por un momento apacible y es un modelo a seguir, algo que también pueden decir en Alemania, donde supieron escarmentar de los errores del pasado y crear un modelo estable dentro de lo que cabe.

Si comparamos en profundidad el modelo inglés, bien organizado y rentable, con el nuestro, podemos acabar por decidir que la mejor opción es mudarse de país. Nuestra querida LFP se limita a intentar copias burdas del tejado de la bien construida Premier sin pararse a pensar en que los cimientos son la parte más importante. La incompetencia de un organismo vital para el funcionamiento de la Liga condenó al fútbol español, que después de años y años en la cuerda floja tropezó con la piedra que se veía desde hacía kilómetros y ni siquiera se les ocurrió poner las manos delante para no partirse los dientes. Astiazarán y compañía también están dando señas de no saber levantarse, y la falta de capacidad para llegar a un acuerdo con la AFE está demostrando que no son capaces de hacerlo. Lo peor de todo es que está recayendo todo en los aficionados, que son los que tienen su abono pagado desde hace tiempo y asisten incrédulos a lo que Derrick Rose definió refiriéndose al Lockout como ''una discusión de millonarios hablando de dinero''. No hace falta decir que lo que motivó los impagos fueron cosas como el abusivo gasto sin previsión de futuro en época de vacas gordas, la permisividad con cuestiones como la Ley Concursal o los diferentes raseros para permitir excesos según de qué equipo provengan y que hacen competir al resto en inferioridad, pero de eso se dan cuenta cuando el agua llega al cuello.



Por otro lado, vemos como en otras ligas con tradición más reciente se empieza a recorrer el sendero que llevó al desastre al fútbol español. Qatar lleva años importando jugadores a precios con los que Europa no puede competir y el Anzhi irrumpió hace poco con una actitud similar. Está por ver si cuando llegue el momento de ver la piedra sabrán saltar o, imitando al modelo español, se pondrán a tocar la pandereta mirando para otro lado sin pensar en el mañana.

0 comentarios :

Publicar un comentario