18 ago. 2011

Cuando el fútbol es secundario


Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Es de suponer que la mayoría de los aficionados al fútbol nos enganchamos a este deporte en un momento determinado porque lo veíamos como un espectáculo deportivo que nos gustó y entretuvo en su día y que no pudimos dejar de ver hasta hoy. Todos tenemos en el recuerdo unos cuantos partidos memorables, ya sea por la consecución de algo importante o la actuación magistral (o incluso especialmente desastrosa) de determinado jugador o equipo.

Pues bien, lo que vimos el día de ayer en el partido de vuelta de la Supercopa de España entre Barcelona y Real Madrid llevaba camino de ser uno de esos partidos. La primera parte fue una ida y venida de dos equipos muy enchufados en búsqueda de la victoria, una de esas batallas futbolísticas que gusta ver al buen aficionado. No obstante, lo ocurrido al final del encuentro fue un esperpento demasiado repetido ya en los últimos encuentros entre estos dos conjuntos. Los 2 equipos más grandes y señoriales del país, los que miran por encima del hombro al resto con la complicidad de los organismos competentes (incompetentes en muchos casos) y que pretenden hacer del fútbol un deporte que consista en imitarles demostraron por enésima vez que mal vamos si el resto tienen que actuar a su imagen y semejanza.

Cualquier jugador de fútbol aficionado que se precie tuvo su papel en tánganas futboleras de todo tipo en encuentros de ligas de barrio, pero el panorama cambia cuando millones de personas te ven por televisión. Todos perdemos las formas en determinados momentos de nuestra vida diaria, pero la cosa cambiaría si fuésemos gente de la élite política (de esos que aparte de cobrar por sentarse y levantar la mano también aparecen de vez en cuando en algún programa soltando sus ristras de tópicos) y se nos diera por despotricar como posesos en pleno Debate sobre el estado de la Nación. Aunque es cierto que esto no tiene millones de espectadores (por lo menos no despiertos), estaría muy fuera de lugar y es un símil que se adecua bien a lo que quiero explicar. Cuando los 22 jugadores de campo más los 2 banquillos se enzarzan en una tángana delante de tanta gente no hay excusa, se está haciendo el ridículo y dejando en evidencia a quien les paga. Cualquier currante se iría inmediatamente a la calle si se pusiera a meter el dedo en el ojo a un tío de la competencia y seguidamente le lanzara un besito desde la distancia.

Lo más curioso del tema es que, después de ver cosas como esta en los partidos anteriores que enfrentaron a ambas escuadras, lejos de poner el grito en el cielo, las aficiones se enzarzan en una pelea verbal aún más encarnizada sobre quién tuvo la culpa. Lo normal sería ver a los culés celebrando la victoria y a los merengues lamentándose por las ocasiones perdidas. Contrariamente a esto, lo que se ve son grupos de aficionados del Barça asintiendo al que dice que la culpa es de Mourinho (y su control remoto que anula las voluntades de la gente y les incita automáticamente a acudir a la llamada de la batalla) y aficionados merengues aplaudiendo a quién afirma vehementemente que Cesc emuló a Phelps tirándose a la piscina. No hay excusas, casi todos los jugadores estuvieron implicados y no eran un grupo de futbolistas de un equipo rodeando y golpeando a un indefenso rival mientras sus compañeros se afanaban por defenderlo, sino todo lo contrario. El fútbol es un deporte de contacto, no de full-contact. Sobra decir que nadie admitió su error y lo único que se pudo escuchar fueron culpas a otros.

En resumidas cuentas, la foto que debería recordarse debería ser esta:


y casi exclusivamente se menciona esta:

Para aquellos culés que se limitan a celebran la victoria y madridistas que hacen lo que dice su himno y 'cuando pierden dan la mano sin envidias ni rencores', mi más sincera enhorabuena, y en cuanto a los primeros, mi también sincera felicitación por el título.

2 comentarios :

Juan Chenlo dijo...

qué pedazo de artículo! totalmente de acuerdo en todo, se está perdiendo el señorío completamente, el mismo Guardiola lo ha dicho, cualquier día va a pasar algo grave de verdad, pienso que los comités deben meter mano de verdad, poner una sanción y que se cumpla, no como cuando al Barça lo dejaron fuera de la copa y luego le perdonaron, o como le cerraron el campo por lo de Figo y...

repito, GRAN artículo

Futbolconpropiedad.com dijo...

Gracias Juan, debe ser que escribir desde la indignación me inspira xD

El día que pase algo grave (esperemos que no) seguirán desviando culpas...esto tiene que cambiar ya, si no mal vamos.

Un saludo

Publicar un comentario