19 jul. 2011

Nuevos cracks, viejos engaños (II)

Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Después de la 1ª edición publicada el pasado viernes llega el turno para la 2ª y última tanda de jugadores que una vez fueron comparados con estrellas y en muchos casos resultaron siendo decepciones considerables.

El eterno '7', Raúl González, fue a menudo comparado con algunos de los jóvenes talentos que fueron saliendo de la cantera del Real Madrid:

  • Javier Portillo. El delantero madrileño debutó con 20 años en el primer equipo merengue con unos números a sus espaldas que auguraban un futuro prometedor y convertido en el máximo goleador de las categorías inferiores del Real Madrid. Su primer año fue ilusionante con 5 goles en 10 partidos, pero su carrera empezó a caer en picado y una cifra de 9 goles en Liga en las últimas 5 campañas lejos se queda de los números de Raúl.
El portugués Luís Figo, uno de los mejores jugadores de su época y ganador de un Balón de Oro, también tuvo sucesor según la prensa española:

  • Joaquín Sánchez. Cuando el jugador gaditano atravesaba por su mejor momento en el Betis y los grandes luchaban por su fichaje se decía que destronaría a Figo como el mejor del mundo en su puesto, pero finalmente no pudo cumplir las expectativas después de firmar por el Valencia. Recientemente firmó por el Málaga para intentar volver a su mejor nivel con este cambio de aires.
Siguiendo con los componentes de la quinta de los 'galácticos', Roberto Carlos sufrió un terrible dolor de cabeza cuando se enteró de quién iba a ser su sustituto en esto del fútbol:

  • Thiago Carleto. El lateral brasileño llegó a Valencia en 2008 con un futuro desbordante, pero no convenció en el equipo che y terminó volviendo a Brasil, donde ahora intenta volver a ser titular en el América MG, después de llevar años sin ser capaz de conseguir la confianza de sus entrenadores en otros equipos.

Otro ex madridista, Fernando Redondo, también tuvo un intento de heredero y que además también jugó (y de hecho juega, aunque se supone que no por mucho tiempo) en el Real Madrid:

  • Fernando Gago. El mediocentro argentino llegó a la capital de España con el calificativo de 'nuevo Redondo', y el tiempo terminó por demostrar que a su compatriota sólo se parecía en el peinado y en el nombre. Está por ver si fuera de Madrid consigue demostrar algo más.

Un antiguo compañero de equipo de Redondo, Pedja Mijatovic, fue uno de los jugadores que más utilizaron en su época para etiquetar a compatriotas suyos que jugaban en su misma posición (o a veces ni siquiera eso). Algunos de los 'nuevos Mijatovic' fueron:

  • Perica Ognjenovic. Salido de la siempre prestigiosa cantera del Mladost Gosa y avalado por su trayectoria en el Estrella Roja, Ognjenovic llegó a Madrid en 1999 para sustituir a un Mijatovic a punto de marcharse a la Fiorentina. Estuvo 3 temporadas (no completas) en el equipo blanco y no dio en casi ningún momento señales de saber jugar al fútbol.
  • Dragan Ciric. Considerado por algunos como el mayor pufo del fútbol de los 90, Dragan llegó a Barcelona precedido por una gran fama en su etapa en el Partizán de Belgrado. Curiosamente ni siquiera jugaba en la misma posición que Pedja, pero a algún iluminado se le ocurrió que sería entretenido establecer la comparación. Después de triunfar en el Barça (no dio una a derechas, pero ganó 4 títulos), llegó a Valladolid, donde su rendimiento mejoró, pero sin alardes. Calidad siempre tuvo de sobra, pero las ganas de utilizarla se las dejó en Yugoslavia.
  • Dragan Isailovic. Demasiadas coincidencias con el anterior caso como para que las cosas fueran bien. Además de ser tocayos, ambos llegaron procedentes del Partizán y jugaron en Valladolid. Este cóctel atómico provocó que Isailovic siguiera irremediablemente la estela que dejó Ciric (incluso llegaron a coincidir en el equipo vallisoletano) aunque con menos fortuna si cabe. Sólo jugó 13 partidos en dos temporadas y media sin llegar siquiera a marcar con el club pucelano. Más tarde se convirtió en un trotamundos del fútbol sin demasiada suerte de cara a portería.

Romário, el delantero que maravilló al mundo en los 90 tampoco se salvó de aparecer en este selecto artículo, y su heredero, como él, también terminaría por recalar en el Barcelona:

  • Keirrison. Salido de la cantera de Coritiba, al igual que su brevísimamente compañero de equipo y eterno cedido Henrique. Llegó a Barcelona procedente de Palmeiras. Ni un sólo partido como culé, 3 cesiones consecutivas y muchas ganas de deshacerse de él es el balance que se lleva de la ciudad condal un delantero que tiene en su página oficial un contador de goles con la esperanza de que un día llegue a los 1000.
Otro brasileño ilustre de la historia del Barça, Ronaldinho, llegó a tener un firme candidato a sucederlo en el panorama futbolístico:

  • Kerlon Moura. Atacante polivalente, el actual jugador del Inter se convirtió hace unos años en el orgulloso creador de la 'foquinha', un curioso regate que cada vez que se intenta convierte al osado jugador en máximo candidato a recibir una patada de las contundentes. De cesión en cesión y lesión en lesión lleva desde su llegada al equipo nerazurro en 2009, tiempo en el que sólo disputó un partido oficial.

Siguiendo con jugadores procedentes de Brasil y ex barcelonistas, es el turno de ver quien iba a convertirse hace un tiempo en el nuevo Rivaldo:

  • Thiago Neves. Consagrado como promesa en las filas del Fluminense, este mediapunta dio el salto a Europa en 2008 para jugar en el Hamburgo alemán. Sin mucha suerte en su nuevo destino, fue cedido de nuevo al Fluminense y vendido después al Al-Hilal árabe, que a principios de este año lo volvió a ceder a Brasil, concretamente al Flamengo, desde donde vuelve a intentar su regreso a Europa.
No abandonamos Sudamérica para seguir con herederos de grandes futbolistas del continente. Turno para Francescoli y su teórico pupilo:

  • Robert Flores. Uruguayo, mediapunta y una buena temporada en River Plate a sus espaldas son demasiadas coincidencias como para resistirse a la comparación. El joven Robert dio el salto a Europa para probar suerte en el Villarreal B, donde a pesar de ser titular no convenció del todo y fue cedido a Nacional y recientemente vendido al Litex Lovech búlgaro.
A uno de los mejores porteros de la historia, Peter Schmeichel, le salió heredero recientemente:

  • Anders Lindegaard. El portero danés llegó al Manchester United en enero con 26 años y siendo un gran desconocido para muchos. Por el momento sólo jugó dos partidos de FA Cup y la llegada de De Gea no parece presagiar un futuro tan brillante en Manchester como el de su compatriota. De hecho, el propio Schmeichel dijo que no era lo suficientemente bueno como para ser titular en los red devils.
Terminamos este repaso con un jugador español, y uno de los mejores de su generación. Juan Carlos Valerón:

  • Jorge Larena. Salido también de la cantera de Las Palmas, Jorge empezó su carrera de forma triunfal con el primer equipo del club canario. No obstante, tras su paso al Atlético de Madrid su rendimiento fue decayendo debido a su falta de trabajo sobre el campo, algo que nubla su gran calidad. Las lesiones hicieron acto de presencia durante gran parte de su carrera y ahora, tras un paso de dos años por el Celta, se desempeña de nuevo en el equipo que le vio nacer como futbolista.

0 comentarios :

Publicar un comentario