13 jun. 2011

La búsqueda de lo innecesario

Por Rubén López | ruben@futbolconpropiedad.com

Si el otro día hablaba del caso Agüero hoy expondré mi opinión sobre el otro culebrón que traerá cola este mercado de fichajes (y que ya dio juego en los anteriores): la situación de Cesc y el interés del Barça por incorporar al capitán del Arsenal.

Lo que se nos viene a la cabeza cuando hablamos del equipo de Guardiola son palabras como espectáculo, control o superioridad. Todo eso encarnado principalmente en un centro del campo que se encarga de subir el balón de forma precisa hacia una delantera presidida por Messi que se encarga de un impecable trabajo de culminación. El mediocampo del que os hablo es el formado por la pareja mágica Xavi-Iniesta y un medio defensivo, normalmente Busquets (aunque yo sea más partidario de Mascherano por motivos que hoy no vienen a cuento pero explicaré si hace falta). Un mediocampo en el que cada uno tiene responsabilidades diferenciadas, aunque en ocasiones alguno desenvuelva un rol que no le corresponde en la teoría (tienen capacidad sobrada para hacerlo). La única función que es indiscutiblemente exclusiva de un hombre es la de ser la manija y el cerebro que marca los tiempos de un equipo que juega bajo su batuta. El elegido para llevar a cabo este papel de director de orquesta no es otro que Xavi Hernández.

Xavi es el jugador que mueve los hilos del Barcelona. Algunos discuten su figura, la mayoría lo aplauden y él se mantiene al margen y se limita a jugar al fútbol. El español que estuvo a punto de conseguir el 2º balón de oro de la historia del país es el hombre tranquilo que dota al equipo de una armonía casi matemática y es la base de un juego que se culmina con la calidad de la gente que tiene por delante.

Ahora bien, el de Terrassa ya cuenta con 31 años y es inevitable pensar que a su fútbol no le queda ya mucho tiempo al máximo nivel. Con este panorama aparece en el horizonte la figura de otro jugador genial: Cesc Fábregas. El capitán gunner es objeto de deseo de Guardiola desde que llegó al banquillo culé, y el jugador no sólo lo sabe, sino que además estaría encantado de volver a la que fue su casa. La cuestión que me planteo es: ¿realmente es necesario para el Barça el gran desembolso económico que supondría fichar a Fábregas?.

El 4 del Arsenal es un jugador indescriptible, perteneciente a esa exclusiva raza en la que muy pocos más se pueden englobar, que se mueve en todas las funciones del mediocampo con soltura y que ofrece una entrega indudable (a pesar de la polémica montada tras la eliminatoria de Champions contra el Barça). En Inglaterra tienen la expresión 'box to box midfielder' para distinguir a este tipo de centrocampistas completos, como Cesc o Gerrard (la mejor versión de este último es el ejemplo actual por antonomasia de lo que significa este concepto, dejando bastante por detrás al protagonista del artículo de hoy). Con lo descrito anteriormente, me es imposible pasar por alto la conclusión de que Fábregas no es otro Xavi. Tiene cualidades que le permitirían hacer ese rol con buenos resultados, y en otras condiciones no dudaría en decir que sería una gran incorporación, pero en el caso del actual Barça no veo necesario pagar a toda costa por este jugador.

Las condiciones a las que me refiero son varias. La primera y más importante es la presencia en la plantilla de un jugador con un talento desbordante como Thiago. El hijo de Mazinho aún es joven, pero tiene por delante unos dos años (incluso más) para aprender del maestro Xavi lo que le hace falta para madurar como futbolista para cuando llegue el momento de la verdad. Incorporar a Cesc significaría no sólo despedirse de este talento en ciernes, sino también sentar a un jugador perteneciente al grupo de los tres magníficos o desplazar a Iniesta al extremo, una posición en la que tiene virtudes como su arrollador cambio de ritmo, pero que no es su sitio. Por el contrario, mantener a Thiago supondría tener a un suplente de garantías, que durante unos años, si se lleva por el buen camino, no protestaría ocupando ese segundo plano sabiendo que tiene el futuro por delante y que además saldría a coste 0. Esto se une a la mayor necesidad de fichajes en otras áreas, como en el extremo o el lateral izquierdo, que tendrían complicada su llegada con el desembolso por Cesc.

Mi opinión es clara, pero no única. Cada uno lleva un entrenador dentro y le damos rienda suelta sobre todo en esta época veraniega, juzgando los posibles fichajes. ¿Qué opináis vosotros? ¿Sería Cesc una buena inversión para el Barça?

3 comentarios :

Lluís dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que dices, pero:
1.- No considero que Thiago tenga que ser el substituto de Xavi. Para mi Thiago es MP. Debe jugar cerca del área y, además, no lo veo para jugar partidos importantes o para ser titular en caso de lesiones (aún).

2.- Cesc no es otro Xavi, pero es el jugador "más Xavi" que puede tener el Barça en los próximos años. Xavi está mayor, ha tenido problemas en el tendón de Aquiles y Cesc es el único jugador que oposita a ser su heredero, el líder del medio campo del Barça, pero o se le ficha este verano o el jugador no creo que siga esperando en el Arsenal.

3.- Cesc te aporta muchas alternativas y, sobretodo, profundidad de plantilla en las próximas temporadas con Mundialito, SuperCopas y luego Eurocopa. Un interesante artículo sobre los diferentes roles que podría desempeñar Cesc: http://fdeprimera.blogspot.com/2011/03/el-posible-fichaje-de-cesc.html

En cualquier caso, me gustaría que Thiago se quedase y jugase minutos... pero lo veo difícil.

Anónimo dijo...

Thiago tiene la ventaja de que tiene más minutos jugados con el Barça y el filial recientemente. El Barça juega mejor cuando los jugadores se conocen mucho. En este sentido, es mejor Thiago.

Pero de todos modos, ambas opciones son muy buenas.

Futbolconpropiedad.com dijo...

Lluís, Thiago es un jugador que naturalmente jugaría en una posición más adelantada a la de Xavi, sí, pero tiene cualidades para adaptarse, creo incluso que no es una posición nueva para él la de medio organizador.

Puede que Cesc sea el sucesor más idóneo en cuanto a estilo, sí, Thiago es otro tipo de jugador (en el sentido de que se adorna más y no da tanta seguridad al mediocampo) pero cuando tuvo que jugar ahí deslumbró y dio que hablar.

El artículo explica muy bien lo que daría Cesc, pero la verdad, la última opción, la de poner a Fábregas de mediocentro yuna dupla de centrales Piqué-Busquets me daría miedo si fuese culé.


Anónimo, eso es otro buen factor a su favor. Thiago es un jugador ya formado en lo que es el estilo del actual Barça. Aunque también hay que decir que a Cesc no le costaría adaptarse, más que nada porque juega casi igual en la selección y además sabe muy bien lo que es el equipo blaugrana

Un saludo

Publicar un comentario